Visite nuestra página principal

1962-1963

Una vez depuesto Arturo Frondizi por los militares a fines de marzo de 1962, José María Guido (presidente del Senado), fue nombrado en su lugar. Su corto mandato (562 días) estuvo signado por una crítica coyuntura política y por la alta ingerencia de la corporación militar en el proceso de toma de decisiones (1). En el plano económico, los indicadores eran apenas más promisorios, ya que la economía mostraba un alto nivel de actividad, la oferta monetaria había aumentado -aunque provocando cierta inestabilidad en la tasa de cambio-, la tasa de inflación se había reducido, la balanza comercial era deficitaria y las reservas mermaban.
   
Guido nombró a Federico Pinedo en el Ministerio de Economía, quien estuvo a cargo de la implementación de un severo programa de ajuste que incluía una devaluación de casi el 30% y restricciones monetarias y crediticias (e.g., se liberalizó el mercado cambiario, se redujo el gasto público y se cancelaron los créditos al sector privado), con el objeto de eliminar lo que se consideraba como "demanda excesiva" y restringir la fuga de capitales (2). Pronto se produjo una crisis de iliquidez y Pinedo fue reemplazado por Alvaro Alsogaray. Básicamente, los cuatro ministros que se sucedieron siguieron la misma orientación económica (3).
   
En términos generales, los indicadores económicos muestran lo limitado de los resultados obtenidos: el producto bruto per cápita y el consumo decayeron a su nivel más bajo en los últimos diez años (4); la utilización de la capacidad manufacturera instalada decayó a menos del 55%; los precios y la tasa de desempleo (5) aumentaron, al igual que las importaciones; hubo una importante reducción del gasto público, pero la recesión hizo que los recursos del Estado cayeran en una proporción mayor (6).
   
De todos modos, la evaluación de los resultados de esta política económica se torna particularmente dificultosa por la brevedad del período y puede inducir a errores. Según de Pablo y Martínez, las causas de este ciclo recesivo hay que buscarlas en la inestabilidad política, la cual generó tal incertidumbre que detuvo uno de los principales motores de crecimiento: la inversión (7). Además, Mallon y Sourrouille indican que parte de las dificultades tuvo que ver con un contexto de crisis en el cual las decisiones de política económica quedaron en manos de funcionarios de segundo nivel, con la imposibilidad de coordinar políticas entre distintas agencias del Estado y con la existencia de serias disputas en las filas militares (i.e., colorados versus azules) (8).

  1. Ver Luna, 1972, Cap. V.

  2. Ver Juan Carlos de Pablo: "Economic Policy without Political Context: Guido, 1962-3", en Di Tella y Dornbush (eds.), 1989, pp. 129-141.

  3. El elenco de ministros de Economía de Guido se completó más tarde con las figuras de Eustaquio Méndez Delfino y José Alfredo Martínez de Hoz, en ese orden.

  4. Según de Pablo y Martínez (1989:22), el PBI cayó 1.6% en 1962 y 2.4% en 1963, mientras que el producto industrial disminuyó 5.7% y 6.1 en los mismos años.

  5. El desempleo llegó al 9% en el Gran Buenos Aires en 1963 y alcanzó cifras superiores en el interior del país.

  6. Cf. de Pablo, 1989, op. cit., pp. 136-139; Mallon y Sourrouille, 1973, p. 35.

  7. Ver de Pablo y Martínez, 1988, p. 24.

  8. Ver Mallon y Sourrouille, 1973, p. 34.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.