Visite nuestra página principal

La Reunión de Jefes de Estados Americanos en Punta del Este (abril de 1967)

En los primeros días de abril de 1967, los ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros de la OEA se reunieron en Punta del Este con el objetivo de preparar la agenda de la reunión de presidentes que tendría lugar en esa misma localidad a partir del día 12. El 9 de abril de 1967, los cancilleres aprobaron un convenio de limitación de armamentos, basado en un proyecto argentino que sostenía la necesidad de que el gasto armamentista estuviese “en proporción con las reales exigencias de la seguridad” y exhortaba a destinar el máximo de recursos al desarrollo social y económico. Por cierto, el proyecto argentino era tan impreciso que permitía a los países determinar a su libre albedrío la política a seguir en cuanto a armamentos. En efecto, el convenio al que finalmente se arribó no era lo suficientemente claro para el parecer de Washington, cuyas autoridades deseaban evitar las compras de armas sofisticadas por parte de los países latinoamericanos, tales como tanques y aviones de reacción supersónicos. (1) 
    En la reunión de Jefes de Estados Americanos de Punta del Este, que comenzó el día 12 de abril, el presidente Onganía sostuvo en el discurso inaugural conceptos claramente entroncados en el occidentalismo heteredoxo. Onganía dio prioridad como su colega norteamericano Lyndon Johnson a la necesidad de la seguridad continental frente a la subversión izquierdista. Pero también descartó los esquemas de integración supranacional preconizados por Washington y por los países andinos, al señalar lo siguiente:

“(...)Hoy vamos a dar un largo paso hacia la integración latinoamericana. Queremos establecer un sistema regional de comercio libre, para desembarazar a la producción de la riqueza y a su circulación de las muchas trabas que las perturban; queremos asegurar una retribución justa para el trabajo latinoamericano, con el fin de que su rendimiento no vaya a parar a manos ajenas, ni quede como hasta hoy casi acantonado en la contención de la miseria; queremos sentar las bases para un amplio mercado común, salvaguarda y estímulo de las economías nacionales; queremos abrir el comercio a toda frontera. Lo que no queremos es dejarlo morir dentro de la región, ni cerrarle las anchas vías que se abren fuera de ella (...)
(...) la seguridad continental es condición del desarrollo económico, precisamos ahora la seguridad para alcanzar el desarrollo, tanto como nos beneficiaríamos del desarrollo para preservar la seguridad (...) (2)

La reunión finalizó con una “Declaración de los Presidentes de América” que anunciaba el propósito de crear hacia 1985 un Mercado Común Latinoamericano, que abarcara la ALALC y el MCCA. La Declaración fue completada con un “Programa de Acción” para fortalecer ambos organismos. (3)

  1. “Acordóse en Punta del Este la limitación de los armamentos. Fue aprobada la tesis argentina”, La Nación, 10 de abril de 1967, p. 1.

  2. Texto del discurso inaugural del presidente Onganía en la Conferencia de Punta del Este, 12 de abril de 1967, citado en “La seguridad es condición del desarrollo económico”, La Nación, 13 de abril de 1967, p. 2. Ver también “Fuerzas Armadas. Economía y estrategia”, Confirmado, Año III, Nº 96, Buenos Aires, abril 20 de 1967, p. 24. 

  3. G. Connell-Smith, op. cit., p. 281.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.