Visite nuestra página principal

El Pacto Andino

La diplomacia argentina descartó en forma taxativa su incorporación al grupo de países reunidos en el Pacto Andino, debido a que estos países implementaban políticas antiliberales de industrialización planificada, tales como normas regulatorias respecto de la inversión y la transferencia de tecnología. Por cierto, estas medidas no coincidían con la filosofía aperturista liberal del presidente Videla y su ministro de Economía Martínez de Hoz. No obstante, la ocupación de embajadas por parte del grupo guerrillero M-19 en Bogotá, a principios de 1980, preocupó al gobierno de Videla, que decidió participar en la Reunión de los Cancilleres del Pacto Andino que tuvo lugar en Quito, en marzo de dicho año. Allí, el canciller Pastor no dudó en descartar la incorporación de la Argentina al grupo, aunque respaldó la condena conjunta de los representantes de la reunión a las actividades del M-19. (1)

  1. “Poco antes de partir desestimó que la Argentina se incorpore al grupo subregional. Pastor se reúne hoy con los cancilleres del Pacto Andino”, y “Condena conjunta a las acciones terroristas”, Convicción, Nº 501, 13 de marzo de 1980, p. 12.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.