Visite nuestra página principal

Capítulo 54: Inestabilidad y deterioro económico (1962-1983)

El último gobierno militar (1976-1983) fue una de las dictaduras latinoamericanas más sangrientas y el experimento económico liberal más consistente que hasta entonces se había llevado a cabo en la Argentina. Bajo los auspicios del Fondo Monetario Internacional, se implementó un paquete de medidas monetarias y fiscales austeras, junto con una liberalización comercial generalizada y una desregulación del mercado de capitales y del sistema bancario. No obstante, este programa económico nunca pudo librarse de diversas presiones sectoriales, de modo que la orientación pro-libre mercado coexistió con medidas orientadas a "disciplinar" política y económicamente a la clase trabajadora y con una significativa intervención estatal en algunos sectores.
   
Se trata de un período clave de la historia político-económica argentina reciente por varios motivos. Fue, efectivamente, el último de una seguidilla de gobiernos de facto  que por cinco décadas cuestionaron las instituciones y procesos democráticos al punto de convertir las intervenciones miliares en política en un hecho corriente y hasta legítimo para muchos. Por otro lado, fue el intento más drástico y organizado de revertir el funcionamiento de la economía vigente desde los años treinta. A pesar de que no lo lograra totalmente, desencadenó una serie de cambios en los actores sociales, en sus estrategias y en sus relaciones que sentaron las bases para que dicha reversión del modelo socio-económico pudiera llevarse a cabo en los noventa. 
    En el plano de las relaciones económicas externas, en este período se destacan dos decisiones: la de producir una apertura comercial y la de liberalizar los movimientos de capitales. Ambas fueron complementarias e interdependientes. Puede observarse, por ejemplo, que la iniciativa de abrir la economía no se desplegó de manera lineal y coherente, sino que sufrió varias marchas y contramarchas, en gran medida por las dificultades coyunturales que generaban otras medidas económicas (e.g., la reforma financiera). Por eso es necesario analizar el programa económico en su conjunto.
   
La sección que sigue intenta sintetizar los principales aspectos de la política económica implementada durante un poco más de una década (1963-1976) antes del período en consideración. Se enfatiza, para cada período de gobierno, la modalidad que adoptó la política económica exterior.
   
A continuación se analiza en detalle el programa económico del Proceso (1976-1983). En primer lugar, se explica la lógica político-económica del accionar del gobierno, sus objetivos implícitos y explícitos y los instrumentos utilizados para alcanzarlos. En segundo término, se consideran las primeras medidas económicas concretas adoptadas. En tercer lugar, se relata el proceso de implementación de la política económica a lo largo de esos siete años y su impacto sobre la economía argentina.
   
La cuarta sección aborda de lleno el tema de las relaciones económicas externas durante el mismo período. Se hace especial hincapié en el tipo de estructura arancelaria establecida para el comercio exterior, en el desarrollo de las relaciones bilaterales con los principales socios comerciales y en las iniciativas de integración regional. También se desarrolla un apartado sobre el nuevo régimen de radicaciones de inversiones extranjeras puesto en práctica por el Proceso y otro sobre los flujos de capital registrados durante esos años bajo la forma de préstamos o créditos externos.
   
La sección quinta recoge las conclusiones.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.