Visite nuestra página principal

Las relaciones con Perú

En octubre de 1968 estalló en Lima una revolución militar que derrocó al presidente Fernando Belaúnde Terry y colocó en el poder al general Juan Velasco Alvarado, quien, a pesar de su origen militar, nada tenía que ver ideológicamente con el régimen de Onganía. El nuevo gobierno peruano adoptó medidas que tuvieron un claro tinte antiimperialista: reforma agraria, expropiación de empresas norteamericanas, redistribución de la riqueza, ataques a la vieja oligarquía, etc. Sin embargo, el gobierno de Onganía reconoció a Velasco Alvarado, anunciando el 11 de octubre la continuidad de sus relaciones con las autoridades de Lima. El gobierno de Buenos Aires ofreció al mismo tiempo asilo al presidente depuesto por el golpe en Perú. (1)  
    Por cierto, en la reunión de la Comisión Especial Coordinadora Latinoamericana (CECLA) en Washington en abril de 1969, la delegación argentina, presidida por Manuel San Miguel, junto con el resto de los países de la región, respaldó la posición peruana en la disputa que las autoridades de Lima tuvieron con la empresa norteamericana International Petroleum Company (IPC). Esta disputa tenía varias causas: la expropiación de los bienes de la IPC decretada por el gobierno peruano, la sujeción de Perú a la tesis de las 200 millas de la costa como límite de la soberanía marítima -mientras Estados Unidos sólo reconocía 12 millas- y la amenaza estadounidense de suspender la ayuda económica al gobierno peruano a través de la enmienda Hickenlooper. (2) 
   
A principios de junio de 1969, arribó a Buenos Aires el ministro de Relaciones Exteriores peruano, el general de brigada Edgardo Mercado Jarrín. Jarrín y su colega Costa Méndez suscribieron una declaración conjunta el día 14 que puntualizó los propósitos de paz y cooperación internacional que orientaban la política exterior de ambos gobiernos y remarcó la existencia de principios comunes: igualdad de los Estados, principio de no intervención, derecho soberano de cada país a disponer de sus recursos naturales y la no aplicación de medidas coercitivas de carácter económico o político tendientes a forzar la voluntad de otro Estado. Asimismo, ambos cancilleres ratificaron su confianza en la CECLA como instrumento apropiado para la coordinación de políticas conducentes al desarrollo económico y social de la región y reafirmaron la soberanía de 200 millas como criterio de política marítima. (3)
   
Cabe señalar que muchos oficiales argentinos sentían un atractivo respecto de la revolución peruana como un modelo de “desarrollismo” impulsado por un gobierno militar. Cuando a principios de julio de 1969 tuvo lugar la visita del general peruano Ernesto Montagne Sánchez, jefe de Gabinete y ex agregado militar en Buenos Aires, los integrantes de su comitiva alentaron a oficiales argentinos a “peruanizar” la Revolución Argentina, alternativa particularmente atractiva para los militares adheridos a posturas “desarrollistas”. (4)  
    Por último, durante la visita del general Lanusse a Perú, el presidente argentino firmó con su colega Velasco Alvarado la Declaración de Lima el 16 de octubre de 1971, cuyos puntos más destacados eran las coincidencias en la tesis de las 200 millas sobre derecho del mar, la crítica a la política proteccionista norteamericana y de los países desarrollados, la reafirmación de una serie de principios, entre los cuales se destacaban la no intervención, la autodeterminación de los pueblos y la cooperación internacional. (5)

  1. Ver al respecto “Goza del derecho de asilo en el país”, y texto del comunicado de Cancillería otorgando derecho de asilo al ex presidente Belaúnde Terry, en La Nación, 4 de octubre de 1968, p. 1. Texto del Comunicado de Cancillería anunciando la continuidad de los vínculos diplomáticos con el régimen de Velasco Alvarado en Perú, citado en La Nación, 13 de octubre de 1968, pp. 1 y 4.

  2. Clarín, 2 de abril de 1969, p. 7; 3 de abril de 1969, p. 10; y 6 de abril de 1969, p. 11.

  3. Clarín, 2 de abril de 1969, p. 7; 3 de abril de 1969, p. 10; y 14 de junio de 1969, p. 16. 

  4. “Argentina-Perú: Historia en dos Revoluciones”, Primera Plana, Año VII, Nº 342, Buenos Aires, 15 al 21 de julio de 1969, p. 17.

  5. Texto de la Declaración de Lima, citado en Estrategia, Nº 12, Buenos Aires, julio-agosto-septiembre-octubre 1971, pp. 141-144.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.