Visite nuestra página principal

Luego de triunfar en las elecciones del 7 de julio de 1963, Arturo Illia se autodefinió como opuesto al peronismo, a Frondizi y a Frigerio; en favor de Estados Unidos, la constitucionalidad, el gobierno civil y el respeto por la ley, la decencia y la moralidad. Esta definición pareció ser una buena promesa para el futuro de las relaciones argentino-norteamericanas. Distinto fue el caso del vicepresidente Carlos Perette. Aunque el Departamento de Estado percibió con agrado el agresivo rol anticomunista de Perette, su perfil “rabiosamente ultranacionalista” fue una potencial fuente de fricción en las relaciones del gobierno de Illia con Estados Unidos. Perette evaluó la moderación, responsabilidad y razonabilidad de Illia -rasgos alabados por el Departamento de Estado- como la “indecisión de Mahatma Gandhi”. En contraste, Perette fue caracterizado por Washington como un oportunista orgulloso, cambiante y ambicioso, forzado a convertirse en un estadista internacional. (1) 
   
Por cierto, el gobierno de Illia, mantuvo, como ocurriese en su oportunidad con el de Frondizi, un patrón de vinculación con Estados Unidos que contuvo tanto elementos de coincidencia como de fricción. Durante la gestión de Frondizi, las relaciones con Washington registraron mayores coincidencias a nivel económico (como la firma de convenios petroleros con empresas norteamericanas), que político, en el que predominaron las fricciones (como la posición de abstención finalmente adoptada por Frondizi en el caso cubano durante la reunión de la OEA en 1962, frente a la intención de Estados Unidos de expulsar a Cuba de la organización interamericana). A diferencia del caso de Frondizi, durante la gestión de Illia los roces con Washington se dieron en mayor medida en el campo económico -por ejemplo, la anulación de los contratos petroleros- que en el político-estratégico, donde predominaron las coincidencias. Ejemplos de lo último son para Lanús la posición asumida por el canciller Zavala Ortiz frente al diferendo de Estados Unidos con Panamá por el canal y frente a la crisis dominicana en 1965; (2) la firma de un convenio militar con los Estados Unidos en mayo de 1964; (3) la actitud adoptada frente a las agresiones de Cuba a Venezuela, que provocaron el pedido de sanciones a la isla por parte de Estados Unidos (4) y, finalmente, la visita del canciller Zavala Ortiz a Saigón, en plena guerra de Vietnam, en marzo de 1966. (5)
   
A esta lista de temas de convergencia aportadas por Lanús, debemos agregar la ayuda militar y económica norteamericana a la Argentina; la participación de naves argentinas en el Operativo Unitas V a principios de septiembre de 1964 junto con las naves de las marinas de guerra de Estados Unidos, Brasil y Uruguay; y la incorporación de tropas argentinas en el llamado “Operativo Ayacucho” de diciembre de dicho año -un operativo de ejercicios de carácter multinacional, en el que participaron, además de la Argentina, efectivos de Estados Unidos, Bolivia, Colombia, Paraguay, Perú, y Venezuela-.

  1. Rusk, NARA, 24 de marzo de 1964; y datos biográficos para la futura reunión entre Carlos Humberto Perette y Kennedy en Miami, para noviembre 17-23, 1963, 15 de noviembre de 1963, NARA, 59, Central Foreign Policy Files 1963, Box 3819, File Pol.7. Visits. Meetings. ARG 2/1/63. 

  2. Hablamos de una posición ambigua del gobierno argentino pues, como comenta Lanús, por un lado, el canciller Zavala Ortiz apoyó inicialmente los esfuerzos norteamericanos por comprometer a la OEA en la resolución de la crisis a través de la creación de una fuerza interamericana de paz. Incluso, el canciller argentino envió al Senado el pedido de envío de tropas de conformidad con los intereses norteamericanos. Por el otro, el presidente Illia se opuso a la idea del envío de tropas, lo cual colocó al canciller en una posición muy incómoda frente a la oposición en el Congreso. Detalles sobre la posición argentina frente a la crisis de Santo Domingo en J.A. Lanús, op. cit., vol. I, pp. 208-209.

  3. Si bien para Lanús la firma del acuerdo militar con Estados Unidos significó un claro gesto de la voluntad del gobierno de Illia de tener posiciones coincidentes con Washington en el plano de la seguridad, Rapoport sostiene que este paso estuvo en gran medida condicionado por la intensa presión de los militares sobre el gobierno radical. Ver al respecto J.A. Lanús, op. cit., I, p. 70, y Mario Rapoport, El laberinto argentino. Política internacional en un mundo conflictivo, Buenos Aires, EUDEBA, 1997, p. 368. Con respecto a los detalles de este acuerdo militar, cabe consignar que el 10 de mayo de 1964, el canciller del gobierno de Illia, Miguel Angel Zavala Ortiz y el embajador de los Estados Unidos en Buenos Aires, Robert McClintock, firmaron un “Memorándum de entendimiento” relativo a la cooperación entre los dos gobiernos, que ponía a disposición equipos militares, materiales y servicios. Este memorándum expresaba el común propósito de “actuar conjuntamente para la defensa común y para el mantenimiento de la paz y de la seguridad del Continente Americano”. Asimismo, Lanús subraya que el memorándum citaba las resoluciones I y II, aprobadas en la Octava Reunión de Consulta de Cancilleres en Punta del Este el 31 de enero de 1962, que declaraban la “incompatibilidad del comunismo en el sistema interamericano” y “los actos resultantes de la continuada intervención de los poderes chino-soviéticos en este hemisferio”. Ver detalles del acuerdo en J.A. Lanús, op. cit., vol. I, pp. 150-151.

  4. En el caso de Cuba, Lanús sostiene que la Argentina jugó un papel de mediación entre los duros y los contemporizadores, pues, si bien votó con la mayoría las sanciones económicas y la ruptura diplomática -evidenciando un cambio respecto de la posición asumida por Frondizi en Punta del Este en 1962-, al mismo tiempo se opuso a una acción armada contra Cuba, como impulsaban Venezuela y Estados Unidos. Ver J.A. Lanús, op. cit., I, p. 266.

  5. Ibid., I, pp. 70 y 115. La visita de Zavala Ortiz a la capital survietnamita se concretó el 12 de marzo de 1966.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.