Visite nuestra página principal

Las relaciones con Paraguay

En los primeros tiempos del gobierno de Videla, se registraron dos temas relevantes en la agenda con el gobierno de Asunción: el de las represas hidroeléctricas en la Cuenca del Plata y el de los esfuerzos de coordinación argentino-paraguaya en materia de lucha contra los elementos izquierdistas. Respecto de la primera cuestión, cabe acotar que la marcha de los proyectos de Itaipú-Corpus se dificultó enormemente, debido a las divergencias respecto del aprovechamiento de los ríos de curso compartido entre los gobiernos de la Argentina y Brasil. A este problema se sumaron las internas dentro del propio régimen militar argentino respecto de la factibilidad del proyecto argentino-paraguayo de Corpus: mientras el subsecretario de Energía, Bernardo Bronstein, presentaba a Corpus como un proyecto viable recién a partir de 1984 -y para ponerse en funcionamiento en 1990-, el canciller argentino, vicealmirante Oscar Montes, en el contexto de la rivalidad geopolítica con Brasil, sostenía la necesidad de poner en marcha la represa lo más pronto posible. Ello motivó a Montes y su colega paraguayo Alberto Nogués a alcanzar un acuerdo, durante la reunión de la OEA en Grenada en junio de 1977, para suscribir un instrumento jurídico-diplomático que comprometiera a ambos gobiernos a la construcción de la represa hidroeléctrica. (1) 
    No obstante, en esta primera etapa del Proceso militar argentino el rubro donde se registró mayor cooperación entre Buenos Aires y Asunción fue el de la lucha contra los elementos izquierdistas en el marco de la “Operación Cóndor”. Así, en mayo de 1976 y en septiembre de 1977 tuvieron lugar en Asunción las “conferencias bilaterales” de inteligencia entre los ejércitos argentino y paraguayo, experiencia que se repitió entre el 27 y el 28 de junio de 1978. Los militares de ambos países otorgaron una importancia clave a estos encuentros, pues estaban igualmente preocupados por las actividades de los Montoneros argentinos en el territorio paraguayo. (2)  
    Como ya se mencionara, a pesar de los obstáculos, el 19 de octubre de 1979 en la Ciudad Presidente Stroessner, el gobierno de Videla firmó con los gobiernos paraguayo y brasileño el Acuerdo Multilateral sobre Corpus-Itaipú. La firma del acuerdo tripartito marcó el inicio de una etapa  más proclive al diálogo entre los gobiernos argentino y paraguayo, si bien dichos contactos no estuvieron exentos de inconvenientes. En ambos países existieron sectores que manifestaron su recelo respecto de la construcción de obras binacionales en la estratégica Cuenca del Plata, advirtiendo sobre los posibles problemas. (3)  
    En noviembre de 1979, el presidente Alfredo Stroessner realizó una visita a Buenos Aires. Su resultado más relevante fue la firma de un acuerdo y reglamento sobre la constitución del puerto argentino de Rosario como zona franca a favor de Paraguay, paso que se concretó el 16 de enero de 1980. También se firmaron notas reversales sobre seguro de tránsito entre ambos países. Además, el gobierno argentino se comprometió a tomar por su cuenta y cargo la construcción de un puente de hormigón sobre el río Pilcomayo, cuyo objetivo era el de unir la localidad paraguaya de Misión La Paz con la argentina de Pozo Hondo. (4) 
   
Por cierto, el horizonte de cooperación entre Buenos Aires y Asunción que pareció abrirse a partir de la firma del acuerdo tripartito en octubre de 1979 no implicó la ausencia de conflictos bilaterales en torno del aprovechamiento de otros ríos de la Cuenca del Plata. Así, el gobierno paraguayo presentó sus protestas respecto del “aprovechamiento unilateral” del río Pilcomayo por parte de las autoridades argentinas. Estas acusaciones fueron desmentidas por la Cancillería argentina a través de un comunicado del 9 de noviembre, en el que sostuvo que el río presentaba, en el tramo compartido con Paraguay, “alteraciones en su curso natural” derivadas de “particularidades geomórficas de la zona y del arrastre de sedimentos”. Sin embargo, las explicaciones del gobierno argentino no conformaron al de Asunción, cuya Cancillería declaró el día 10 que las autoridades argentinas no habían respondido al pedido de informes del gobierno paraguayo de julio de 1979 sobre cuestiones técnicas relacionadas con el tramo compartido del Pilcomayo. Asimismo, la declaración de la Cancillería paraguaya acusaba a la Argentina de emprender en el río obras de canalización para desviar su curso, sin consultar previamente con el gobierno de Asunción. Finalmente, declaraba que personal del Comando de Ingenieros de las Fuerzas Armadas paraguayas estaba trabajando en obras de cierre del canal artificial abierto del lado argentino. No obstante estas divergencias diplomáticas, las mismas no fueron obstáculo para que, en las deliberaciones de los cancilleres miembros de la Cuenca del Plata que tuvieron lugar a principios de diciembre de 1980 en Buenos Aires, los ministros de Relaciones Exteriores argentino y paraguayo coincidieran en aprobar proyectos de emprendimientos conjuntos en los ríos Bermejo y Pilcomayo. (5)
   
También se mantuvo la concertación argentino-paraguaya en materia de lucha antisubversiva en el contexto de la “Operación Cóndor”. Cabe recordar que a principios de noviembre de 1978, dos torturadores paraguayos, Camilo Almada Morel y Lucio Benítez, viajaron a Buenos Aires para interrogar a los militantes de la Organización Político Militar 1º de marzo (OPM), detenidos en la Argentina. Asimismo, tuvieron lugar numerosos encuentros de inteligencia entre los oficiales de los ejércitos argentino y paraguayo, de los cuales podemos destacar el de septiembre de 1979 y el “Curso superior de inteligencia” de septiembre de 1980, ambos realizados en Buenos Aires. (6)  
    Una interesante evidencia de este nivel de cooperación fueron las declaraciones del ministro de Defensa del Paraguay, general de división Marcial Samaniego, quien, de visita por la Argentina entre fines de agosto y septiembre de 1980, confirmó la existencia de un “pacto tácito” entre los gobiernos del Cono Sur. Esta afirmación de Samaniego fue rápidamente desmentida por el entonces secretario general del Ejército argentino, general Reynaldo Bignone, quine negó la idea de un “pacto”, aunque reconoció que existía “un particular acercamiento” entre los países de la subregión. (7)

  1. “La extraña posición del subsecretario de Energía”, La Opinión, 14 de julio de 1977.

  2. N. Mariano, op. cit., p. 44 y 127 y anexo 5, p. 181.

  3. “La inconveniencia de construir Corpus en Ita-Cuá”, La Nueva Provincia, Bahía Blanca, 30 de noviembre de 1980, p. 4.

  4. “La Argentina y Paraguay firmaron seis acuerdos que otorgan disímiles beneficios”, Convicción, 30 de noviembre de 1979, pp. 12-13, “Paraguay tiene ya su zona franca”, La Opinión, 17 de enero de 1980, p. 7, y “Paraguay ya tiene su zona franca en Rosario”, Convicción, 17 de enero de 1980, p. 12.

  5. Comunicado de la Cancillería argentina y referencias de la declaración de la Cancillería paraguaya, La Nueva Provincia, Bahía Blanca, 9 y 11 de noviembre de 1980, pp. 1 y 4, y p. 6, respectivamente. Ver asimismo “Diferendo en el Pilcomayo. las invasiones, esa rutina”, La Nueva Provincia, Bahía Blanca, 7 de noviembre de 1980, p. 2, y “Finalizaron las deliberaciones de los países miembros de la Cuenca del Plata”, La Nueva Provincia, Bahía Blanca, 5 de diciembre de 1980, p. 4.

  6. N. Mariano, op. cit., p. 44 y anexo 5, p. 181.

  7. El presidente  boliviano general Luis García Meza también se refirió en términos muy similares a los del ministro de Defensa paraguayo, motivando una enérgica desmentida de la Cancillería argentina y del propio presidente argentino, negando que la Argentina propiciara un pacto “político” o “económico” entre los países del Cono Sur. Declaraciones del ministro de Defensa Samaniego, citadas en Clarín, 2 de septiembre de 1980, p. 8; de Bignone, en Clarín, 7 de septiembre de 1980, pp. 6-7 ; de la Cancillería argentina y del presidente Videla en “No propiciamos un pacto del Cono Sur, dijo Videla”, Clarín, 26 de septiembre de 1980, p.7 .

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.