Visite nuestra página principal

El rol del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial

El Plan Baker

 Las previsiones de los organismos financieros internacionales acerca de la transitoriedad de la crisis y las posibilidades de una salida rápida no se vieron confirmadas en la práctica. Las medidas aplicadas para solucionarla sólo permitieron atenuar la crisis del sistema financiero norteamericano, pero sus sectores productivos y su balanza comercial se vieron seriamente perjudicados. En cuanto a los deudores, la suspensión abrupta de los flujos crediticios por parte de los bancos acreedores y las enormes transferencias de fondos hacia las economías centrales impidieron cualquier posibilidad de crecimiento y, por lo tanto, de recuperación de su capacidad de pago.
   
Hacia mediados de los ochenta, la percepción de esta situación, junto con el cambio de titular del Tesoro norteamericano, llevaron a una redefinición del problema y a una nueva propuesta de solución. En la Asamblea conjunta del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, en octubre de 1985 en Seúl, el nuevo Secretario del Tesoro de Estados Unidos (James Baker) presentó un documento titulado "Programa para el Crecimiento Sostenido" en el que se delineaba dicha propuesta, conocida desde entonces como "Plan Baker" (1).
   
Este plan recogía la preocupación de los círculos académicos y políticos norteamericanos acerca del desbalance del comercio mundial y promovía el logro de una recuperación de las economías deudoras que les permitiera restablecer su capacidad de pago de la deuda externa. En este sentido, coincidía con un viejo reclamo de los países en desarrollo, muchas veces desoído por los países centrales.
   
En cierto modo, la propuesta de Baker establecía roles para los actores involucrados: los deudores debían lograr una tasa más alta de ahorro y de inversión internos a fin de propender al crecimiento sostenido, para lo cual debían continuar aplicando los ajustes de corto plazo indicados por el Fondo junto con políticas macroeconómicas aperturistas y de libre mercado, para que la inversión privada encontrara condiciones propicias; los organismos financieros internacionales y los bancos comerciales, por su parte, debían proveer el apoyo financiero necesario a estas políticas.
   
Es interesante remarcar la subdivisión interna de roles al interior de la comunidad financiera internacional. Esta estrategia remarcaba la continuidad del rol protagónico del Fondo como catalizador de los nuevos flujos financieros, apoyado ahora por la banca internacional, mientras que reservaba al Banco la misión de agilizar su sistema operativo, aumentar la eficiencia y el volumen de sus préstamos y expandir la cartera de créditos de rápido desembolso asociados a reformas institucionales y sectoriales que promovieran la actividad privada. Los bancos comerciales, por su parte, debían revertir su escasa participación en el financiamiento hacia los deudores, incrementando los flujos de capitales frescos hacia aquellos países que aplicaran las políticas económicas adecuadas.
   
En cuanto al aspecto cuantitativo, el plan Baker proponía otorgar fondos por aproximadamente 47.000 millones de dólares a quince países seleccionados entre los de mayor endeudamiento, por un período de tres años. De ese total, 18.000 millones de dólares correspondían a las estimaciones de desembolsos brutos corrientes (6.000 millones por año) de los organismos multilaterales de crédito, los que agregarían luego 9.000 millones complementarios, en un período similar. Los bancos comerciales debían aportar los 20.000 millones de dólares restantes (2). Obviamente, el monitoreo permanente del Fondo sobre cuestiones de corto plazo y del Banco en cuestiones atinentes a cambios estructurales garantizaría el cumplimiento de los compromisos asumidos por los deudores.
   
Como era de esperar, el Banco Mundial acogió positivamente la iniciativa de Baker, la cual colocaba a esta institución y a las ideas que venía pregonando en los últimos años en un primer plano del manejo del problema del endeudamiento internacional. En consecuencia, sobre la base de dicha iniciativa, delineó su accionar para el resto de la década. Su intervención se basaría en los siguientes puntos: a) aumento del soporte financiero a los países con problemas, mediante el incremento de los préstamos de ajuste estructural y sectorial; b) amplia interacción con los gobiernos de cada país para la identificación y acuerdo sobre las medidas de política económica y las reformas estructurales a implementar; c) mantenimiento de la financiación de proyectos de inversión destinados a la rehabilitación, reestructuración y ampliación del stock de capital de empresas y sectores económicos; d) apoyo a programas de carácter social con vistas a sectores de escasos recursos; e) incremento del rol catalizador respecto a otras fuentes de financiamiento, ya fueran comerciales u oficiales.
   
Estas líneas generales de acción se pondrían en práctica a través de programas de mediano plazo (Medium Term Programs) definidos para cada país, según sus características particulares. Dichos programas detallarían las operaciones de ajuste e inversión y las integrarían en un marco macroeconómico global. Debían ser presentados por los gobiernos de los países con los cuales el Banco iba a colaborar, definiendo las prioridades y pasos a seguir tanto en materia de política económica global como a nivel sectorial. Sobre esa base se confeccionaba el llamado Business Plan, el cual detallaba las operaciones crediticias acordadas, su aplicación a lo largo del tiempo, los montos, la modalidad de los desembolsos, etc.
   
La implementación de esta estrategia arrojó resultados no del todo satisfactorios y despertó no pocas críticas (3). El monto de las contrataciones del Banco a países de alto endeudamiento efectivamente se incrementó en los años subsiguientes, aunque no siempre ello se correspondió con un aumento proporcional de las transferencias netas de recursos recibidas por estos países. Además, el nuevo financiamiento resultó por demás oneroso y, por lo tanto, restrictivo para los deudores, de modo que no colaboró con los objetivos de "ajuste con crecimiento". Incluso, los propios países industrializados miembros del Banco han cuestionado que esta política, al no estar acompañada por otras fuentes de financiamiento provenientes de la banca comercial, en el largo plazo no sólo no soluciona el problema sino que compromete aún más la situación de este organismo al aumentar el riesgo de su cartera con deudores insolventes.
   
Por lo tanto, hacia fines de los ochenta la administración del Banco extremó su cautela en la negociación de nuevos créditos, exigiendo más ajuste a las economías deudoras y tratando de reducir su exposición.
   
Para esto fue restringiendo la utilización de los préstamos de rápido desembolso y estipulando que las políticas de ajuste se negociaran a través de los tradicionales créditos de inversión cuyos desembolsos se distribuyen a lo largo de varios años y están orientados a lograr cambios institucionales significativos en los distintos sectores. Además, el Banco ha intensificado su rol de catalizador de fondos desde los bancos comerciales. Por ejemplo, ha participado de distintas estrategias de refinanciación de la deuda y se ha hecho cargo del monitoreo de los planes de ajuste estructural llevados a cabo por los deudores. De este modo, sus funciones se han ido confundiendo, hasta cierto punto, con las del Fondo.

  1. Véase García y Junco, 1989.

  2. Cf. García y Junco, 1989, p. 42.

  3. Véase Keifman, 1988.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.