Visite nuestra página principal

El Grupo de los Seis

De acuerdo con la intención del gobierno radical de promover una acción concertada en materia de desarme -que el propio canciller Caputo anunciara ante la Comisión de Desarme de la ONU en febrero de 1984-, el 22 de mayo de ese año, el presidente Alfonsín; la primera ministra de la India, Indira Gandhi; el presidente de México, Miguel de la Madrid; el presidente de Tanzania, Julius Nyerere; el primer ministro sueco, Olaf Palme; y el primer ministro de Grecia, Andreas Papandreu, firmaron una declaración conjunta en la cual alertaban sobre los riesgos implícitos de la carrera armamentista. A partir de entonces, el llamado Grupo de los Seis demandó a los Estados Unidos, la URSS, Gran Bretaña, Francia y China la suspensión de los ensayos, la producción y el emplazamiento de armas nucleares y de sus sistemas de lanzamiento, seguidos por una reducción sustancial de los arsenales nucleares. Asimismo, este Grupo propuso un programa permanente de reducción de armas que condujera al desarme general y completo, y garantizara a la vez la transferencia de los recursos de la carrera armamentista al desarrollo económico y social (1).
    En enero de 1985, el presidente Alfonsín viajó a Nueva Delhi para participar de la Cumbre del Grupo de los Seis que se realizó en dicha capital, con el objetivo de impulsar acuerdos internacionales que permitieran frenar tanto la llamada proliferación nuclear vertical -la que tiene como protagonistas a las potencias nucleares- como la horizontal. La delegación argentina subrayó la necesidad de que el proceso de desarme se realizara de manera no discriminatoria, garantizando un equilibrio de obligaciones entre los estados poseedores de armas nucleares y aquellos que no las poseyeran, de manera que ningún estado obtuviera ventajas sobre otros en las diferentes etapas de dicho proceso. El resultado más trascendente de esta sesión fue la llamada Declaración de los Seis sobre Desarme, que hacía un llamado a las potencias nucleares.
    En la entrevista de prensa ofrecida por los jefes de estado del Grupo de los Seis al término de la cumbre, el presidente Alfonsín explicitó los objetivos de la posición argentina en materia de desarme: a) retornar a la distensión entre las superpotencias (situación percibida por el gobierno radical como condición necesaria para la autonomía de la región); b) sustraer a América Latina del conflicto entre las dos superpotencias por el predominio mundial; c) evitar la presencia de armas nucleares en la región; d) impedir que la OTAN estuviera preparada para intervenir en los países que se hallaban fuera de Europa (en referencia a la cuestión de Malvinas); y e) concertar posiciones con otros gobiernos, particularmente de América Latina, con el objetivo de democratizar el sistema internacional (2).
    Entre el 6 y 7 de agosto de 1986 tuvo lugar otra Reunión del Grupo de los Seis en Ixtapa, México. La Declaración de México, suscripta el día 7 por los presidentes Alfonsín, de la Argentina; y de la Madrid, de México; y los primeros ministros Andreas Papandreu, de Grecia; Ingvar Carlsson, de Suecia; Rajiv Gandhi, de la India, y Julius Nyerere, de Tanzania, señalaba que la protección del planeta incumbía a todos los pueblos que vivían en él, y no se podía aceptar que unos pocos países decidieran la suerte del mundo entero. El documento pedía la inmediata suspensión de las pruebas nucleares y del armamentismo. El Grupo de los Seis envió sendos mensajes a Reagan y Gorbachov, reiterando su preocupación por el armamentismo y proponiendo un sistema de control de ensayos nucleares (3).
    El 22 de mayo de 1987, el Grupo de los Seis emitió una declaración conjunta, exhortando a Estados Unidos y la Unión Soviética en Naciones Unidas a "romper ese círculo vicioso (del temor y la desconfianza) y sentar las bases para un mundo más seguro". El Grupo también instaba a ambas superpotencias a la eliminación de las armas nucleares de alcance intermedio emplazadas en Europa, paso que "tendrá una trascendencia considerable y significará el cruce psicológico de una meta importante, ya que por primera vez llevará al retiro y destrucción del sistema de armas nucleares totalmente operacionales (4)".
    Otra Reunión del Grupo de los Seis tuvo lugar en Estocolmo, los 21 y 22 de enero de 1988. Los concurrentes fueron los mismos de la reunión anterior con la excepción del presidente Alfonsín, que no pudo asistir debido al estallido de la crisis militar de Monte Caseros, yendo en su lugar el canciller Caputo. Este llamó la atención respecto del problema del endeudamiento, al señalar que "compromete nuestra propia supervivencia como comunidades libres y nuestros esfuerzos por reencontrarnos definitivamente con la democracia". Asimismo, expresó el rechazo del gobierno argentino a la carrera armamentista, a la que calificó de "irracional", destacando la necesidad de liberar los recursos destinados a dicha carrera para canalizarlos a proyectos de desarrollo. Finalmente, la Declaración de Estocolmo exhortó a Estados Unidos y la Unión Soviética a que firmaran "en el primer semestre de 1988 un tratado de reducción del 50% de los arsenales nucleares estratégicos". También los instó a erradicar las armas nucleares de corto alcance (hasta 500 kilómetros) llamadas tácticas o de campo de batalla, y a aceptar que la prohibición de las pruebas nucleares fuera verificada por una tercera parte. Asimismo, pidió a ambas superpotencias que respetaran estrictamente el tratado de Misiles Antibalísticos y que no transfirieran al espacio su carrera armamentista nuclear (5).

  1. Discurso pronunciado por el ministro de Relaciones Exteriores y Culto, Dante Caputo, ante la Comisión de Desarme en Ginebra, 28 de febrero de 1984, Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, p. 4, cit. en el artículo de Roberto Russell, "De Nueva Delhi a Washington: tres lecturas en torno a dos viajes", América Latina / Internacional, Vol. 2, Nº 4, abril-junio 1985, p. 74. Ver también Cronología relaciones internacionales de Argentina, marzo / diciembre de 1984, op. cit., pp. 54-55, y Secretaría de Cultura de la Nación, Tres años ganados, op cit., p. 23. Esta declaración conjunta del Grupo de los Seis contó también con el respaldo de la Cámara de Diputados, que, a través del proyecto de resolución de los diputados de la UCR Carlos Becerra (Córdoba) y Federico Storani (Buenos Aires), expresó su adhesión a la declaración conjunta. Ver proyecto de resolución de los diputados Becerra y Storani en Congreso Nacional, Diario de sesiones de la Cámara de Diputados año 1984, Reunión 8º, Junio 7 de 1984, Tomo II, op. cit., p. 1308.

  2. "La declaración", Clarín, 29 de enero de 1985, p. 2; "Alfonsín y la ‘cumbre’ de Nueva Delhi. Otro llamado a la paz", por Carlos Quirós, Clarín, 18 de enero de 1985, p. 8; "Cinco horas de debate por la cumbre antiarmamentista. Coincidencias previas", por Carlos Quirós, Clarín, 26 de enero de 1985, p. 4; "Fin de la cumbre. Una toma de conciencia", por Carlos Quirós, Clarín, 29 de enero de 1985, p. 4; "La Declaración de Nueva Delhi", Clarín, 30 de enero de 1985, p. 14; "El Presidente supeditó la firma del Tratado de No Proliferación", Clarín, 1 º de febrero de 1985, pp. 6-7; "El broche final. Confrontación de las posiciones", Clarín, 1º de febrero de 1985, p. 6; R. Russell, "De Nueva Delhi a Washington...", op. cit., pp. 74-75, y R. Russell, "La política exterior de Argentina en 1985", op. cit., p. 46.

  3. "El Grupo de los Seis inició sus deliberaciones", La Nación, 7 de agosto de 1986, pp. 1 y 2; "México: concluyó la reunión del Grupo de los Seis", La Nación, 8 de agosto de 1986, pp. 1 y 2; y "La reunión de México puso el acento en el tema del desarme", por Mario Pérez Colman, La Nación, 8 de agosto de 1986, p. 2.

  4. "Exhorta el Grupo de los Seis a lograr el desarme nuclear. Alfonsín y de la Madrid instan a quebrar el temor", La Prensa, 22 de mayo de 1987, p. 1; "Los ‘Seis’ instan a no perder un acuerdo sobre euromisiles", Clarín, 22 de mayo de 1987, p. 28; "Nuevo llamado del Grupo de los Seis para que se inicie el desarme nuclear", La Nación, 22 de mayo de 1987, p. 7; IRELA, Cronología de las relaciones entre Europa Occidental y América Latina: 1987, op.cit., p. 48.

  5. "Caputo habló sobre deuda externa y armamentismo", Página /12, 22 de enero de 1988, p. 5; "Encuentro en Estocolmo. Un modelo para desarmar", Página/12, 22 de enero de 1988, p. 9; "Comenzó a deliberar el Grupo de los Seis", Clarín, 21 de enero de 1988, p. 10; "Los Seis piden el retiro de los misiles de corto alcance", La Nación, 22 de enero de 1988, p. 4; "Reclamo de los Seis a Londres y a París por el desarme nuclear", La Nación, 23 de enero de 1988, p. 2.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.