Visite nuestra página principal

Por cierto, los vínculos con los países de Europa Occidental, y muy especialmente con los regímenes de centroizquierda europeos (casos de los gobiernos socialistas de España y Francia y el socialdemócrata de Alemania), se caracterizaron, en la primera etapa del gobierno de Alfonsín, por un notorio contraste entre la relevancia alcanzada en la dimensión política y los obstáculos presentes en el ámbito económico.
    Este asincronismo demostró los límites que tenía en el escenario europeo-occidental el impacto de la recuperación de la democracia en la Argentina. El gobierno de Alfonsín, como otros de la región, pecó durante la primera mitad de la década del ’80 de un fuerte "idealismo" al sobrestimar el impacto que el retorno a un régimen representativo tendría en el exterior. Así, la administración radical depositó exageradas expectativas en el respaldo que los países socialistas o socialdemócratas europeos otorgarían en temas "sensibles" de la agenda como deuda externa, inversiones y Malvinas.
    Como se encargarían de demostrarlo los hechos, si bien el retorno de la democracia en la Argentina implicó una condición necesaria para el mejoramiento del clima macropolítico en las relaciones con los países de Europea Occidental, no fue suficiente para atraer inversiones u obtener el apoyo de estas naciones en las complicadas negociaciones con la deuda externa. Por cierto, los aplausos de los regímenes socialistas y/o socialdemócratas europeos al ejercicio libre de las instituciones o a las importantes medidas en materia de derechos humanos contrastaron con las dudas que esos mismos gobiernos y los sectores empresarios y financieros tuvieron ante la negativa argentina a declarar un cese de hostilidades con Gran Bretaña, la falta de avances en las negociaciones por Malvinas, y, sobre todo, ante la ausencia de un plan de estabilización económica que hiciera atractivas las inversiones. Sin lugar a dudas, los factores mencionados en segundo término conspiraron contra la posibilidad de que el gobierno radical pudiera cristalizar en ayuda económica concreta a corto plazo tanto sus coincidencias ideológicas con los socialismos europeo-occidentales como su positiva imagen política en el exterior.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.