Visite nuestra página principal

Las relaciones con Cuba

Durante la primera etapa del gobierno de Videla, se profundizó la tendencia evidenciada en el último gobierno peronista: el enfriamiento de los lazos económicos y políticos con el régimen izquierdista cubano. Así, en agosto de 1976 el intercambio comercial con La Habana entró en un período de paralización, tras la decisión adoptada por el gobierno de Fidel Castro de suspender las compras de productos argentinos en vista de la falta de cumplimiento de los contratos suscriptos a mediados de 1975. No obstante, la Secretaría de Comercio Exterior y Negociaciones Económicas Internacionales trató de revertir la cuestión, ampliando el crédito concedido a Cuba en 1973, medida acorde con el anuncio de Videla, efectuado durante su visita a Chile en noviembre de 1976, de que la Argentina “debe comerciar con todos los países del mundo”. Por cierto, el interés de la diplomacia económica por destrabar los vínculos comerciales con Cuba contó con el aval no sólo del presidente Videla sino también de los intereses ligados a la industria metalúrgica y automotriz, precisamente los mismos que representara el ex ministro de Economía de Perón, José Ber Gelbard, cuando en 1973 inició las gestiones tendientes a la firma de convenios comerciales con La Habana. (1) 
    Por cierto, la reanudación de los contactos económicos con Cuba en 1979 fue otra muestra del “pragmatismo” del régimen de Videla. Como respuesta a este gesto argentino, el gobierno cubano invitó al argentino a participar a la Reunión de Países No Alineados en La Habana a celebrarse en septiembre. Videla no aceptó esta invitación pues, en la percepción de los militares argentinos, el régimen de Castro era el principal promotor de la “subversión marxista” en la región. Sin embargo, Videla terminó enviando como delegado a la conferencia de La Habana al subsecretario de Relaciones Exteriores, comodoro Carlos Cavándoli. Esta decisión, si bien fue muy resistida por los sectores “duros” rígidamente anticomunistas, obedeció a la necesidad del régimen militar de evitar un total aislamiento internacional y de encontrar respaldo para sus reclamos en Malvinas. La delegación argentina presentó importantes reservas a la posición cubana en la conferencia de No Alineados, remarcando la necesidad de respetar el concepto de “no alineamiento”. Su presencia, sin embargo, fue un factor que llevó a un progresivo mejoramiento de los vínculos comerciales argentino-cubanos, tendencia que se registró hacia fines de 1979. (2) Además, como ya se dijo, se logró la inclusión de un párrafo en la resolución final que reafirmaba la soberanía argentina sobre las islas Malvinas. (3)  
    Dentro de la agenda de política exterior argentina posterior a la derrota de Malvinas, Cuba fue indudablemente un punto en el que la diplomacia del gobierno militar debió adoptar una “forzada” readaptación, obligada por la actitud de apoyo del régimen de Fidel Castro a la causa argentina. Durante la gestión de Bignone, este esfuerzo de readaptación de los vínculos con La Habana - que había comenzado ya el canciller del gobierno de Galtieri, Nicanor Costa Méndez, en los meses de la guerra de Malvinas- alcanzó su punto más alto durante la Reunión de No Alineados en Nueva Delhi, en marzo de 1983, ocasión en la que Bignone agradeció a Castro el apoyo otorgado a la reivindicación argentina sobre el archipiélago.

  1. “Por el próximo viaje de Fraguío a La Habana. Expectativa de empresarios”, La Opinión, 21 de octubre de 1976, p. 15, y “Mediante la ampliación del crédito concedido en 1973. Recibirían fuerte impulso las ventas argentinas a Cuba”, La Opinión, 27 de noviembre de 1976, p. 11.

  2. M. Rapoport, “La posición internacional de la Argentina...”, op. cit., p. 182.

  3. A. Vacs, “Back to the Origins...”, op. cit., p. 13.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.