Visite nuestra página principal

El renacimiento de la integración

Antecedentes

En los años ochenta el proceso de integración en el Cono Sur de Latinoamérica cobra nuevo y renovado impulso en virtud de los acuerdos alcanzados por los gobiernos democráticos de Argentina y Brasil. No obstante, este acercamiento se asentaba en ciertos acontecimientos que habían ido limando las asperezas y las desconfianzas mutuas que históricamente caracterizaron la relación bilateral.
   
En ese sentido, un hito importante de ese camino cooperativo fue la firma del Acuerdo Tripartito Argentina-Brasil-Paraguay a fines de 1979, por el cual se acordaron ciertas normas para el aprovechamiento de los recursos hidroeléctricos del río Paraná y el avance de los proyectos de las represas de Itaipú y Corpus. Además, en 1980 se firmó un convenio argentino-brasileño sobre cooperación nuclear muy amplio y dos años más tarde estos entendimientos pasaron una difícil prueba en ocasión de la Guerra de las Malvinas. Brasil adoptó en esa oportunidad una actitud solidaria para con la Argentina y esto sirvió para confirmar la voluntad cooperativa que estaba imponiéndose (1).
   
De todos modos, si bien durante los años setenta los intercambios comerciales entre Argentina y Brasil crecieron en forma significativa, seguían mostrando un balance deficitario para el primer país reforzado, en la segunda mitad de esa década, por el ingreso masivo de productos manufacturados brasileños que aprovechaban la política aperturista argentina. Por eso los gobiernos de Sarney y Alfonsín consideraron propicio aunar voluntades para lograr un intercambio más equilibrado que permitiera a las dos economías insertarse competitivamente en el nuevo contexto internacional.
   
El cambio de régimen coadyuvó a esta iniciativa, en el sentido de que los Ejecutivos de ambos países coincidieron en utilizar los acuerdos como una plataforma desde la cual defender el retorno a la democracia en los dos países. Desde entonces, el ingreso y permanencia de otros miembros al mercado común estuvo ligado al respeto por las reglas de juego democráticas. Asimismo, asumieron que Argentina y Brasil tenían un rol clave que cumplir en la región, ya que por el peso relativo de sus economías y por la convergencia de sus políticas podían generar un efecto de arrastre que dinamizara el comercio intra-regional e impulsara un proceso más sólido que los anteriores de integración a nivel multilateral.

  1. Ver Hirst, 1990.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.