Visite nuestra página principal

Durante el gobierno de Estanislao López hasta el ascenso de Rosas al poder, Santa Fe mantuvo, aunque no muy fluidamente, relaciones autónomas con algunos países americanos. En el caso particular de Paraguay no fueron demasiado amistosas. Recordemos que desde 1814 el dictador Gaspar Rodríguez de Francia dirigía los destinos de aquel país y, aunque su independencia no había sido reconocida oficialmente por el gobierno de Buenos Aires (salvo el tratado no ratificado firmado por Belgrano en 1811), desde entonces había emprendido un régimen de aislacionismo tanto económico como político. De acuerdo con esta política, se instauraron medidas proteccionistas que perjudicaron enormemente el comercio santafesino que obtenía tabaco, yerba y sobre todo maderas del Paraguay. En octubre de 1822, López manifestaba a Juan Seguí que ya había tomado la decisión de prohibir el comercio con Paraguay, y que mientras el gobierno de Entre Ríos había secundado la medida, Corrientes se había negado (1).
    Por otro lado, respecto de las relaciones de López con el gobierno de Chile, las comunicaciones fueron escasas pero amistosas, sobre todo con el general Bernardo O'Higgins. La mayor parte de la correspondencia intercambiada entre los años 1821-23 tenía por objeto informar al gobernador santafesino sobre las victorias de las armas americanas sobre los realistas(2) o sobre cambios de gobierno. En el último caso por ejemplo, la Junta Representativa del gobierno de Chile informaba sobre la renuncia de O'Higgins y expresaba que era de su interés mantener lazos de amistad con el gobernador López (3).
    No obstante estos antecedentes, en el caso de Santa Fe la mejor ilustración de actividad estatal soberana no fue tanto su interacción con Estados ajenos a las Provincias Unidas, como el intento provincial de erigirse en el centro de una unidad supraprovincial rioplatense, materializado en la "Representación Nacional de las Provincias Unidas", reunida en la capital santafesina a mediados de 1828 como consecuencia de los acontecimientos producidos por la caída de Rivadavia.
    El Cuerpo "Nacional" quedó constituido oficialmente en Santa Fe el 25 de septiembre de 1828, con la representación de sólo cinco provincias (4). Teniendo el gobernador bonaerense Manuel Dorrego la necesidad de confirmar los tratados preliminares de paz con Brasil, facultó al Cuerpo para proceder a ratificarlos. Esto se hizo el 29 de septiembre de 1828, y con este acto quedaba establecida la independencia oficial de la Banda Oriental.
    Pero la revolución del 1º de diciembre de 1828 modificó notablemente el panorama político y el carácter del Cuerpo Nacional. La muerte de Dorrego y el avance del ejército de Juan Lavalle provocaron alarma, tomándose medidas pertinentes para contenerlo. Para ello se acordó aprobar el proyecto de ley presentado por el diputado Oro, que con algunas modificaciones decía: "Art. 1. La representación nacional de las provincias unidas existente en Santa Fe inviste la autoridad soberana de la República en los asuntos generales" (5). Es decir que el minúsculo "Cuerpo" establecido en Santa Fe se atribuía una proyección supraprovincial que de algún modo representaba las aspiraciones hegemónicas de este Estado provincial soberano. Este proyecto fue aprobado el 19 de febrero de 1829 junto con otro proyecto de ley cuyo artículo tercero decía que la Representación Nacional establecida en Santa Fe tenía intenciones de sostener con las naciones extranjeras las mismas relaciones amistosas que había mantenido Dorrego como encargado de negocios generales (6).

  1. Papeles de López (1820-1822), Vol. II, Archivo General de la Provincia, Santa Fe, 1977, pp. 186-187.

  2. Oficio de San Martín y Bernardo O'Higgins al Gobernador de Santa Fe, Lima, 21 de julio de 1821, en A.H.P.S.F., Archivo de Gobierno, tomo 2 ½ : 1821-1823, fo. 184; Oficio de Dn Bernardo O'Higgins al Gobernador de Santa Fe, Estanislao López, 16 de agosto de 1821, en ibid., fo. 185; Oficio de Dn Bernardo O'Higgins al Gobernador de Santa Fe, Chile, 27 de octubre de 1821, en ibid., fo. 186.

  3. Oficio de la Junta Gubernativa de Chile al Gobernador de Santa Fe, Santiago de Chile, 30 de enero de 1823, en ibid., fo. 1039.

  4. Carlos S.A. Segreti, "Córdoba y el Cuerpo Nacional hasta la revolución de 1828", en Separata del Boletín de la Academia Nacional de la Historia, vol. XXXVI, Buenos Aires, 1965, p. 435.

  5. José Luis Busaniche, Estanislao López y el federalismo del Litoral, Buenos Aires, EUDEBA, 1969, p. 70.

  6. La soberanía del cuerpo fue declarada en presencia de los siguientes diputados: Manuel Corvalán y José B. García (Mendoza), José Elías Galisteo (Santa Fe), Lucio Mansilla (La Rioja), José de Oro (San Juan), Juan F. Seguí (Entre Ríos), el vicepresidente Manuel Vicente Mena y Urbano de Iriondo (Santiago del Estero) y el secretario José Francisco Benítez (Misiones ). El Cuerpo Nacional pretendía de este modo adjudicarse la representación de todas las provincias, cuando en realidad habían sido muchas las disidencias y las ausencias.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.