Visite nuestra página principal

Como se verá en el caso de Francia, en las relaciones con España ocupó un lugar relevante el tema de la violación de los derechos humanos por parte del régimen militar argentino. Si bien durante la gestión de Adolfo Suárez (1976-1981) no se registró la adopción de medidas concretas de promoción de la democracia, cabe hacer mención de los permanentes reclamos en relación con los derechos de las personas efectuados ante las autoridades del Proceso militar. Incluso, durante la visita de los reyes españoles a la Argentina en noviembre de 1978, el rey Juan Carlos I expresó:

(...) estamos convencidos que el orden político y la paz social no pueden tener otros fundamentos que la dignidad de la persona, los derechos inviolables que le son inherentes y el respeto por la ley. Porque el orden puede y debe ser construido y defendido con procedimientos basados en los fines humanos del poder. (1)

El discurso real fue interpretado por los distintos medios de prensa españoles como una preocupación por responder a los reclamos de los familiares de desaparecidos españoles en la Argentina, mientras que la mayoría de los medios argentinos, en sintonía con la óptica del gobierno de Videla, no ocultaron su disgusto ante la apreciación “errónea y prejuiciosa” de la realidad argentina por parte de los españoles. (2)  
    Otro ejemplo de esta política española de preocupación por la situación de los derechos humanos en la Argentina fue la audiencia que los reyes concedieron al ex senador radical Hipólito Solari Yrigoyen en 1980. Asimismo, cabe subrayar también la importancia de España como país receptor de exiliados argentinos disidentes del régimen militar. Así, durante la gestión de Suárez se crearon mesas de partidos democráticos que, junto con el Parlamento europeo, fueron utilizados como instancias de contacto con los exiliados tanto argentinos como de otros países de la región. (3)

  1. Discurso del rey Juan Carlos I de España, Clarín, 28 de noviembre de 1978, cit. en F. Corigliano, op. cit., p. 248.

  2. “El saldo de la visita”, La Nación del 2 de diciembre de 1978, también citado en F. Corigliano, op. cit., p. 258, nota 50.

  3. F. Corigliano, op. cit., p. 248. Un ejemplo en tal sentido fue la inauguración de la “Mesa Iberoamericana de Partidos Democráticos”, por parte del canciller español Marcelino Oreja. En dicha reunión, de la que fueron expresamente excluidos los dirigentes montoneros a pesar de sus intentos por participar, se planteó la posibilidad de instituir una internacional de partidos de centro. Ver al respecto los editoriales “Comienza en Madrid la reunión de la ‘Mesa Iberoamericana de Partidos Democráticos’ ”, Convicción,  8 de noviembre de 1979, p. 10; “Cumbre de partidos centristas y un informe: América Latina”, Convicción, 10 de noviembre de 1979, p. 3, y “Finaliza hoy en Madrid una reunión de partidos democráticos iberoamericanos”, Convicción, 11 de noviembre de 1979, p. 8.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.