Visite nuestra página principal

El diseño de la política exterior del gobierno de Frondizi comenzó a trazarla en 1958 un equipo compuesto por Rogelio Frigerio, Oscar Camilión y Carlos Florit. La Argentina fue ubicada dentro del llamado mundo occidental, se reconoció el sustento básico del mundo en ese momento que era la coexistencia pacífica, y un proceso de integración de las regiones, que implicaba la colaboración con los países del hemisferio, pero con la salvedad de que cada uno de ellos cumpliera previamente su ciclo de desarrollo nacional, para que de esta manera la relación fuera entre iguales. La Argentina comerciaría con todos los países sin realizar ningún tipo de discriminación. Como ya era tradición en la política exterior argentina, Frondizi incluso aspiraba a obtener para su país un mayor protagonismo en las decisiones del bloque occidental y a ser el transmisor de las pretensiones de los latinoamericanos frente a Estados Unidos y Europa. (1)  
    El ex canciller Florit afirmó posteriormente que se consideraba a la Argentina un país occidental, no sólo por hallarse en ese hemisferio, sino por la evaluación de todos los elementos estructurales de la realidad histórico-social. La definición geográfica se completaba reconociendo la posición en el sur de Sudamérica, compartiendo con Chile la península austral, y a las puertas de la Antártida. También se tenía en cuenta que el país estaba formado por una inmigración mayoritariamente europea y que cultivaba una eticidad tolerante y laica de raigambre judeocristiana. No obstante, lo que a juicio de Florit otorgaría mayor personalidad a la política regional era la evaluación de la realidad económica regional. La política exterior del gobierno de Frondizi estaba al servicio de una estrategia nacional de desarrollo económico e integración. (2) 
    Por cierto, el desarrollismo ponía énfasis en la relevancia de las condiciones mundiales y consideraba que tenía un enfoque singular respecto del tema. En procesos tan disímiles como la evolución de los precios internacionales o las negociaciones sobre el desarme, percibía la expresión de cambios frente a los cuales había que saber adaptarse. No obstante, la característica fundamental de la época era una transformación científico-tecnológica que señalaba el rumbo de una nueva revolución industrial. Dicha transformación e industrialización en expansión generaban una interdependencia entre los países que cambiaba radicalmente el devenir de los procesos históricos. Según Frondizi, la historia tendía cada vez más a ser historia universal. Dado que una parte significativa de la revolución tecnológica se desarrollaba en el campo armamentista, aquella incidiría especialmente sobre las relaciones de poder. Los sucesos internacionales de 1957-58 habían llevado a los desarrollistas a concluir que el fin de la Guerra Fría había llegado y se afianzaría la coexistencia pacífica. (3)  
    La revolución científico-tecnológica, el fin de la Guerra Fría y el fenómeno de la reciente descolonización eran los nuevos ejes de los conflictos mundiales. El conflicto Este-Oeste daba paso a un nuevo enfoque de las relaciones Norte-Sur, el cual iniciaría una etapa cooperativa entre las superpotencias y de éstas con los países periféricos. Una de las hipótesis desarrollistas de más peso consideraba que gran parte de los recursos destinados a la carrera armamentista podrían entonces ser dirigidos a las regiones subdesarrolladas. Los países adelantados se verían obligados a cooperar en la industrialización del mundo subdesarrollado. (4)  
    Pero, a pesar de los pronósticos de los desarrollistas, la confrontación Este-Oeste se reactivaría en lugar de desaparecer. En 1960 la Unión Soviética derribó un avión espía que sobrevolaba su territorio. La negativa del presidente Eisenhower a presentar sus excusas por el incidente hizo fracasar la Conferencia Cumbre convocada en París. El clima de hostilidad fue alimentado asimismo por otros acontecimientos, como el apoyo soviético a las guerras de liberación tercermundistas, la invasión de Bahía de Cochinos a Cuba, los problemas del encuentro Kennedy-Kruschev en Viena en 1961, la construcción del muro de Berlín y los nuevos ensayos nucleares. En el caso de América latina, el contexto se agravaría, como se dijo, con la llegada de la Guerra Fría al continente, a través de la Revolución Cubana, acontecimiento que repercutiría en la política exterior de todos los países de la región. (5)
   
La Revolución Libertadora se había inclinado por los vínculos comerciales con Gran Bretaña. El desarrollismo, en cambio, propició el desplazamiento hacia el ámbito norteamericano, no porque Estados Unidos fuera la potencia hegemónica y entonces conviniera colocarse de su lado, sino porque era la única fuente disponible de capitales para poder implementar los programas para el desarrollo argentino. Según el canciller Carlos Florit, dicha política internacional era la “expresión externa de una fina política nacional de desarrollo y pacificación social” y había  hecho “florecer los mejores vínculos de amistad entre la Argentina y los Estados Unidos”. (6) Por su parte, en los dos primeros años del gobierno de Frondizi, los funcionarios norteamericanos percibieron que el programa de política exterior delineado por el presidente argentino era de corte independiente y neutral respecto de Estados Unidos. (7)

  1. J.E. Nosiglia, op. cit., p. 129; Félix Luna, Argentina, de Perón a Lanusse, 1943-1973, Buenos Aires, Sudamericana/Planeta, 1985, p. 133; Intelligence Report Nº 7774, National Archives Documents, 1958-59.

  2. Carlos Florit, “Perfil internacional de un mundo en cambio, 1958-1962", en CARI, La política exterior argentina y sus protagonistas, 1880-1995, Buenos Aires, GEL, 1996, p. 143.

  3. José Paradiso, “Frondizi”, mimeo.

  4. Ibid.

  5. Ibid.

  6. Citado en ibid.

  7. Intelligence Report Nº 7774, National Archives Documents, 1958-1959.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.