Visite nuestra página principal

El boicot económico a la Argentina, como ya se señalara, comenzó en febrero de 1942 y continuaría, con distinta intensidad, hasta 1949. Durante los años de la guerra, el énfasis estuvo puesto en privar a dicho país de suministros vitales, que sólo Estados Unidos podía proveer. Así, se rechazaron licencias para la exportación a la Argentina de máquinas de acero, repuestos y material rodante para ferrocarriles, productos químicos y equipos para petróleo, hierro y acero, carbón, aceite de quemar, ceniza y soda cáustica, hojalata, etc. Esto se llevó a cabo en un nivel mayor que el justificado por las necesidades de la guerra y con la clara intención de aumentar la vulnerabilidad de la Argentina. Incluso se complementó con la continua interferencia en el comercio de la Argentina con los países de la región, tratando de prevenir la exportación de caucho boliviano y brasileño, estaño y quinina bolivianos, carbón brasileño, cobre chileno, etc., a la Argentina. (1) 
    A la vez, se presionó a Gran Bretaña para que disminuyera en gran medida sus exportaciones a la Argentina. Esta presión resultó exitosa en una amplia gama de productos. Sin embargo, cuando se apuntó a un embargo total de las exportaciones e importaciones argentinas, los británicos se opusieron, en parte por intereses y opiniones divergentes sobre la situación en la Argentina; y, en parte, porque el presidente Roosevelt se negó a garantizar que la pérdida de provisión de carne de Gran Bretaña sería compensada con las reservas norteamericanas. Con todo, las presiones lograron, en el curso de la guerra, que no se firmara un contrato de carnes a largo plazo.  
    Durante toda la guerra y la temprana posguerra, el gobierno norteamericano boicoteó todas las negociaciones que afianzaran la conexión anglo-argentina, como, por ejemplo, los contratos a largo plazo de carne y semilla de lino; en cambio, apoyó sistemáticamente al lado británico en todas aquellas negociaciones que - como la adquisición de los ferrocarriles de propiedad británica por parte del gobierno argentino- condujeran simultáneamente a la ruptura del vínculo anglo-argentino. Obviamente, esto implicaba el retiro de los intereses británicos del sur de Sudamérica, muy conveniente a los intereses norteamericanos. Por otra parte, el acatamiento de los británicos a las presiones del gobierno de Estados Unidos contra los contratos de largo plazo se produjo bajo la promesa de mantener a los demás compradores alejados del mercado argentino. Esto significó la interferencia en las relaciones de la Argentina con Francia e Italia, y del comercio con Bélgica y Noruega. Terminada la guerra, el gobierno norteamericano se opuso a que la Argentina fuera invitada a una conferencia para establecer una Organización de Comercio Internacional, a pesar de los reparos del gobierno británico, que señalaban que la Argentina no debía ser dejada de lado, dado su posición destacada en el comercio mundial. Asimismo, se trató de obstaculizar la expansión de la marina mercante argentina. 
    La declaración de Política de Exportación I de Estados Unidos para con la Argentina, fechada el 3 de febrero de 1945, establecía que se debían mantener en los mínimos del momento la exportación de bienes de capital, siendo esencial no permitir la expansión de la industria pesada argentina. Por cierto, esta política discriminatoria continuó hasta la normalización de las relaciones en 1947. No obstante, un boicot encubierto e ilegal, opuesto a la política oficial, continuó siendo implementado por la Administración para la Cooperación Económica (ECA), a cargo del programa de Recuperación Europea (ERP). Desde el comienzo, la ECA puso en práctica una política que prevenía las compras europeas con dólares del plan Marshall en la Argentina, permitiéndolas en cambio en Canadá y Australia, competidores de la Argentina en el mercado de alimentos. Incluso la ECA ejerció presiones para evitar las compras europeas con otras monedas en la Argentina. El asunto fue descubierto por los comentarios anti-argentinos que funcionarios subalternos de la ECA hicieron a la prensa, lo cual originó  una gran conmoción en la Argentina. El nuevo embajador norteamericano en Buenos Aires, James Bruce, ordenó entonces una investigación de la política de la ECA hacia la Argentina. En una comunicación al presidente Truman, informó de las declaraciones realizadas por el director de la División Agrícola y Alimenticia de la ECA, en el sentido de que iba a “hacer caer de rodillas a la Argentina”. Asimismo Bruce mencionó la tergiversación de los precios argentinos y las instrucciones al ejército de comprar carne en cualquier país salvo la Argentina, sin tener en cuenta los precios.
   
Como consecuencia de la investigación solicitada por el embajador Bruce, el Departamento de Estado elaboró un memorándum secreto, el 25 de enero de 1949, en el cual documentaba treinta y tres casos de discriminación de la ECA en contra de la Argentina. Estos significaban pérdidas en dólares y otras monedas europeas, incluso fuera del área del Plan Marshall. Asimismo, se conoció que la ECA había organizado una combinación de países europeos para obligar a la Argentina a hacer concesiones. Obviamente, todo esto colocó a la Argentina en una posición muy desfavorable frente al mercado internacional. Sin embargo, a pesar de la acción desplegada por el Departamento de Estado, un memorándum del 22 de marzo de 1949 informaba de nuevas discriminaciones, si bien señalaba una mejora en la situación. Reconocía que la discriminación de la ECA durante 1948 había  acrecentado la falta de dólares e incentivado la precaria situación económica de la Argentina. Howard H. Tewksbery, jefe de la división de los Asuntos del Río de la Plata, admitió que la situación podría producir una catástrofe. (2)

  1. Carlos Escudé, “El boicot norteamericano a la Argentina en la década del 40", Conflictos y procesos de la Historia Argentina Contemporánea, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina,  agosto de 1988, pp. 12-14. La descripción más detallada del boicot, basada en fuentes norteamericanas y británicas, se halla en C. Escudé, Gran Bretaña, Estados Unidos y la declinación argentina..., op. cit., pp. 253-303.

  2. La “Export Policy I” de Estados Unidos se encuentra en FRUS, 1945, IX, 526-599. El memorándum sobre la política de la ECA hacia la Argentina (25 de enero de 1949; EW 840, 50 Recovery/1-2549, Dep. de Estado, NA) es un documento extraordinariamente significativo que deja muy pocas dudas con respecto a la obstrucción del comercio y las finanzas argentinas llevadas a cabo por la ECA. El otro memorándum mencionado se encuentra en 835.50/3-2249. Finalmente, la carta de Tewksbury al embajador Bruce se puede consultar en FRUS, 1949, II, 478-480.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.