Visite nuestra página principal

TERCERA PARTE

LA ACTUACION ARGENTINA EN LOS FOROS DE ALCANCE REGIONAL Y SU IMPACTO EN LAS RELACIONES CON ESTADOS UNIDOS

   

a) La actuación de la Argentina en el marco de las Cumbres Iberoamericanas

En este foro, el gobierno de Menem tuvo especial preocupación por el tratamiento que debía otorgar a un tema muy sensible para los Estados Unidos: Cuba. Haciendo gala de un criterio pragmático, la diplomacia argentina tuvo dos conductas diferenciadas respecto de la situación cubana. En relación a las violaciones a los derechos humanos y la falta de libertad política existentes en la isla, fuente de preocupación del gobierno norteamericano, adoptó un perfil crítico y por momentos fuertemente combativo en pro de la democratización del proceso político cubano. Por cierto, este alto perfil resultó congruente tanto con las expectativas de las autoridades de Washington -deseosas de sumar adeptos a su política de presión diplomática sobre el régimen de Fidel Castro- como con el objetivo del gobierno argentino de adoptar una política de abierto compromiso en la defensa de la democracia y los derechos humanos en la región. En cambio, en relación con el incremento del embargo económico norteamericano sobre el gobierno de La Habana, la administración menemista optó por acompañar al resto de los países latinoamericanos, que coincidían con Washington en el objetivo final –la democratización del régimen cubano- pero no en las herramientas elegidas para concretarlo –el embargo económico-.

Esta congruencia entre las posiciones argentina y norteamericana respecto de la situación de los derechos humanos en Cuba se pudo apreciar ya desde los preparativos de la Primera de las Cumbres Iberoamericanas, que tuvo lugar en la ciudad de Guadalajara (México) los días 18 y 19 de julio de 1991. (1)  Vale recordar al respecto que a principios de ese mismo mes, el embajador norteamericano en la Argentina, Terence Todman, le pidió al canciller Guido Di Tella que la Argentina promoviese en la cumbre iberoamericana de Guadalajara la inclusión, en la declaración final, de un párrafo instando a Cuba a la democracia. Frente a este pedido, Di Tella le preguntó a Todman si Washington había hecho la misma solicitud al gobierno anfitrión, México, habida cuenta de la renuencia de este último a juzgar al régimen de Fidel Castro. (2)

En esta primer Cumbre, el presidente Carlos Menem respondió favorablemente a los deseos de las autoridades de la Casa Blanca. Si bien no hubo referencias explícitas al caso cubano en su discurso, sí las incluyó en sus declaraciones a la prensa:

“Es deseable el reingreso de Cuba a la organización, pero la integración latinoamericana se está haciendo sobre la base de democratización, apertura económica y vigencia de los derechos humanos, y ése es el camino por seguir.” (3)

Asimismo, Menem aclaró que sus declaraciones respecto de Cuba

“no implican una injerencia en los asuntos internos de ese país por parte del presidente de la nación. Sólo es la opinión de un hombre que ama la democracia, y creo que ha llegado el momento de democratizar a Cuba porque es la aspiración de todos”. (4)

A través de estas declaraciones, Menem quedó en ese momento ideológicamente identificado con el ala dura del conservadurismo norteamericano y con los cubanos anticastristas de Miami, factor que provocó el enfrentamiento con el presidente mexicano, Carlos Salinas de Gortari, reveló su extrema sensibilidad al renovado intervencionismo de la Argentina en la cuestión cubana en los siguientes términos:

“Los jefes de Estado vinieron aquí para intentar definir un futuro común, no para decirse unos a otros cómo deben gobernar”. (5)

El mandatario argentino, consciente del alto grado de preocupación que en las autoridades de la Casa Blanca provocaban las violaciones a los derechos humanos y a la libertad política perpetradas por el régimen cubano, decidió adoptar un perfil aún más claramente combativo contra Castro en ocasión de la segunda de las cumbres iberoamericanas, celebrada en Madrid los días 23 y 24 de julio de 1992. En dicha oportunidad, Menem criticó duramente al jefe de Estado cubano, señalando que

“son pocas las esperanzas de democracia para Cuba mientras esté con vida Fidel Castro”. (6)

En esta segunda Cumbre, Menem no sólo debió enfrentar la oposición de México sino también la del representante español, Felipe González, quien tampoco se inclinaba para condenar la situación cubana. Por otra parte, la actitud argentina y la de otros participantes de respaldo –o al menos de no intervención- frente al “autogolpe” de Alberto Fujimori en el Perú aparecía como contradictoria frente a las crecientes presiones por la democratización en Cuba. (7)

Por su parte, Castro también jugó su juego. Buscando diferenciarse del resto de los participantes de la cumbre (8), criticó duramente el “hegemonismo unipolar” de EEUU. En contraposición al duro tono empleado por el mandatario cubano, su colega argentino,  prefirió hacer una enérgica defensa de la democracia, aunque, al igual que sus colegas advirtió que el proteccionismo europeo, aunado a los nostálgicos del autoritarismo de izquierda o de derecha, podía atentar contra la estabilidad democrática. Como producto de estas tensiones y del peso de las ausencias (Portugal, Colombia, Venezuela y Perú), el documento final de la Cumbre de Madrid presentaba una serie de enunciados principistas (el compromiso de sus participantes con la democracia representativa, con el respeto a los derechos humanos y con las libertades fundamentales) y de ambigüedades (las menciones a una reforma de las Naciones Unidas “que responda más eficazmente a la voluntad de todos los Estados miembros” y al “fortalecimiento, modernización y reforma de la Organización de Estados Americanos”). (9)

Sin hablarse directamente, Menem y Castro mantuvieron un diálogo indirecto a través de los discursos. Menem destacó que nada se puede conseguir al margen de la democracia y la libertad. Por su parte, Castro criticó “a los que vendieron su alma para ingresar al Primer Mundo”. (10) En el único punto en el que ambos coincidieron fue en la necesidad de unión para que Iberoamérica tuviera un rol importante en el futuro desarrollo de la historia mundial. (11)

El gobierno de Menem mantuvo su alto perfil respecto de la situación de los derechos humanos en Cuba, congruente con las prioridades norteamericanas, en ocasión de la Cumbre iberoamericana de cancilleres reunida en enero de 1993 en Madrid (12). Durante la misma, el canciller argentino, Guido Di Tella, no dudó en definir como “trágica” dicha situación, destacando además que

“La ausencia de derechos humanos (en Cuba) es penosa, una espina clavada en América Latina.” (13)

Este perfil crítico volvió a evidenciarse en la III Cumbre Iberoamericana, que sesionó en la localidad brasileña de Salvador los días 15 y 16 de julio de 1993. (14) En dicha ocasión, Menem firmó el documento final que condenaba implícitamente el bloqueo de Estados Unidos a Cuba. Sin embargo, al final el encuentro, el presidente argentino afirmó que el aislamiento cubano no era consecuencia de las presiones económicas sino de la “actitud caprichosa de un hombre”. (15)

En dicha Cumbre se frustró una proyectada reunión entre Menem y Fidel Castro. De acuerdo con la óptica del entonces presidente argentino la entrevista no se realizó porque la delegación cubana solicitó como requisito previo que el gobierno argentino disminuyera las presiones hacia el régimen castrista. Este pedido cubano demostró la inviabilidad de una reunión entre dos actores cuyas posiciones eran irreconciliables. (16) Por su parte, el canciller argentino, Guido Di Tella, consideró que la frustrada entrevista entre Menem y Castro hubiera tenido

“un costo y no un rédito político ya que el gobierno hubiera sido criticado por blando y contradictorio dentro y fuera” (del país) (17)

Por su parte, el diputado radical Federico Storani criticó la actitud “infantil” del presidente Menem respecto de la frustrada entrevista con el líder cubano, ya que si bien inicialmente había adoptado una actitud conciliadora hacia Castro, luego la abandonó al no concretarse la entrevista proyectada. (18)

Profundizando su enemistad con Castro, Menem afirmó “me repugna” en referencia a participar con el presidente cubano en las Cumbres Iberoamericanas. (19)

No obstante estas declaraciones, Menem participó junto a Castro en la IV Cumbre Iberoamericana, reunida en Cartagena de Indias (Colombia) los días 14 y 15 de junio de 1994.  Al respecto, el canciller Di Tella destacó que Fidel vivía en un mundo imaginario y que Menem suscribía los documentos finales de las Cumbres –que condenaban el bloqueo norteamericano- porque los mismos eran fruto del consenso y no eran muy utilizados. (20)

En esta cuarta cumbre, los presidentes Carlos Menem, de la Argentina, y Rafael Caldera, de Venezuela, hicieron una alusión directa a la necesidad de una democratización del régimen cubano. Incluso Menem intentó influenciar a Castro vinculando una posible presión argentina para que Estados Unidos levante el bloqueo a La Habana a cambio de la decisión de Fidel de democratizar el sistema político cubano. Como respuesta a Menem, Castro sostuvo que una vez que se integre económicamente América llamaría a elecciones para democratizar su país. (21)

Asimismo, Menem se enfrentó al presidente brasileño, Itamar Franco, quien respaldó el reingreso de Cuba a la Organización de Estados Americanos. Pero para Menem y su canciller Di Tella la democratización cubana resultaba una condición previa indispensable para el reingreso de Cuba a la Organización. (22)

En contraposición con las coincidencias existentes en la cuestión de los derechos humanos en Cuba, el gobierno argentino evidenció sus diferencias de óptica con Washington respecto de la profundización del embargo económico norteamericano contra Cuba tanto en la III como en la IV Cumbres Iberoamericanas. Por cierto, la existencia misma de estas divergencias obliga a revisar la validez del supuesto acerca del carácter “automático” del alineamiento adoptado por la administración menemista. Respecto de este tema, el canciller Di Tella expresó que el bloqueo norteamericano era un disparate que sólo beneficiaba al gobierno cubano que utiliza dicho bloqueo como la causa principal de la crisis de la isla. Asimismo, el ministro expresó la disposición de su gobierno a recibir a los balseros cubanos. (23)

En el documento final de la III cumbre, Argentina se sumó al reclamo que los países de la región efectuaron a los Estados Unidos, en el sentido que cesara el embargo económico contra Cuba. El punto 68 del documento destacaba al respecto la necesidad de que Washington tomara nota

“(...) de la resolución reciente de los foros internacionales sobre la necesidad de eliminar la aplicación unilateral, por cualquier Estado, con fines políticos, de medidas de carácter económico y social contra otro Estado.”  (24)

En la IV cumbre iberoamericana, la representación argentina se sumó al perfil más moderado adoptado por los países de la región, quienes si bien no hicieron una alusión explícita de condena al embargo comercial de los Estados Unidos contra Cuba, optaron por elevar una crítica general a las medidas económicas "coercitivas" contra los pueblos iberoamericanos. (25)

Por su parte, durante la V Cumbre Iberoamericana, que tuvo lugar en la localidad argentina de San Carlos de Bariloche los días 16 y 17 de octubre de 1995 (26), el discurso del presidente del país anfitrión evidenció las dos dimensiones de la posición argentina hacia la cuestión cubana. Por un lado, promovió el levantamiento del embargo norteamericano contra la isla. Por el otro, insistió en la necesidad de la democratización del sistema político y el respeto a los derechos humanos en la isla. La posición adoptada por Menem encontró un eco favorable en Fidel Castro, quien dijo "alegrarse mucho" por la propuesta del mandatario argentino, que instaba al levantamiento del embargo a Cuba por parte de Estados Unidos. El texto de la declaración final de la Cumbre contuvo, aunque de manera solapada, elementos de este doble perfil argentino hacia el régimen castrista. Por una parte, una elíptica condena al embargo, en tanto rechazaba "las medidas coercitivas unilaterales que afectan el bienestar de los pueblos iberoamericanos", sin mencionar explícitamente al bloqueo contra La Habana. Por la otra, la reafirmación de la vigencia de la democracia y del respeto a los derechos humanos como valores esenciales, aunque sin referirse concretamente al gobierno cubano. (27)

Estas dos dimensiones de la posición argentina respecto de Cuba volvieron a evidenciarse en ocasión de la VI Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, reunida en las localidades chilenas de Santiago y Viña del Mar los días 10 y 11 de noviembre de 1996. Como en las anteriores reuniones, Argentina insistió con la cuestión de la apertura política cubana. No obstante, el gobierno de Menem dio un verdadero espaldarazo al de Fidel Castro al endosar, junto a otros países, su enérgico rechazo a la ley Helms-Burton en el texto del documento final. (28)

En la VII Cumbre Iberoamericana, celebrada en la isla Margarita los días 8 y 9 de noviembre de 1997, la representación argentina se concentró en la crítica a la situación de los derechos humanos en Cuba. El intento de Menem de presionar a Castro a favor de la democratización del régimen motivó un cruce verbal entre ambos presidentes. Mientras el líder cubano mencionó elípticamente a Menem cuando afirmó que "muy pocos " países de la región se habían sumado "al juego" de los Estados Unidos, que desaprobaba la elección de La Habana como sede la Cumbre Iberoamericana para 1999, el presidente argentino dijo que

"No quiero la democracia de los palos, no quiero los presos de conciencia"  (29)

El presidente Menem cambió su estrategia de confrontación verbal con Castro por la cuestión de los derechos humanos en Cuba a partir de la VIII Cumbre Iberoamericana, que tuvo lugar en la localidad portuguesa de Oporto los días 18 y 19 de octubre de 1998. En el contexto del creciente impacto de la crisis financiera mundial sobre los mercados emergentes latinoamericanos –tema que se incluyó en el documento final- Menem optó por reconciliarse con su rival. (30)

La última de las Cumbres Iberoamericanas del período de gobierno de Menem, la IX, tuvo lugar en la capital cubana los días 15 y 16 de noviembre de 1999. Como producto de ella surgió la llamada Declaración de La Habana, firmada por 21 países, incluidos los de la región, España y Portugal, que consagró el rechazo a la extraterritorialidad de las leyes. En sintonía con el perfil crítico de esta declaración final, cabe destacar la ausencia del presidente Menem en esta cumbre. Dicha conducta evidenciaba la solidaridad del presidente argentino con la posición adoptada por el gobierno de Chile de rechazo al arresto de Pinochet en Londres –medida que había sido decretada por el juez español Baltasar Garzón en octubre de 1998-. (31)

No obstante su reconciliación con Castro, el gobierno argentino, representado en esta ocasión por el canciller Guido Di Tella, no abandonó su perfil crítico respecto de la situación política en la isla, y se sumó a la posición del resto de los países, quienes en el documento final por enésima vez exhortaron al régimen de Castro a democratizarse. (32)

b) La actuación argentina ante la OEA

En lo que respecta a este foro, la diplomacia argentina reemplazó progresivamente su tradicional apego por el principio de no intervención, y adoptó en cambio una posición de firme compromiso en materia de defensa de la democracia que incluía la opción de intervención. Por cierto, esta postura resultó congruente con la impulsada por Estados Unidos y fue otro de los componentes que contribuyeron a la construcción de este paradigma de “relaciones especiales”. Como sostienen Norden y Russell, la identidad de intereses de seguridad entre Estados Unidos y la Argentina alcanzó su punto más alto en las cuestiones hemisféricas. (33)

Tal como ocurriera en el seno de las Naciones Unidas, dicho cambio no fue abrupto, sino progresivo, pasando del tradicional apego al principio de no intervención a un perfil que combinó dicho apego con el renovado apoyo a la intervención en los casos donde se registrasen violaciones a los derechos humanos. Mientras el caso panameño fue un ejemplo acabado de la primera modalidad, los casos de Haití, Perú y Guatemala evidenciaron el nuevo ímpetu intervencionista en defensa de la democracia en el continente.

b. 1.) La posición argentina en la OEA respecto del caso Panamá: el apego al tradicional principio de no intervención

Antes de desarrollar en detalle la actuación argentina respecto del caso panameño, cabe otorgar al lector algunos datos ilustrativos. Desde la asunción de George Bush al gobierno norteamericano, las relaciones entre Estados Unidos y su otrora aliado en la lucha contra el comunismo en la región, el gobierno panameño de Manuel Antonio Noriega (1983-1989), sufrieron un progresivo desgaste, dados el fin del contexto de Guerra Fría y las vinculaciones de Noriega con el narcotráfico. El 7 de mayo de 1989 se realizaron elecciones en Panamá en las que resultó vencedor el principal opositor a Noriega, Guillermo Endara, pero las mismas fueron anuladas por el Tribunal Electoral, integrado por hombres del gobierno. Ante esta situación, Venezuela solicitó el 11 de mayo la convocatoria a lo que terminó siendo la Vigésimo Primera Reunión de Consulta de la OEA en Washington. El 17 de mayo se acordó enviar a Panamá una Misión integrada por los cancilleres de Ecuador, Guatemala y Trinidad y Tobago, con el fin de llegar a una solución que respetara la voluntad del pueblo panameño. Pero la Misión no logró ninguna concesión de Noriega. El mismo tema fue también considerado por la XIX Asamblea General de la OEA en noviembre de 1989, pero tampoco prosperó ninguna iniciativa. Los países miembros de la región respondieron a través del canal bilateral: la suspensión de relaciones diplomáticas con Panamá. (34)

Ante la falta de una respuesta efectiva por parte de la OEA, Estados Unidos decidió intervenir unilateralmente, invadiendo Panamá el 20 de diciembre de 1989. El 26 Guillermo Endara juraba como nuevo presidente, en la zona norteamericana del Canal.

Frente a esta situación, el gobierno de Menem enarboló una posición tradicional de la diplomacia argentina: la defensa del principio de no intervención. Así, en la Reunión de Consulta que tuvo lugar el 17 de mayo, la delegación argentina sostuvo que era necesaria una solución elegida por y para los panameños y no impuesta desde Washington. (35)

Asimismo, durante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, que tuvo lugar ente los días 20 y 22 de diciembre de 1989, el representante permanente de la Argentina ante la Organización, embajador Juan Pablo Lohlé, sostuvo la necesidad de garantizar en Panamá “la plena vigencia de las instituciones políticas” así como “el retiro de las tropas (norteamericanas) de Panamá”. (36)

En el ámbito de la Asamblea General, Argentina respaldó junto a la mayoría de los países un proyecto de resolución preparado por los países del Grupo de los Ocho que condenaba la intervención norteamericana en Panamá en términos mucho menos severos que los utilizados por el documento que había elaborado la representación de Nicaragua, basándose en estrictos principios jurídicos para condenar la invasión. La Asamblea aprobó por mayoría el proyecto presentado por los Ocho, con el voto en contra de Estados Unidos y las abstenciones de Guatemala, Honduras, El Salvador, Antigua y Barbuda, Venezuela y Costa Rica. La resolución aprobada “deplora profundamente” la intervención militar de Estados Unidos en Panamá y reclamaba el pronto retiro de las tropas extranjeras. Dicha resolución reflejaba la posición mayoritaria de los países de América Latina en respaldo a los principios de no intervención y de libre determinación de los pueblos. (37)

b. 2.) El intervencionismo argentino en defensa de la democracia en la OEA: el Compromiso de Santiago

Junto al apego al tradicional principio de no intervención, la diplomacia argentina adoptó durante los años de gobierno de Menem un perfil fuertemente intervencionista respecto de los casos de amenaza a la democracia y de violación a los derechos humanos en el continente. Los síntomas de la existencia de este segundo componente en el comportamiento de la diplomacia argentina comenzaron a notarse el 4 de junio de 1990, ocasión en la que seis presidentes latinoamericanos (Carlos Menem por Argentina, Luis Lacalle por Uruguay, Fernando Collor de Mello por Brasil, el general Andrés Rodríguez por Paraguay y el presidente por Surinam, firmaron la llamada “Declaración de Asunción” al celebrarse el primer centenario del Sistema Interamericano que dio lugar a la llamada Organización de los Estados Americanos. Esta “Declaración de Asunción” o “Declaración del Centenario” del Sistema Interamericano quedó abierta a la firma de los miembros restantes de la OEA (32 en total). (38) En el contexto de la firma de este documento, se registraron matices divergentes entre las respectivas posiciones del presidente de Argentina y el del Uruguay, ya que Menem tuvo una posición más contemporizadora respecto de Estados Unidos que la que tuvo su colega Lacalle. Así, el primero sostuvo que “vería con más agrado la creación de una liga de presidentes americanos no tan sólo latinoamericanos”, dado que

“(…) necesitamos crecer y es fundamental para esto integrar a los Estados Unidos, lo que no significa depender de ellos (...) hay una bohemia (vinculada con) la integración latinoamericana (pero) (...) hay que ser realistas, porque sumar pobreza a la pobreza no es viable para el crecimiento (...) la riqueza viene de los países centrales”. (39)

A diferencia de su colega argentino, Lacalle fustigó duramente a los Estados Unidos, al afirmar que la situación económica de América Latina y de los EE.UU. “merece un replanteo”.  (40)

Por cierto, un paso trascendente en la adopción de un perfil comprometido de defensa de la democracia por parte de la diplomacia argentina fue la firma del llamado “Compromiso de Santiago con la democracia y con la Renovación del Sistema Interamericano” el 5 de junio de 1991. Firmado en el contexto de la reunión de cancilleres de los 34 países miembros de la OEA que tuvo lugar en la capital chilena, dicho documento contempla un moderado mecanismo de reacción ante los golpes de estado y de defensa de la democracia. (41)  Asimismo, la declaración de Santiago estableció el compromiso de los países miembros de la OEA “con la promoción y protección de los derechos humanos y la democracia representativa, condición indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región”. Otros objetivos destacados por el documento fueron los de intensificar la lucha solidaria contra la pobreza, fortalecer la democracia representativa, promover la apertura comercial y la reducción de la deuda externa y contribuir a la protección del medio ambiente, así como combatir el consumo y tráfico de narcóticos. (42)

En forma simultánea con el “Compromiso de Santiago”, fue adoptada la resolución 1080 por parte de la Asamblea General. La misma preveía, en casos de interrupción abrupta o irregular del proceso institucional democrático en cualquiera de los Estados miembros de la Organización, la convocatoria inmediata del Consejo Permanente. Asimismo, reiteraba el compromiso de los Estados miembros de actuar colectiva e inmediatamente para la defensa de la democracia en los casos en que la misma se encontrara amenazada. (43)

Por su parte, el día 6 de junio, los 34 países de la OEA reunidos en Santiago decidieron elaborar un “plan de acción continental”, que sería elaborado por el consejero permanente del organismo con participación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Dicho plan buscaba apoyar e impulsar la “Iniciativa para las Américas” lanzada en 1990 por el presidente norteamericano George Bush con el propósito de establecer una zona hemisférica de libre comercio. Finalmente, resolvieron también reiterar el apoyo de la OEA a las negociaciones entre la Argentina y Gran Bretaña por el futuro de las islas Malvinas, precisando que la solución a la disputa sobre el archipiélago debía contemplar “en forma adecuada los intereses” de los habitantes de las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur. (44)

El día 7, los representantes de Argentina, Brasil y Chile se unieron como copatrocinadores al proyecto de Canadá, para abogar en el seno de la OEA en favor de la limitación del armamentismo y la mayor cooperación americana para la seguridad continental. Además del proyecto argentino-brasileño-canadiense-chileno, y de la referencia en el texto del Compromiso de Santiago a que los esfuerzos por limitar armamentismo debían ser un medio para lograr mayores recursos para el desarrollo socio-económico continental, los cancilleres y embajadores de los 34 países miembros de la OEA resolvieron otras medidas en favor de la limitación de armamentos y en contra de la proliferación de armas químicas y biológicas:

a)      declarar su firme respaldo a los esfuerzos de negociaciones bilaterales y multilaterales -en particular en el seno de las Naciones Unidas- encaminados a eliminar toda forma de proliferación de armas de destrucción masiva y lograr una prohibición global y más efectiva del desarrollo, producción, acumulación y diseminación de las armas químicas y biológicas;

b)      instar a todos los miembros de la comunidad internacional a actuar con prudencia en cuanto a la transferencia de armas; y

c)      solicitar al Consejo Permanente (de la OEA) que estudiara los problemas que la proliferación de instrumentos de guerra y armas de destrucción masiva plantean para la seguridad internacional y para el avance del desarrollo.

En sus consideraciones, la resolución estipula que los propósitos esenciales de tales esfuerzos están encaminados a:

1)      afianzar la paz y seguridad del continente; y

2) alcanzar una efectiva limitación de armamentos, que permita dedicar el mayor número de recursos al desarrollo económico y social de los Estados miembros de la OEA. (45)

A fin de poner en funcionamiento el Compromiso de Santiago, la OEA aprobó la creación de un grupo de trabajo que en 1992 estableció el Comité Especial de Seguridad Hemisférica. Argentina presidió este foro hasta su transformación en el Comité Permanente de Seguridad Hemisférica. Como en el caso del citado Compromiso de Santiago, Argentina y Canadá jugaron un rol de vanguardia en la creación de este organismo y, con ella, en la incorporación de este tema en el sistema institucional de la OEA. Si bien Estados Unidos adoptó respecto de este proceso un bajo perfil, apoyó con firmeza el mismo, frente a las posiciones críticas de Brasil y México. (46)

b. 3.) La posición intervencionista de la Argentina en la OEA: el caso de Haití

La mencionada posición argentina de alto compromiso con la defensa de la democracia en la región –incluso a través de la intervención- se manifestó claramente ante el golpe militar ocurrido en Haití, que derrocó a Jean Bertrand Aristide el 29 de septiembre de 1991.

Al día siguiente, 30 de septiembre, tuvo lugar una sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, en la que, invocándose el contenido de la citada resolución 1080, sus participantes condenaron el golpe de Estado y resolvieron la convocatoria a una Reunión Ad Hoc de Ministros de Relaciones Exteriores. La misma se concretó el día 2 de octubre, y contó con la presencia del presidente depuesto Aristide. En ese marco, se adoptó la resolución 1/91 que resolvió: 1) la suspensión de los vínculos económicos, financieros y comerciales con Haití, así como la ayuda y cooperación técnica a la isla (con excepción de la de carácter humanitario);  2) el envío urgente de una misión presidida por el Secretario General de la Organización que

“exprese a quienes detentan de hecho el poder el rechazo de los Estados americanos a la interrupción del orden constitucional”. (47)

En el contexto de la sanción de esta resolución 1/91, el representante argentino, Guido Di Tella, dio una acabada prueba de su postura intervencionista al manifestar que si los responsables del golpe no reponían a Aristide, la Argentina estaba dispuesta a intervenir militarmente en Haití. (48)

El 3 de octubre, Argentina presentó en la Reunión Ad Hoc de Cancilleres de la OEA una propuesta destinada a reformar la carta de la Organización, a fin de permitir la constitución de misiones de carácter civil como de fuerzas de paz en casos de crisis en situaciones democráticas registradas en la región. Al respecto, el vicecanciller argentino, Juan Carlos Olima, sostuvo que la OEA

“debe adquirir capacidad de acción en la región, similar a la que tienen las Naciones Unidas, y sólo la existencia de esas nuevas capacidades permitirá que las resoluciones de nuestra Organización adquieran un poder de convencimiento que, en caso contrario, no tendrían”. (49)

El día 4 de octubre, Di Tella formó parte de la misión de la OEA solicitada por el presidente depuesto. Dicha misión llegó a Puerto Príncipe, y estuvo encabezada por el secretario general del organismo, Joâo Bena Soares, de Brasil, e integrada por los cancilleres Guido Di Tella (Argentina), Carlos Iturralde (Bolivia); Barbara Mc Dougall (Canadá); Bernd Niehaus (Costa Rica); David Coore, (Jamaica); Sahadeo Basdeo (Trinidad-Tobago) y Armando Durán (Venezuela), y el secretario adjunto para Asuntos Interamericanos del gobierno de los Estados Unidos, Bernard Aronson. La misión hemisférica inició conversaciones con los dirigentes del golpe militar, con el fin de convencerlos de restituir a Aristide para evitar la aplicación de duras sanciones económicas y diplomáticas (ese mismo día 4 el presidente norteamericano, George Bush, ordenó congelar todos los bienes del gobierno haitiano en los Estados Unidos). (50) Pero la misión regresó a Washington dos días después, sin haber logrado que Aristide retornase al gobierno haitiano. (51)

El 8 de octubre, la Reunión Ad Hoc de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA adoptó una nueva resolución sobre el caso haitiano, como consecuencia del agravamiento de la situación interna en la isla. La Resolución 2/91 exhortaba a los Estados miembros de la Organización

“a que en forma inmediata procedan al congelamiento de los activos del Estado haitiano y apliquen un embargo comercial a Haití, salvo excepciones de carácter humanitario”. (52)

Además, la nueva resolución atendió a la solicitud del ex presidente Aristide, y creó una misión de carácter civil para el restablecimiento y fortalecimiento de la democracia constitucional en Haití (OEA-DEMOC), cuya organización fue encomendada al Secretario General. (53)

En completa sintonía con el espíritu de esta resolución –y con las preocupaciones norteamericanas por la compleja situación panameña-, el canciller Di Tella se declaró el día 9 de octubre en favor de una reforma de la Carta de la OEA que permitiera constituir “fuerzas de paz” para actuar en aquellos casos en que la democracia se viese comprometida. También Di Tella propuso analizar la posibilidad de que la OEA solicitara al Consejo de Seguridad de la ONU, en el caso de que resultara imprescindible, el envío a Haití de una fuerza integrada por países de la región. (54)

Mientras tanto, la falta de avances en la situación interna de Haití llevó a una nueva resolución, la 3/92, adoptada el 17 de mayo de 1992, en el contexto de una nueva Reunión de Consulta de los Ministros de Relaciones Exteriores, que resolvió profundizar la verificación del embargo comercial, denegar facilidades portuarias a cualquier navío que no respetase el embargo, no conceder visas de ingreso a los autores y partidarios del golpe y otorgar ayuda humanitaria a los sectores más empobrecidos de la sociedad haitiana. (55)

El 13 de diciembre del mismo año, se llevó a cabo una Reunión Ad Hoc de Cancilleres miembros de la OEA que resolvió encargar al Presidente de la Reunión y al Secretario General la actuación en forma coordinada con el Secretario General de la ONU para facilitar el diálogo político en Haití y explorar la posibilidad de llevar el tema haitiano al Consejo de Seguridad de la ONU. (56) Como fruto de esta cooperación surgió la Misión Civil Internacional en Haití para la verificación del cumplimiento de los derechos humanos y la designación conjunta de un enviado especial –el ex canciller argentino Dante Caputo- para facilitar el diálogo y un acuerdo que permitiera la restauración de la democracia en la isla. (57)

Tras un breve período de levantamiento de las sanciones impuestas a Haití, dispuesto en forma conjunta por los Secretarios Generales de la OEA y la ONU como una respuesta favorable a la firma del acuerdo de Governor’s Island en julio de 1993 (58), la falta de cumplimiento de dicho acuerdo y el rebrote de la violencia en Haití llevaron a un reforzamiento de las medidas de embargo por parte de ambas organizaciones. El mismo fue establecido en la resolución 6/94, aprobada por la Reunión Ad Hoc de Cancilleres de la OEA el 9 de junio de 1994. (59)

Por su parte, la resolución 904 del Consejo de Seguridad, al sostener la necesidad de “recurrir a todos los medios necesarios para facilitar la partida de Haití de los dirigentes militares” avaló el ingreso de una fuerza multinacional. La presencia de tropas norteamericanas en la isla marcó el final de esta historia: el presidente Aristide regresó y fue repuesto en su cargo el 15 de octubre de 1994.

b. 4.) La posición intervencionista de la Argentina en la OEA: el caso de Perú

Por cierto, el “autogolpe” que el presidente peruano Alberto Fujimori diese en Perú por decreto del 5 de abril de 1992 (disolución del Congreso e intervención del Poder Judicial, el Ministerio Público, el Consejo Nacional de la Magistratura y el Tribunal de Garantías Constitucionales), otorgó un nuevo caso de aplicación de este perfil intervencionista propiciado por el canciller Di Tella. En el marco de la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, llevada a cabo el 6 de abril de 1992 según el mecanismo previsto por la citada resolución 1080, Di Tella sostuvo el 9 de abril que frente a la crisis peruana “no se puede usar el argumento del principio de no intervención” porque “hay valores fundamentales que todos los países de América Latina han abrazado, incluso el propio Perú”. Finalmente, el titular del Palacio San Martín advirtió que en el caso peruano

“Hay muchos presos, muchas personas que están prófugas y estamos extremadamente preocupados, porque si hay violación a los derechos humanos no hay negociación.” (60)

El 13 de abril, los cancilleres de la OEA aprobaron una declaración en que se deploró profundamente el golpe de Estado en el Perú, pero la misma -a diferencia del caso de Haití- no contenía sanciones económicas. En esta declaración prevalecieron los lineamientos del proyecto de resolución promovido por los países del Grupo de Río –que incluía a la Argentina y del que en el día 14 se apartó Perú-, cuyo tono era más moderado que el presentado por los países centroamericanos y del Caribe. En la resolución final –la 1/92-, se instaba al Perú a restablecer el orden institucional democrático y la vigencia de los derechos humanos. También se solicitaba el envío de una misión, encabezada por el secretario general de la OEA, Joao Baena Soares, que gestionase ante las autoridades peruanas con el propósito de restaurar la democracia representativa en aquel país. Por su parte, el secretario de Estado norteamericano, James Baker, dijo en la OEA que Washington no enviaría nueva asistencia al Perú hasta que en dicho país se restableciese claramente la democracia. (61)

Al día siguiente, los cancilleres americanos de la OEA decidieron por votación de 33 a 0 que la disolución del Congreso, la detención de dirigentes políticos y el control de los medios de comunicación

“afectan gravemente la vigencia de los mecanismos constitucionales en el Perú (así como en toda) la región.” (62)

En el contexto del progresivo agravamiento de las respectivas situaciones internas en Haití y en Perú, el 20 de mayo de 1992, la OEA aprobó por consenso una propuesta argentina para reformar la Carta del organismo y excluir de su seno a los regímenes golpistas. La propuesta –que otorgaba a la organización panamericana “potestades intrusivas” similares a las de Naciones Unidas tales como obligar un embargo y poder conformar cuerpos militares de paz- fue aprobada por unanimidad, pero Perú anunció su intención de no votar, lo que técnicamente se computó como una ausencia. La llamada “Declaración de Nassau” rechazó en el tono “más enérgico y categórico” cualquier intento contra el orden democrático y constitucional. Frente a esta decisión, el canciller argentino, Guido Di Tella, no ocultó su satisfacción y señaló que la simple decisión de alterar la Carta del organismo panamericano ayudaría a éste en sus negociaciones con el gobierno del presidente Alberto Fujimori tendientes a lograr la plena restitución del régimen democrático en Perú. Aunque admitió que aún no había consenso para una medida tal en el seno de la Organización, Di Tella se mostró confiado en que la reforma de Carta dispuesta ese día 20 de mayo fuese un paso inicial en esa dirección. (63)

No obstante esta fuerte convergencia de la diplomacia argentina con la posición norteamericana en materia de defensa de la democracia en los casos haitiano y peruano, en el caso de la sanción de la ley Helms-Burton de embargo contra el régimen cubano, tratado por la XXVI Asamblea General de la OEA en Panamá los días 3 a 7 de junio de 1996, los representantes argentinos se sumaron a la mayoría en la crítica a la efectividad de dicha legislación. (64) Por cierto, este ejemplo fue una nueva confirmación del carácter no automático del perfil de alineamiento con Estados Unidos adoptado por la administración Menem.

b. 5.) La actuación argentina en la CICAD

Por cierto, un capítulo puntual de la actuación argentina en la OEA lo constituyó su rol en un órgano específico de la organización: la Comisión Interamericana de Control de Abuso de Drogas (CICAD), creada durante la Sexta Asamblea General de la OEA, que tuvo lugar en la ciudad de Guatemala en noviembre de 1996.

En este ámbito específico, la Argentina evidenció sus diferencias con Estados Unidos tanto en lo que respecta al problema de las responsabilidades como en lo referente a los sistemas de evaluación de la implementación de la política antidrogas. Respecto del primer aspecto, sostuvo la necesidad de respetar los principios de “responsabilidad compartida” y de “equilibrio” reconocidos en el Plan de Acción de Río (65). En cuanto a los métodos de evaluación de la política antidrogas criticó junto a la mayoría de los países de la región el mecanismo de certificación-descertificación adoptado por Estados Unidos desde 1986 como instrumento de lucha antidroga. En su lugar, la diplomacia argentina propuso, como lo hiciera en el ámbito de Naciones Unidas, un Mecanismo de Evaluación Multilateral (el MEM) que fue aprobado durante la XXV Reunión Ordinaria de Sesiones de la CICAD en Montevideo, Uruguay, en octubre de 1999. No obstante, Estados Unidos se reservó el derecho de continuar con la práctica de certificación, en parte porque el mecanismo alternativo propuesto no contaba con el poder suficiente como para imponer sanciones. (66)

c) La actuación argentina en el Grupo de los Ocho: convergencias y divergencias con las posiciones de Estados Unidos

Durante la reunión de los cancilleres de los países miembros del Grupo de los Ocho que tuvo lugar a fines de marzo de 1990, se trataron dos temas sensibles de la agenda con Estados Unidos: el conflicto entre Washington y La Habana y la situación en Panamá. Respecto de la primer cuestión, las transmisiones de la emisora norteamericana TV Martí sobre la isla caribeña y la consecuente indignación del gobierno de Fidel Castro dividieron la opinión de los ministros. Una iniciativa mexicana, en la que se proponía señalar que las transmisiones eran violatorias de los convenios internacionales, fue rechazada. Por su parte, los cancilleres de la Argentina, Brasil, Colombia, Perú, Venezuela y Uruguay coincidieron con México en que la “invasión electrónica” de los Estados Unidos era ilegal, pero algunos de ellos alegaron que tampoco se podía cuestionar el derecho a informarse del pueblo cubano.

Respecto de la cuestión panameña, los cancilleres del Grupo de Río, en una declaración conjunta, acordaron que las tropas de los Estados Unidos acantonadas en Panamá desde la invasión de diciembre de 1989 debían limitar sus actividades “exclusivamente” a sus bases militares. Además exhortaron a que dichas fuerzas se abstuvieran de realizar actos “dentro de la esfera de competencia exclusiva de la soberanía panameña”. También los cancilleres del Grupo señalaron que era “imperativo” que el gobierno de Panamá cumpliera con sus obligaciones sobre asilo diplomático y asegurara el “pleno respeto” a la inviolabilidad e inmunidad de las misiones diplomáticas en ese país centroamericano. Enfatizaron que el proceso de legitimación democrática en Panamá “requiere de una consulta popular sin injerencias externas”. (67)

d) La actuación argentina en el Grupo de Río: convergencias y divergencias con las posiciones de Estados Unidos

Respecto de las propuestas de este foro (sucesor del Grupo de los Ocho, conformado por Argentina, Brasil, Colombia, México, Perú, Venezuela, Uruguay, Chile y Ecuador) que podían tener eco en la agenda multilateral entre Argentina y Estados Unidos, cabe destacar el parcial respaldo del mismo a la “Iniciativa para las Américas” del presidente Bush durante la reunión de presidentes del Grupo que tuvo lugar en Caracas los días 11 y 12 de octubre de 1990. (68) Cabe destacar, asimismo, la aceptación de la propuesta del presidente Menem de formación de una junta que unificara las legislaciones contra el delito de narcotráfico en la región. Dicha aceptación tomó la forma de una iniciativa concreta: el encargo de que un grupo de juristas especializados elaborase una especie de código penal que pudiese ser aplicado como legislación supranacional para combatir el narcotráfico, y promover ese instrumento en las Naciones Unidas y otros foros. (69)

Durante la reunión de emergencia de los cancilleres del Grupo de Río en Caracas (Venezuela) los días 27 y 28 de enero de 1991 (70), se buscó una respuesta conjunta frente a otro tema  de interés para Washington: la Guerra del Golfo Pérsico. Respecto de esta cuestión, el documento conjunto estableció: a) el establecimiento de una comisión integrada por delegados de Colombia, Chile y Ecuador, encargada de realizar un seguimiento sobre las repercusiones de la Guerra del Golfo en América Latina y el análisis de proposiciones y mecanismos que permitieran al Grupo de Río realizar una contribución efectiva en la resolución de la crisis en esa región; b) la atención a los problemas de abastecimiento y precios sin prejuicio de los compromisos existentes no sólo en el sector petrolero sino en las demás fuentes de energía; c) la aceleración del funcionamiento de un fondo estratégico de inversiones de fomento de la integración constituido por recursos provenientes de aumentos de precios de las materias primas; y d) la realización de una reunión de ministros de energía -en fecha por fijar- para examinar las iniciativas a adoptarse en esta cuestión. (71)

Respecto del contenido del comunicado, el canciller argentino, Domingo Cavallo, comentó que éste era la mejor demostración de la unidad de la región que

“encomendó mecanismos prácticos para que los países productores otorguen prioridad en la provisión de petróleo a los importadores, con el fin de reducir el grado de vulnerabilidad de sus economías”. (72)

Por su parte, en la reunión preparatoria de cancilleres del Grupo de Río en la localidad colombiana de Cartagena de Indias, que sesionó los días 30 de noviembre y 1º de diciembre de 1991, se trataron dos cuestiones importantes de la agenda regional y de la agenda con Estados Unidos: Cuba y Haití. Respecto de la primera cuestión, la misma despertó serias divergencias entre los cancilleres del Grupo. Mientras Colombia, Venezuela y, sobre todo, México (el llamado Grupo de los Tres) eran partidarios de una ofensiva por el fin del aislamiento del régimen de Fidel Castro sin otras condiciones que “mayores reformas democráticas y respeto de los derechos humanos”, la Argentina se mostró partidaria de una postura más enérgica de democratización en el régimen político de la isla. Esta última postura encontró resistencia incluso en el principal socio del MERCOSUR, Brasil, cuyo canciller, Francisco Rezek, sostuvo que se debía integrar a Cuba “por la vía del diálogo” y no a través  de “aislacionismos, presiones ni hostilidades”. (73) Finalmente, el Grupo ofreció plena colaboración a Cuba para superar su crisis y dejó en claro la adhesión al principio de no intervención y de libre determinación de los pueblos. (74)

Estas divergencias respecto al tema cubano volvieron a emerger en ocasión de la reunión del Grupo de Río que tuvo lugar a fines de marzo de 1992. Mientras México, a través de su canciller Fernando Solana, encabezó al sector opuesto a opinar sobre la situación cubana enarbolando el principio de no intervención, la Argentina, por medio de su vocero, el canciller Guido Di Tella, ocupó el ala extrema opuesta, que pretendió pedir la convocatoria a elecciones en la isla. Pero las exigencias argentinas de condenar las violaciones de derechos humanos y pedir elecciones no fueron contempladas por el resto de los integrantes del Grupo. (75)

Respecto de la cuestión haitiana, en la citada reunión del Grupo de Río que tuvo lugar en Cartagena de Indias a fines de 1991, varios participantes condenaron la situación planteada tras el golpe militar que derrocó al presidente constitucional Jean Bertrand Aristide. Así, el viceministro de Relaciones Exteriores de Colombia, Rodrigo Pardo, indicó que la convocatoria a nuevas elecciones, anunciada por el régimen de facto gobernante, “hace más difícil el manejo de la situación”. En coincidencia con el representante colombiano, el canciller de Costa Rica comentó que tal convocatoria era una maniobra destinada a desconocer la legitimidad de la presidencia de Aristide y “debemos evitar esta nueva afrenta a la democracia”. Por su parte, el canciller argentino, Guido Di Tella, propuso que se introdujese en la Carta de la OEA un mecanismo que autorizara una respuesta continental inmediata a cualquier intento de golpe de estado. Dicha propuesta no despertó resistencias en las reuniones preparatorias de los cancilleres. (76)

El tema haitiano reapareció en la Quinta reunión cumbre del Grupo, que sesionó en localidad colombiana de Cartagena de Indias en los primeros días de diciembre de 1991. (77) En dicha oportunidad, el presidente argentino, Carlos Menem, planteó enérgicamente la necesidad de que la comunidad latinoamericana actuara en el caso haitiano de manera ejemplar frente al golpismo. Asimismo, Menem impulsó un embargo económico a Haití todavía más severo que el entonces vigente, posición que encontró eco general pero despertó dudas de parte de Brasil respecto de su verdadera efectividad. También se tocó el tema Cuba, tópico en el que volvieron a registrarse diferencias entre la posición optimista de los presidentes del Grupo de los Tres (Colombia, México y Venezuela) -que destacaron la existencia de signos de apertura en el régimen castrista- y el duro tono del presidente argentino Carlos Menem, quien recordó que la exportación de la revolución cubana había dejado un costo de millares de vidas en el continente y que los alegados cambios contrastaban con la realidad e esos días de la detención de cuatro políticos opositores por haber dialogado con el jefe de un gobierno regional español. La cumbre concluyó con el triunfo de las posiciones moderadas (la de Brasil incluida) frente a la posición más enérgica de la Argentina sobre los casos de Cuba y Haití. Así, la cumbre se limitó a sentar “su preocupación y esperanza” sobre el regreso de Cuba al sistema interamericano, a ratificar  lo actuado por la OEA en el caso haitiano. (78)

Por su parte, en la reunión de Cancilleres del Grupo de Río que tuvo lugar en Buenos Aires los días 26 y 27 de marzo de 1992 (79) se tocaron varios temas relevantes de la agenda multilateral con Estados Unidos: las situaciones haitiana y venezolana, presentadas en el discurso de apertura del presidente Menem como amenazas a la estabilidad de las instituciones democráticas (80); la necesidad de democratización del régimen cubano, expresa en un documento conjunto del Grupo (81); y el atentado contra la embajada de Israel en Buenos Aires como ejemplo del accionar del terrorismo internacional, que también fue objeto de una declaración del foro. (82)

Tras la declaración de “condena enérgica” a todo intento de interrumpir el orden institucional en Venezuela, efectuada él 27 de noviembre por los integrantes del Grupo de Río (83). Esta cuestión volvió a formar parte de la agenda del Grupo en la VI Cumbre Presidencial de los días 1° y 2 de diciembre en Buenos Aires. (84) Además de la cuestión venezolana, la declaración final de esta reunión sentó la posición de los países miembros del Grupo respecto de varios temas “sensibles” a las autoridades de la Casa Blanca:

1)   respecto de la situación de Perú, el reconocimiento del “carácter positivo de las elecciones del 22 de noviembre”, fue considerado como “un paso importante en el proceso hacia el pleno restablecimiento de la democracia representativa y de los derechos humanos”;

2)      respecto de la situación en Cuba, la reafirmación de la declaración efectuada por los presidentes y jefes de gobierno del Grupo de Río de diciembre de 1991;

3)      respecto de los planes de ajuste, los presidentes del Grupo se comprometieron a continuar con programas para eliminar los desequilibrios estructurales, en particular la pobreza y la marginalidad;

4)      respecto de la integración comercial, los participantes de la VI Cumbre expresaron su satisfacción por la conclusión del Tratado de Libre Comercio que México firmó con Estados Unidos y Canadá. Para una próxima cumbre, los miembros presentes del Grupo de Río se comprometieron a presentar una propuesta que armonice los diversos procesos de integración hasta “hacer converger todos ellos en una zona de libre comercio única para América”;

5)      respecto de la Ley Torricelli, los participantes de la Cumbre expresaron en la declaración final su preocupación por los intentos de dar carácter extraterritorial a la legislación de cualquier país, considerando a los mismos como intrínsecamente incompatibles con el derecho internacional y atentatorios de la soberanía de los integrantes de la comunidad; y

6)       respecto del narcotráfico, la declaración final propiciaba encontrar soluciones integrales en un contexto de responsabilidad compartida donde se desarrolla la producción, el tráfico y el consumo. Finalmente, los participantes de esta VI Cumbre enviaron un mensaje de solidaridad con el presidente venezolano Carlos Andrés Pérez; y uno al director general del GATT, Arthur Dinkel, exhortándolo a abandonar las barreras proteccionistas en favor de un sistema de comercio internacional libre, estable y no discriminatorio. (85)

Una tendencia similar ocurrió en el transcurso de la VII Cumbre del Grupo reunida en Santiago de Chile en octubre de 1993, de la que participaron once presidentes (los de Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, México, Paraguay, Perú –país que se reintegró al Grupo tras un año de suspensión-, Uruguay, Venezuela y El Salvador –en representación de América Central-. Argentina estuvo representada por el canciller Guido Di Tella debido a que el presidente Menem estaba en ese momento internado. También Jamaica envió a su canciller. Los temas tratados en dicha oportunidad fueron el estado de la Ronda Uruguay del GATT, el deterioro económico de la sociedad cubana, la situación en Haití y en Nicaragua. Argentina manifestó especial preocupación por el fracaso de la Ronda Uruguay del GATT y por el afianzamiento de la democracia en Cuba y Haití. (86)

En la VIII Cumbre del Grupo Río, reunida el 10 de septiembre de 1994 en Río de Janeiro (Brasil), los 14 presidentes del Grupo reclamaron unánimemente el levantamiento del embargo norteamericano contra Cuba y exhortaron al régimen militar de Haití a renunciar para evitar una invasión. En lo que constituyó uno de los pronunciamientos más explícitos del Grupo sobre la situación de Cuba, se ratificó el principio de no intervención y autodeterminación y la necesidad de una transición pacífica hacia la democracia y el pluralismo en la isla, lo cual fue considerado "indispensable" por el documento final. Vale aclarar que esta última exigencia debió pasar por el tamiz de la disputa que estalló entre los "duros"  -entre quienes se encontraron la Argentina, Chile, Venezuela, Uruguay, Paraguay, Ecuador, Panamá y la representación de América Central-, que reclamaban enérgicamente la democratización del régimen cubano; y los "blandos" -Brasil y México-, que querían diluir el reclamo partiendo de la idea de que el Grupo no debía inmiscuirse en los asuntos internos de los Estados. (87)

Por cierto, el resultado de esta VIII Cumbre constituyó una nueva frustración para el presidente Menem en lo referente al tema de los derechos humanos en Cuba. En esa oportunidad, el mandatario argentino recalcó que si los países latinoamericanos habían combatido las tiranías de Paraguay y Chile debían hacer lo mismo con la de Cuba. (88) Por su parte, el canciller Di Tella respondió a sus críticos destacando que la postura argentina en el Grupo de Río no era una postura de dureza “sino una muestra de lealtad hacia Cuba y los cubanos”. (89)

No obstante los altos decibeles de estas declaraciones –y del hecho que Argentina había respaldado junto a Estados Unidos la moción de creación de una fuerza multinacional de intervención en Haití, en el ámbito del Grupo de Río la Argentina privilegió la solidaridad con sus pares de la región y se sumó al consenso general en contra del mantenimiento del embargo norteamericano contra Cuba y en contra de la resolución 940 del Consejo de Seguridad que daba luz verde a la intervención militar en Haití-. (90)

Durante la X Cumbre del Grupo de Río en Cochabamba (Bolivia), reunida los días 3 y 4 de septiembre de 1996, se elaboró un documento final -llamado "Declaración de Cochabamba"- que tenía como idea central la identificación de la pobreza, el narcotráfico y la corrupción como peligrosos enemigos de la democracia en la región. Asimismo, el documento promocionaba la democracia representativa como forma de gobierno y un leve repudio a la Ley Helms-Burton, producto del esfuerzo por superar las diferencias producidas entre la posición del presidente ecuatoriano Abdalá Bucaram -quien deseaba mayor dureza en el repudio a la ley norteamericana- y la actitud más flexible del presidente argentino Carlos Menem (este último respaldado a su vez por sus colegas Alberto Fujimori, de Perú; Fernando Henrique Cardoso, de Brasil y Eduardo Frei, de Chile). (91)

En ocasión de la Cumbre de presidentes del Grupo de Río en Asunción, en agosto de 1997,  Chile logró incluir en la agenda de la reunión la inclusión de Argentina como aliado extra-OTAN de los EEUU. Respecto de la otra cuestión conflictiva -las divergencias entre Argentina y Brasil por el tema del asiento permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU-, los miembros del Grupo reiteraron el pedido de ampliación del Consejo y que América Latina estuviese representada en ese organismo. También volvieron a expresar su rechazo a la aplicación unilateral y extraterritorial de la norma Helms-Burton. (92)

Finalmente, en ocasión de la XII reunión Cumbre del Grupo de Río en Panamá, los días 4 y 5 de septiembre de 1998, en la que estuvieron ausentes los presidentes argentino y brasileño, Carlos Menem y Fernando Henrique Cardoso (93), salió a la luz la “Declaración de Panamá”, que criticó tanto la política exterior norteamericana hacia Cuba (en particular la ley Helms-Burton, que endurece el embargo contra la isla) como los mecanismos de certificación unilateral aplicados por Washington para calificar a los países latinoamericanos en su lucha contra la producción y el tráfico de drogas. Las delegaciones de Argentina, Brasil y Uruguay lograron imponer en esta reunión como temas prioritarios de agenda las relaciones de la región con la Unión Europea, la consolidación democrática ante el desafío del terrorismo y el narcotráfico y la crisis financiera global (precipitada en ese momento por la caída del rublo ruso). (94)

e) La actuación argentina en la Cumbre de las Américas

Entre el 9 y el 12 de diciembre de 1994, tuvo lugar la primera Cumbre de las Américas en Miami, que contó con la participación de 34 países. Durante la misma, el presidente norteamericano, Bill Clinton, criticó al régimen cubano y destacó la importancia de crear una zona de libre comercio desde Alaska hasta Tierra del Fuego. Por su parte, y en simetría con Washington, Argentina también adoptó una postura activa contra Fidel Castro, pero la misma no gozó de consenso entre los países de la región. No obstante, hubo un tema donde las posiciones argentina y norteamericana se distanciaron: el de los subsidios agrícolas. Ante una propuesta argentina para que Washington declarara a América Latina "libre de subsidios", el gobierno norteamericano sostuvo que "no está preparado" para dar este paso. (95)

Los puntos principales de la declaración final de la Cumbre de Miami fueron los siguientes:

1)      la reafirmación de La importancia de la democracia como "indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo en la región";

2)      la mención a la necesidad de combatir la corrupción "de manera integral";

3)      la necesidad de establecer medidas eficaces contra el enriquecimiento ilícito de los empleados públicos;

4)      la cooperación en forma de programas nacionales e internacionales para reducir la producción, uso y tráfico de drogas ilícitas y la rehabilitación de adictos;

5)      la condena al terrorismo "en todas sus formas";

6)      el establecimiento del Area de Libre Comercio de las Américas;

7)      la eliminación progresiva de las barreras al comercio y a la inversión y, a más tardar en el año 2005, alcanzar avances concretos hacia el logro de ese objetivo;

8)      convertir en delito el lavado del producto de cualquier delito grave;

9)      estudiar la posibilidad de una convención interamericana para combatir el lavado de dinero;

10)   instar a la OEA y al BID para que brindasen asistencia a los países en el cumplimiento de dichos compromisos;

11)     invitar a la OEA a establecer vínculos con el grupo de trabajo de la OMC sobre el soborno en las transacciones comerciales internacionales; y

12)    convocar a una conferencia especial de la OEA sobre la prevención del terrorismo y promover acuerdos bilaterales y subregionales entre las diversas naciones para enjuiciar a quienes cometen actos terroristas. (96)

Finalmente, en esta primer cumbre, Argentina y Canadá intentaron, sin éxito, incluir el análisis de las cuestiones de seguridad hemisférica en la agenda de la reunión. En particular, las delegaciones de ambos países estuvieron interesadas en llevar a cabo periódicas reuniones de ministros de Defensa de la región, establecer medidas de confianza mutua y otras medidas orientadas a fortalecer el control de la sociedad civil sobre las Fuerzas Armadas. (97)

Por su parte, la II Cumbre de las Américas sesionó en Santiago de Chile en abril de 1998, cuyo tema principal fue, sin lugar a dudas, la constitución del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) a más tardar en el año 2005. Las conversaciones sobre este tópico no registraron resultados concretos, debido a que el presidente norteamericano, Bill Clinton, no pudo llegar a esta reunión con el fast track (vía rápida), autorización que el Congreso debía otorgar al Ejecutivo como paso necesario para negociar acuerdos de libre comercio con los países de la región.

La ausencia de este instrumento del fast track fue un golpe traumático que hizo que los países del MERCOSUR adoptaran en esta II Cumbre una posición prudente y partidaria de negociar en bloque el futuro acuerdo de libre comercio con Estados Unidos. Cabe destacar al respecto la unidad de criterio entre los presidentes argentino y brasileño, Carlos Menem y Fernando Henrique Cardoso. El primero sostuvo que

“(…) El éxito de un proceso de estas características depende de que todos y cada uno de los países nos involucremos, asumiendo nuestros derechos y obligaciones comunes, que no implican desconocer las diferencias en el nivel de desarrollo de los miembros del ALCA (…) Sabemos que no es fácil conseguir una zona de libre comercio que beneficie a todos. Eso requiere de un delicado equilibrio de intereses. Por eso, hemos reafirmado la necesidad de alcanzar un acuerdo único y simultáneo, compatible con todas las necesidades.” (98)

Asimismo, Menem advirtió que si bien se podía negociar la liberalización de los servicios, de la inversión y de la propiedad intelectual –objetivos de sumo interés para los Estados Unidos-, dicha negociación

“(…) no puede ir en desmedro de la discusión de temas como la agricultura, los subsidios o el acceso a los mercados” (99)

Por su parte, Cardoso coincidía en el tono adoptado por su par argentino, y señalaba que

“El ALCA no es una prisión para nosotros (el Mercosur)”. (100)

Ante el mensaje de unidad del MERCOSUR frente al proyecto norteamericano de negociar acuerdos de libre comercio país por país, a partir de la cumbre de Santiago quedó claro que el proceso impulsado por EEUU sería gradual y abarcaría a todo el continente con excepción de Cuba –a menos que este último país democratice su régimen político-. Otros resultados de la cumbre fueron el impulso a la propuesta de un mecanismo multilateral de lucha contra el narcotráfico frente a la certificación unilateral adoptada por Washington; el respaldo a la constitución de un relator especial para la libertad de expresión, dependiente de la OEA, y la creación de un centro hemisférico de estudios sobre la justicia. (101)

Asimismo, en dicha cumbre, el presidente norteamericano demostró su malestar por el acercamiento del gobierno argentino hacia Cuba, la gran ausente de la reunión pero que, a pesar de ello, ocupó un lugar importante en la agenda. El canciller Di Tella y el presidente Menem ofrecieron sus explicaciones a las autoridades de Washington, negando un cambio en la política exterior argentina hacia La Habana. En realidad, la intención del gobierno argentino en la cumbre había sido no la de acercarse a Cuba sino la de mediar entre Fidel Castro y Bill Clinton  –pero esta estrategia fue frustrada por la rigidez de ambas partes-. (102)

A su vez, en el acto de cierre, el presidente brasileño, Fernando Henrique Cardoso, dirigió un mensaje a Fidel Castro, y lo invitó a democratizar el régimen de la isla en los siguientes términos:

“¿Por qué no dar los pasos hacia la democracia que serían tan bienvenidos por todos, para que un día podamos decir: nuestra América es una sola, democrática y fraterna”. (103)

f) La actuación argentina ante las reuniones hemisféricas de Ministros de Defensa

En cuanto a las reuniones de Ministros de Defensa de la región, cabe apuntar que entre los días 7 y 9 de octubre de 1996 tuvo lugar la Cumbre de Ministros de Defensa del Continente en San Carlos de Bariloche (Argentina). Mientras un grupo de países de la región, liderado por Chile, Brasil y México, se opuso a la propuesta norteamericana de creación de un organismo continental de defensa para luchar contra el narcotráfico, el ministro argentino, Jorge Domínguez, se mostró partidario de buscar mecanismos de cooperación en el área, pero a la vez advirtió que había que preservar el respeto a la soberanía, a la integridad y a la capacidad de autodeterminación, lo que fue interpretado, en parte, como una respuesta a la pretendida injerencia norteamericana en las decisiones de la región sobre la lucha contra el narcotráfico. Si bien todos coincidieron que el tráfico de drogas era una de las amenazas más importantes a la seguridad continental, no hubo coincidencias con Washington respecto de que todas las amenazas deban ser desactivadas desde una perspectiva necesariamente militar. La propuesta norteamericana que tuvo buena acogida en el resto de los representantes de los países de la región fue la de formar profesionales civiles expertos en temas de defensa, pero no hubo resolución sobre la iniciativa de Washington de crear un centro de estudios interamericano. El documento final, llamado Declaración de Bariloche, enfatizó como puntos esenciales la democracia como base fundamental de la seguridad hemisférica, la cooperación interamericana para el mantenimiento de la paz y la preservación de la soberanía de cada Estado. (104)

Por su parte, el 2 de diciembre de 1998 sesionó la reunión de la III Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, en Cartagena de Indias, Colombia, ocasión en la que se establecieron una serie de medidas de acción común: la condena al terrorismo y al narcotráfico, el fortalecimiento de instituciones relacionadas con la defensa, la consolidación de los sistemas democráticos en la región, y el compromiso de los participantes de resolver en forma pacífica los conflictos entre los Estados, en los términos estipulados por las cartas de la ONU y de la OEA. (105)

g) La actuación argentina ante la Conferencia de Ejércitos Americanos (CEA)

Como en el caso de las citadas conferencias de Ministros de Defensa, las sucesivas Conferencias de Ejércitos Americanos (106) durante la década de 1990 pusieron en evidencia el contraste entre el alto nivel de convergencia en el plano del discurso respecto del importante papel de los ejércitos de la región en el mantenimiento de la democracia, y las divergencias existentes entre los países americanos respecto del rol que debían jugar los militares en la lucha contra el narcotráfico. Ejemplo al respecto fue la XIX Conferencia de Ejércitos Americanos tuvo lugar en noviembre de 1991 en Fort Mayer y el tema de discusión de la misma el papel de los ejércitos americanos en el mantenimiento de la democracia en el continente. Los objetivos de la XIX conferencia fueron expuestos en su inauguración por el secretario de Defensa norteamericano, Dick Cheney, quien se refirió a la importancia de la cooperación hemisférica para preservar y extender la democracia en el continente, luchar contra el narcotráfico y promover la paz y la estabilidad. (107)

A diferencia de la posición norteamericana, el representante argentino, el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Martín Balza, destacó que la integración hemisférica era

“(…) en el corto plazo, dificultosa para nuestros Ejércitos, ya que no existe integración militar posible sin equilibrio estratégico. Esta condición es imprescindible antes de integrarnos en plenitud aunque ello no implica carrera armamentista alguna. (…)”. (108)

Contra las expectativas de Cheney, Balza sostuvo la idea de una participación subsidiaria y no directa de la Argentina en las siguientes actividades vinculadas a la seguridad global y hemisférica: 1) participación en misiones de organizaciones militares de paz; 2) prestación de apoyo logístico, de asesoramiento técnico, de comunicaciones y de transporte en la lucha contra la narcosubversión; 3) colaboración con medios y personal para hacer frente a desastres naturales que afecten a los bienes y a las personas; 4) apoyo a la comunidad explotando su capacidad de organización y técnica operacional. (109)

Lo propio ocurrió durante la XXI Conferencia de Ejércitos Americanos que tuvo lugar a principios de noviembre de 1995 en la localidad de Bariloche (Argentina). El día 8, los participantes adoptaron una resolución que nuevamente contrarió las expectativas del Pentágono al privilegiar el análisis de la participación de los militares de la región “en el desarrollo interno” de sus respectivos países por sobre la “lucha contra el narcotráfico y la narcosubversión”, opción esta última que era la preferida por la delegación norteamericana. Frente a las posturas extremas sustentadas por los Ejércitos de los países que viven en forma directa el fenómeno, como Colombia y Ecuador, Argentina, a través del director del Estado mayor general Aníbal Laíño, demostró su renuencia a que las Fuerzas Armadas de los países de la región asumieran un rol de primera línea en la lucha contra el narcotráfico y la guerrilla. (110)

Similar tendencia pudo percibir en la XXII Conferencia de Ejércitos Americanos en la localidad de Salinas, Ecuador. Convocada a fines de noviembre de 1997, contó con la participación de 18 jefes militares. Durante la misma, en la que participó el comandante chileno Augusto Pinochet – presencia elogiada por el presidente de la cumbre, el jefe del Ejército del Ecuador César Durán-, se discutieron acuerdos de cooperación entre los ejércitos en temas tales como narcotráfico, guerrilla, delincuencia, apoyo al desarrollo y globalización económica, pero no se avanzó respecto de las expectativas norteamericanas de un compromiso más activo de las Fuerzas Armadas de la región en la lucha antidrogas. (111)

h) El compromiso argentino con los acuerdos y regímenes regionales de seguridad

Por cierto, durante la década de 1990, la diplomacia argentina observó en el ámbito regional, un alto nivel de compromiso con los acuerdos y regímenes regionales de seguridad, acorde al rol activo que mantuvo en el ámbito global. Así, se destacaron pasos que tuvieron una positiva repercusión en las dimensiones bilateral y regional de las relaciones entre la Argentina y los Estados Unidos. Entre estos pasos cabe destacar la citada firma de la resolución 1080 sobre la democracia representativa en junio de 1991, que consagraba un mecanismo automático de salvaguardia para enfrentar cualquier “interrupción abrupta” en la vigencia de los procesos democráticos de los gobiernos de los países miembros de la OEA. (112)

Asimismo, vale destacar también la firma, en septiembre del mismo año, de la Declaración de Mendoza con Chile y Brasil sobre Prohibición de Armas Químicas. A este acuerdo se adhirieron con posterioridad Bolivia, Ecuador, Paraguay y Uruguay. (113)

 

CUARTA PARTE

LA ACTUACION DE LA ARGENTINA EN LOS FOROS ECONOMICOS DE ALCANCE REGIONAL Y SU IMPACTO EN LAS RELACIONES CON ESTADOS UNIDOS

 

Por cierto, las relaciones entre Argentina y el Banco Interamericano de Desarrollo durante la década de 1990 pueden incluirse como otro de los capítulos de la dimensión multilateral de los vínculos argentino-norteamericanos. Dado que el poder de veto se alcanza con sólo tener los dos tercios del total de votaciones, Estados Unidos es el único de los 44 países miembros del BID con verdadero poder de veto. Ya en 1994 concentraba el  34,6 % del total de los votos, mientras que el resto los países latinoamericanos tenían una participación del 53,8 %; los países extranjeros (de Europa, Japón e Israel) un 7,2%; y Canadá un 4,4 %. (114)

En sintonía con el Banco Mundial, el BID fue un actor influyente en las reformas estructurales, de ajuste y de política pública emprendidas a partir de 1989. Durante la década de 1990, el BID incrementó de manera significativa y constante el número de préstamos aprobados anualmente, pasando de 5 préstamos en 1994 a 15 en 1998. Los  mismos se han concentrado en áreas como trabajo y educación, y pueden incluirse genuinamente dentro de la lista de temas de la agenda de política exterior, en tanto fueron los actores estatales –el Ministerio de Economía principalmente, pero también, desde la reforma constitucional de 1994, la jefatura de gabinete- los principales responsables de negociar y aprobar dichos préstamos. (115)

En cuanto al status de los préstamos otorgados por el BID a la Argentina, los especialistas Carlos H. Acuña y María Fernanda Tuozzo destacan que, a pesar del fuerte tono discursivo del Banco y de otros bancos multilaterales de crédito en términos de lucha contra la corrupción y la mejora de la administración pública, las sucesivas crisis de la economía mundial iniciadas con la mexicana en 1994 contribuyeron a que este organismo priorizara hacia la Argentina y otros mercados emergentes de la región préstamos de rápido desembolso destinados a solventar el equilibrio macroeconómico más que los préstamos orientados hacia el ajuste estructural que fueron característicos de los primeros años de la década estudiada por este artículo. Cabe destacar al respecto que, en el caso particular del BID, éste canceló a partir de la crisis asiática de 1998, préstamos del segundo tipo que llegaban a comprometer el 54 % del total de su cartera. (116)

No obstante las dificultades que debió enfrentar la economía argentina a partir de la segunda mitad de la década de 1990, cabe destacar, como reflexión final, la participación del BID en el proyecto Hidrovía Paraná-Paraguay. Por cierto, la misma evidencia un cambio en el perfil de comportamiento que el BID compartió con otros bancos multilaterales de crédito como el BM. Este cambio consistió  en el pasaje del otorgamiento de préstamos de reforma de Estado –característicos del primer lustro de la mencionada década- hacia la financiación de proyectos que poseían un mayor componente participativo favorecido por su contenido social o de medio ambiente. (117)

 El proyecto Hidrovía Paraná-Paraguay consiste en hacer navegables a los ríos Paraná y Paraguay en forma permanente, con el propósito de incrementar el transporte fluvial entre los cinco países que conforman la Cuenca del Plata: Argentina, Bolivia, Brasil, Paraguay y Uruguay. La participación directa del BID en la marcha del proyecto está institucionalizada en la firma de un convenio con los representantes gubernamentales de los cinco países, a su vez expresado en el marco de la Comisión Intergubernal de la Hidrovía (CIH). (118)

En lo que respecta a la dimensión multilateral de las relaciones con Estados Unidos, las acciones desplegadas por los representantes de la diplomacia argentina evidenciaron la vocación por construir una alianza estable con los países integrantes de la coalición occidental, definida por el propio canciller Di Tella como una que

“(…) empieza en Europa, llega hasta Asia y que incluye a buena parte de los vecinos países de América”. (119)

Esta renovada alianza con los países de la coalición occidental estuvo, por cierto, íntimamente vinculada a una redefinición de la identidad del país. Así, de acuerdo con Di Tella, la Argentina era

“un país básicamente europeo con algunas pocas peculiaridades, pero europeo al fin (o al comienzo), insertado plenamente en América Latina” (120)

De acuerdo con esta renovada identidad y comportamiento de perfil occidentalista, el gobierno de Menem procuró reemplazar las fantasías de autonomía bélica, nuclear y misilística por una explícita política de no proliferación de armas de destrucción masiva –evidenciado en la firma del TNP y del MTCR, la ratificación de Tlatelolco modificado, y la firma de acuerdos de control nuclear con Brasil-; a apoyar expresamente a las resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad; y a participar activamente en las fuerzas de paz de las Naciones Unidas. (121)

Por cierto, este renovado compromiso de la Argentina con una coalición occidental liderada por Estados Unidos ha sido percibido por los críticos de la experiencia menemista como un sinónimo de un perfil de alineamiento “automático” con los Estados Unidos y de alejamiento respecto de los países de América Latina. Mientras el primero de los supuestos resulta erróneo, el segundo debe ser profundamente matizado.

Respecto del cambio en las votaciones argentinas en la Asamblea General de las Naciones Unidas, este capítulo comprobó que el mismo no implicó la adopción de un perfil de alineamiento automático. El fin del perfil de “desalineamiento automático” vigente hasta 1991, no implicó necesariamente la aparición de la tendencia opuesta a partir de esta fecha. Especialmente entre los años 1991 y 1995, Argentina aumentó notablemente su margen de coincidencias con Estados Unidos y se acercó al porcentaje de coincidencias de países como España e Italia, pero mantuvo un índice de coincidencias claramente menor que el de países alineados con los intereses norteamericanos como Israel y Gran Bretaña. Tras este alto porcentaje de coincidencias con Estados Unidos entre 1991 y 1995, Argentina redujo dicho índice y se acercó a los porcentajes de Brasil y otros países latinoamericanos entre 1996 y 1999, pero sin retornar al perfil tercermundista propio de los años 1989 y 1990.

Asimismo, el análisis del comportamiento argentino en el ámbito de la Asamblea revela la debilidad de otro de los argumentos sostenidos por los críticos de la política exterior adoptada por la Argentina durante la década de 1990: el referido a un supuesto alejamiento de las votaciones de los países latinoamericanos como contrapartida al alineamiento “automático” con los Estados Unidos. El caso testigo utilizado para comprobar este argumento ha sido el de la cuestión cubana. No obstante, la comprobación del mismo es defectuosa en el caso de las votaciones argentinas respecto de la situación de los derechos humanos en Cuba, y totalmente falaz respecto de las votaciones argentinas en las resoluciones referidas al embargo contra la isla.

En relación con las votaciones argentinas referentes a las resoluciones de condena a la situación a los derechos humanos en Cuba, cabe reconocer que el apoyo de la delegación argentina a la condena norteamericana sobre esta cuestión contrastó con la actitud observada por las delegaciones de países importantes de la región como Brasil, México, Perú y Venezuela. Asimismo, el perfil de votaciones argentino en este tema implicó un quiebre del acuerdo con Brasil para tomar decisiones conjuntas en política exterior gestado durante el gobierno del antecesor de Menem, Raúl Alfonsín. Pero es igualmente cierto que en las cuestiones ligadas a los derechos humanos en Cuba el voto favorable de la Argentina coincidió con las posiciones adoptadas por otros países latinoamericanos, tales como Costa Rica, Chile, El Salvador, Paraguay y Uruguay, que también condenaron las violaciones a los derechos humanos perpetradas por el régimen castrista. A menos que no consideremos a estos países como pertenecientes a América Latina –lo cual contradice la evidencia geográfica, histórica y cultural-, debe ser matizado el supuesto acerca del alejamiento de la Argentina respecto de los votos del resto de la región. 

En el caso de las resoluciones de la Asamblea General referidas a la condena del embargo a Cuba, como se ha dicho, el supuesto del alejamiento argentino respecto del resto de América Latina es abiertamente falaz, pues la diplomacia menemista adoptó una actitud diametralmente opuesta a la observada respecto de la situación de los derechos humanos en la isla. Nunca acompañó la votación norteamericana y en cambio, siguió la tendencia observada por la mayoría de los países de la región, muy especialmente entre los años 1995 y 1999, período en que Argentina reemplazó su voto en abstención por el voto a favor de las resoluciones de condena al embargo.

Algunos críticos de la política exterior de la década de 1990 que han captado la diferencia entre la posición de condena adoptada respecto de la situación de los derechos humanos en Cuba y la de apoyo al fin del embargo económico norteamericano contra la isla, la definen en términos de una supuesta incongruencia de los funcionarios del Palacio San Martín respecto de esta cuestión. Sin embargo, esta aparente incongruencia tiene su explicación en el apego que la diplomacia argentina de la década de 1990 tuvo respecto de tres principios diferentes:

a)      el tradicional principio de no intervención, aplicable a todos aquellos casos de agenda donde no estuviesen en juego principios básicos tales como la defensa de la democracia y los derechos humanos, y defendido como una herramienta para evitar la intervención unilateral norteamericana. Un caso que encuadraba claramente dentro de esta categoría era el del embargo económico decretado por Estados Unidos contra Cuba, vigente desde 1962;

b)      El principio de intervención en defensa de la democracia y la vigencia de los derechos humanos, propio del liberalismo wilsoniano, y vigorizado en el contexto del fin de la Guerra Fría. El apego a este segundo principio llevó a la diplomacia argentina a adoptar una posición intervencionista en los casos de violaciones a dichos derechos como los registrados en Haití, Cuba o las repúblicas de la ex Yugoslavia; y

c)      El principio wilsoniano de distinción entre pueblo y régimen, aplicado desde la perspectiva de un país periférico. A través de esta distinción conceptual, la Argentina acompañó a Estados Unidos en el voto de condena al régimen cubano en materia de violaciones a los derechos humanos del pueblo cubano. Pero no adoptó la misma actitud respecto del embargo económico a La Habana porque las autoridades del Palacio San Martín percibieron a este último como un instrumento de política cuyos costos son pagados por el pueblo cubano y no por el régimen castrista al que supuestamente va dirigido.

Por cierto, este apego a los principios de intervención respecto de los casos de violaciones a los derechos humanos y libertades básicas, de no intervención respecto de las cuestiones no directamente vinculadas a los principios anteriormente citadas y de distinción entre pueblos y regímenes por parte de la diplomacia argentina constituyó un rasgo propio del perfil renovadamente occidentalista de la política exterior argentina durante los años de Menem.

Este perfil no sólo puede observarse en la conducta observada por la Argentina ante la Asamblea General. También en el ámbito del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la diplomacia argentina refrendó su serio compromiso con la alianza occidental. Preocupada por lograr la mayor transparencia posible en la toma de decisiones del Consejo, la Argentina impulsó su reforma, uno de cuyos puntos centrales consistía en el carácter rotativo de los miembros permanentes del Grupo Latinoamericano. La firmeza de la Argentina en este punto provocó roces con Brasil, cuyo interés era precisamente el opuesto, el de obtener un asiento permanente en el organismo.

Por cierto, la existencia de roces con Brasil en este ámbito no implicó, como contrapartida, la total identificación con los votos de Estados Unidos y de otros países del Occidente desarrollado. En realidad, durante su desempeño como miembro en los años 1994-1995 y 1999-2000, Argentina adoptó un perfil de votación que, si bien respaldó el 100 % de las resoluciones adoptadas, en algunos casos no coincidió con las posiciones de los miembros permanentes del Consejo (Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, Francia y China). En otras palabras, adoptó un perfil de alineamiento con los países desarrollados de Occidente pero de carácter no automático.

Otro rasgo de la “renovada identidad occidental” de la política exterior del gobierno de Menem fue la activa participación de la Argentina en las Operaciones de Mantenimiento de la Paz  (OMP) y en las operaciones de ayuda humanitaria organizadas por Naciones Unidas. La trascendencia de dicha participación merece algunas reflexiones. En primer lugar, cabe destacar que la presencia argentina en dichas operaciones fue la contribución más importante y duradera a la mejoría de la imagen internacional del país en general y de sus Fuerzas Armadas en especial. Por esta razón, dicha participación constituyó un capítulo importante de la dimensión multilateral de la agenda con Estados Unidos, en cuanto contribuyó a consolidar un clima de confianza entre las partes.

En segundo lugar, la adopción de este perfil de fuerte compromiso con las resoluciones e intervenciones en el exterior adoptadas por las Naciones Unidas permitió a las Fuerzas Armadas argentinas revertir su negativa imagen –fruto de los excesos cometidos por el régimen militar durante los años del llamado Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983-. Este logro, a su vez, resultó congruente con la necesidad política del gobierno de Menem de otorgar a las Fuerzas Armadas un nuevo rol en el contexto de la segunda fase de transición democrática. A su vez, dicho objetivo resultó funcional a una de las prioridades claves de la gestión peronista: la de construir un clima de confianza internacional que permitiese recomponer las relaciones con Estados Unidos  y diseñar una alianza estratégica y económica con Washington y el resto de los miembros de la llamada “alianza occidental”.

Con respecto de la participación argentina en foros económicos multilaterales, vale acotar que así como las medidas adoptadas por el gobierno argentino en los ámbitos de la seguridad regional y global contribuyeron a incrementar la confiabilidad externa de la Argentina como un aliado estratégico para Estados Unidos y los países desarrollados de Occidente, también las medidas económicas de apertura y reforma estructural tuvieron un impacto altamente positivo en los inversores de dichos países y en las políticas de préstamos de los organismos internacionales y regionales de crédito como el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Por cierto, el alto nivel de préstamos obtenidos por la Argentina durante la década de 1990 por estos distintos organismos demostró el éxito relativo de las medidas económicas internas y de política exterior como herramientas conducentes a la restauración de la confiabilidad externa de la Argentina. Tanto unas como otras lograron este último objetivo y tuvieron un impacto positivo en la dimensión multilateral de las relaciones con Estados Unidos. Impacto que –con la expresa excepción de algunos roces menores entre ambos países en el GATT y la OMC- pudo definirse durante la década menemista en términos de un círculo virtuoso entre las medidas de política económica interna y exterior adoptadas por la Argentina, el incremento de la imagen positiva de la Argentina en términos de su confiabilidad de materia de no proliferación nuclear, la reducción del riesgo país y la atracción de los créditos e inversiones externas, especialmente norteamericanas.

No obstante estos logros en la dimensión multilateral de las relaciones con Estados Unidos, los mismos no deben sobredimensionarse. Como señala Escudé, la política exterior tiene un rol de apuntalamiento: no garantiza per se la resolución de los obstáculos socioeconómicos internos. Una buena política económica que logre movilizar fuerzas internas puede desarrollar a un país. Pero éste es un logro que ni la mejor colección de gestos positivos de política exterior puede lograr por sí sólo. 

No obstante, esta función de apuntalamiento de la política exterior, si bien no garantiza por sí misma el desarrollo socioeconómico de un país, puede brindar un positivo y complementario estímulo externo a los esfuerzos internos que los gobiernos y distintos actores sociales deben emprender para lograr el desarrollo integral de la Argentina. Como lo demostró la exitosa experiencia de las misiones de paz argentinas en el exterior y las eficaces medidas adoptadas en materia de seguridad internacional durante la década de 1990, una política exterior que se base en criterios de prudencia y pragmatismo puede contribuir a modificar la negativa imagen internacional de la Argentina. Pero por sí sola resulta insuficiente. Debe ser complementada con una eficaz administración e implementación de medidas en el ámbito interno.

Por cierto, el estudio de las relaciones entre Argentina y Estados Unidos durante la década de 1990, tanto en sus dimensiones bilateral como multilateral, brinda un acabado ejemplo tanto de la función de apuntalamiento de la política exterior como de las limitaciones intrínsecas a dicha función, si éstas no son retroalimentadas con eficaces medidas de política económica interna. Respecto del primer elemento, vale advertir la generación del citado círculo virtuoso que imperó en la dimensión multilateral de las relaciones con Estados Unidos durante la década de 1990. Respecto del segundo elemento, cabe notar que la emergencia de dicho círculo constituyó una condición necesaria para restaurar el clima de confianza internacional en la Argentina, pero no suficiente para lograr su consolidación. En otras palabras, dicho círculo virtuoso no pudo revertir el panorama de claroscuros vigente en la dimensión bilateral de los vínculos entre los agentes gubernamentales y no gubernamentales argentinos y norteamericanos. No pudo hacerlo porque esta última dimensión contuvo –y contiene por el momento- numerosos ítems no resueltos –la persistencia de prácticas de corrupción, la inseguridad jurídica para las inversiones, la no resolución de los atentados terroristas contra la Embajada de Israel y la AMIA, las lagunas existentes en la política de seguridad respecto de medidas preventivas ante posibles nuevos atentados, los puntos oscuros respecto de la información de los archivos nazis, entre otros-. La no resolución de estos inconvenientes afectó –y sigue afectando- el objetivo de consolidar el paradigma de “relaciones especiales” con Estados Unidos, los países desarrollados de Occidente y los países del Cono Sur. Su persistencia no contribuyó –ni contribuye por el momento- a revertir completamente la desconfianza internacional –y norteamericana- hacia la Argentina. Dado el lugar central que –quiérase o no- ocupan las relaciones con Washington en la agenda de política exterior argentina, la resolución de estos puntos conflictivos en la dimensión bilateral fue –y es- una meta a cumplir, una asignatura pendiente de importancia capital para un país económicamente vulnerable que necesita consolidar sus lazos económicos y estratégicos con Estados Unidos, los países desarrollados de Occidente y sus vecinos subregionales.

 

  1. [1] Este primer encuentro iberoamericano en Guadalajara incluyó la presencia de Castro y de otros 20 mandatarios de la región, y las asistencias del rey Juan Carlos de España, el jefe de gobierno español Felipe González y el primer ministro de Portugal Mario Soares como representantes de la península ibérica.

  2. [1] “Cumbre iberoamericana: piden los EE.UU. por la democracia en Cuba”, La Nación, 16 de julio de 1991, p. 3.

  3. [1] “Posición de la Argentina en la reunión de México”, por Ovidio Bellando, La Nación, 18 de julio de 1991, p. 3; y “Menem pidió desterrar la soberanía del hambre”, La Nación, 19 de julio de 1991, p. 2.

  4. [1] Declaraciones del presidente Menem, citadas en “Menem reclamó a Cuba que haya democracia”, Ambito Financiero, 19 de julio de 1991, p. 14. 

  5. [1] Ver al respecto “Menem quiere democracia en Cuba. Crónica de un reclamo frustrado”, por Oscar Raúl Cardoso, Clarín, 19 de julio de 1991, p. 10.

  6. [1] “Menem y la muerte de Castro”, La Nación, 25 de julio de 1992, p. 1; y “Ayer terminó la cumbre y el presidente hizo declaraciones durante un homenaje a Evita en Madrid. Menem dijo que no habrá democracia en Cuba “mientras esté con vida Fidel””, por Oscar Raúl Cardoso, Clarín, 25 de julio de 1992, pp. 14-15.

  7. [1] “II Cumbre Iberoamericana. Menem defendió el modelo argentino. “Sin libertad, nada” ”, Clarín, 24 de julio de 1992, p. 5.

  8. [1] En la Segunda Cumbre Iberoamericana en Madrid participaron 19 mandatarios y estuvieron ausentes los presidentes de Portugal, Colombia, Venezuela y Perú.

  9. [1] Ver al respecto los siguientes editoriales “Comenzó la cumbre de Madrid”, La Nación, 24 de julio de 1992, p. 1; “La cumbre iberoamericana de Madrid. El peso de las ausencias”, por Rolando Rivière, La Nación, 24 de julio de 1992, p. 3; “Acuerdo democrático en la cumbre de Madrid”, La Nación, 25 de julio de 1992, p. 1 y “Concluyó la Cumbre Iberoamericana. Poco de nuevo, aunque es un comienzo”, por Rolando Rivière, La Nación, 25 de julio de 1992, p. 2.

  10. [1] Declaraciones de Fidel Castro, citadas en “II Cumbre Iberoamericana. Menem defendió el modelo argentino. “Sin libertad, nada” ”, op.cit.

  11. [1] “El argentino reclamó democratización y el cubano puso el acento en la justicia social. Debate entre Menem y Castro en la cumbre”, por Oscar Raúl Cardoso, Clarín, 24 de julio de 1992, p. 3.

  12. [1] A esta cumbre iberoamericana de cancilleres asistieron ocho ministros de Relaciones Exteriores (los de la Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, El Salvador, España, Paraguay y Uruguay) y delegaciones de los 11 países latinoamericanos restantes más Portugal.

  13. [1] Ver declaraciones de Di Tella, citadas en editorial “Cumbre iberoamericana de cancilleres. Balance y reafirmación de la iniciativa transatlántica”, por Graciela Iglesias, La Nación, 12 de enero de 1993, p. 4.

  14. [1] En la III Cumbre Iberoamericana participaron 21 Jefes de Estado y de gobierno y el rey Juan Carlos de España.

  15. [1] Declaraciones del presidente Menem, en “Finalizó la cumbre de Bahía, con críticas de Menem a Cuba. Todo por un “capricho” ”, por María O’ Donnell, Página/12, 17 de julio de 1993, p. 6.

  16. [1] Ver respecto de esta interpretación “Finalizó la cumbre de Bahía, con críticas de Menem a Cuba. Todo por un “capricho” ”, op.cit.; y “Finalmente la entrevista no se realizó. Menem insistió en profundizar sus diferencias con Fidel Castro”, Clarín, 17 de julio de 1993, p. 2.

  17. [1] Declaraciones del canciller Di Tella, en “El canciller justifica el fracaso del encuentro Menem-Fidel y critica al jefe cubano. Di Tella: “La reunión con Castro hubiera tenido más costo que rédito”, por Daniel Santero, Clarín, 18 de julio de 1993, p. 2.

  18. [1] “Crítica de Federico Storani al presidente. “Fue un papelón” “, en Clarín, 20 de julio de 1993, p. 11.

  19. [1] Declaraciones de Menem, en “Tras la frustrada reunión en Brasil. Ahora Menem dice que Fidel le repugna”, Clarín, 20 de julio de 1993, p. 11; y “Menem criticó a Castro. Fidel es repugnante”, Página/12, 20 de julio de 1993, p. 4.

  20. [1] Declaraciones del canciller Di Tella, citadas en “Guido Di Tella. “Fidel Castro vive en un mundo imaginario” ”, Página/12, 15 de junio de 1994, p. 8.

  21. [1] Ver respecto del enfrentamiento entre Menem y Castro los siguientes artículos “Al finalizar la Cumbre Iberoamericana. No prosperó la presión sobre Fidel Castro", La Nación, 16 de junio de 1994, p. 1; y "Concluyó en Cartagena la IV Cumbre Iberoamericana. Menem, como Castro, también causó estupor", por Julio Crespo, La Nación, 16 de junio de 1994, p. 1.

  22. [1] Sobre este enfrentamiento entre Menem e Itamar Franco ver “Encabezados por Fidel y Felipe González, los presidentes decidieron no apoyar una condena al aborto. Derrota para Menem en Colombia”, Página/12, 16 de junio de 1994, pp. 2-3.

  23. [1] Declaraciones del canciller Di Tella, en “El gobierno dispuesto a recibir a balseros cubanos. EE.UU. agradece. Proa hacia la Argentina”, Página/12, 9 de septiembre de 1994, pp. 2-3.

  24. [1] Ver al respecto los siguientes editoriales: “Cuba no acepta intermediarios de los Estados Unidos”, por Carlos Reymundo Roberts, La Nación, 15 de julio de 1993, p. 1; Se frustró la reunión de Menem y Castro en Brasil”, por Carlos Reymundo Roberts, La Nación, 16 de julio de 1993, p. 1; “Menem-Castro, una historia sin final”, por Carlos Reymundo Roberts, La Nación, 16 de julio de 1993, p. 10; “Iberoamérica propicia el fin del bloqueo a Cuba”, por Carlos Reymundo Roberts, La Nación, 17 de julio de 1993, p. 1; “Implícita  condena al bloqueo norteamericano a Cuba”, por Carlos Reymundo Roberts, La Nación, 17 de julio de 1993, p. 5, y “La III Cumbre Iberoamericana”, La Nación, 22 de julio de 1993, p. 6.

  25. [1] "Delibera en Cartagena la IV Cumbre Iberoamericana. Castro pateó el tablero otra vez", por Julio Crespo, La Nación, 15 de junio de 1994, p. 2; y "Al finalizar la Cumbre Iberoamericana. No prosperó la presión sobre Fidel Castro", La Nación, 16 de junio de 1994, p. 1.

  26. [1] A esta quinta versión de la Cumbre no concurrieron los presidentes de Ecuador, Sixto Durán Ballén; República Dominicana, Joaquín Balaguer; y de Venezuela, Rafael Caldera. Tampoco fue de la partida el primer ministro de Portugal, Mario Cavaço Silva.

  27. [1] Ver al respecto los siguientes artículos y editoriales: "Pedirá la Cumbre el fin del bloqueo a Cuba", La Nación, 15 de octubre de 1995, p. 1;  "La relación Menem-Castro es la comidilla", por Fernando Laborda, La Nación, 15 de octubre de 1995, p. 12; "Castro agradeció el apoyo para romper el bloqueo", La Nación, 16 de octubre de 1995, p. 1; "Fidel Castro garantizó las reformas en Cuba", por Fernando Laborda, La Nación, 16 de octubre de 1995, p. 8; "Presencias y ausencias de Bariloche", La Nación, 16 de octubre de 1995, p.9; "Hubo una condena implícita al bloqueo”, La Nación, 18 de octubre de 1995, p. 1; "Principales conclusiones", La Nación, 18 de octubre de 1995, p. 6; "Cambio hacia Cuba", La Nación,  18 de octubre de 1995, p. 6;  "Cumbre: Menem admitió cambios en Castro", por Ovidio Bellando, La Nación,  18 de octubre de 1995, p. 8; "Puntos principales del documento", La Nación, 18 de octubre de 1995, p. 8; "Poca pimienta y sin indigestados en Bariloche", La Nación,  19 de octubre de 1995, p. 8; y "La V Cumbre: el balance final", La Nación, 19 de octubre de 1995, p. 8.

  28. [1] Respecto de este tema, consultar los siguientes artículos y editoriales: "Gobernabilidad, clave de la cumbre iberoamericana", por Jorge Monti, La Nación, 9 de noviembre de 1996, p. 11;  "En Chile, Menem apeló a la gobernabilidad, sin demagogias", por Jorge Monti, La Nación, 11 de noviembre de 1996, p. 10; "Los presidentes, por los valores de la democracia", por Federico Quilodrán, La Nación, 11 de noviembre de 1996, p. 10; "La Argentina se adjudica el éxito de presionar a Cuba", por Jorge Monti, La Nación, 12 de noviembre de 1996, p. 12; "Rechazo a la ley Helms-Burton", por Federico Quilodrán, La Nación, 12 de noviembre de 1996, p. 12; y "Los dos desafíos de las democracias en el siglo XXI", por Mariano Grondona, La Nación, 12 de noviembre de 1996, p. 14.

  29. [1] "Un clásico: el duelo verbal entre Menem y Fidel Castro", La Nación, 8 de noviembre de 1997, p. 12; "Final anticipado para la Cumbre Iberoamericana. Menem y Castro, en otro cruce verbal", La Nación, 9 de noviembre de 1997, p. 1; y "Todos reclamaron democracia para Cuba. Castro se defendió con un ataque a los EE.UU. e, indirectamente, a Menem; partidas anticipadas", por María O' Donnell, La Nación,  9 de noviembre de 1997, p. 10.

  30. [1] El mandatario cubano no sólo se reconcilió con Menem. También aprovechó la ocasión para reconciliarse con el jefe de gobierno español, José María Aznar, y con su par de Honduras, Carlos Flores. Ver respecto de este tema y de otras cuestiones tratadas en la Cumbre los siguientes artículos y editoriales “VIII Cumbre Iberoamericana, en Portugal. Piden que Europa baje las tasas. Se reunieron Menem, Cardoso y Zedillo y analizaron el impacto de la crisis financiera mundial”, por María O’ Donnell, La Nación, 18 de octubre de 1998, p. 18; “Declaración”, La Nación, 18 de octubre de 1998, p. 18; “VIII Cumbre Iberoamericana, en Portugal. Reclamo de ayuda para la crisis financiera. Menem pidió a México y Brasil que efectúen las reformas”, por María O’ Donnell, La Nación, 19 de octubre de 1998, p. 8; y “Reconciliación con Castro”, La Nación, 19 de octubre de 1998, p. 8.

  31. [1] Ver al respecto el editorial “Derechos humanos en la Cumbre: ¿apenas gestos?”, por Richard Gillespie, Clarín, 10 de noviembre de 1999, p. 17; y los artículos “ “Solidaridad con Chile”. Menem explica por qué no fue”, Clarín, 15 de noviembre de 1999, p. 25; “Condena a la ley extraterritorial, si es contraria al derecho internacional. Canción con toda Iberoamérica toda”, Página/12, 17 de noviembre de 1999, pp. 20-21; “Argentina, con La Habana y contra Garzón. Cuando los de afuera son de palo”, Página/12, 17 de noviembre de 1999, p. 21; y “Hasta el 2000 en Panamá, dijeron los superamigos iberoamericanos”, Página/12, 18 de noviembre de 1999, p. 16.

  32. [1]“Se inicia hoy la IX Cumbre Iberoamericana en La Habana. Castro pone en juego su imagen internacional”, La Nación, 15 de noviembre de 1999, p. 3; “Reclamo por democracia”, La Nación, 17 de noviembre de 1999, p. 2;  y “Vale más la palabra que la letra”, por Jorge Elías, La Nación, 17 de noviembre de 1999, p. 2.

  33. [1] Norden y Russell, op.cit., p. 94.

  34. [1] Para mayores detalles al respecto puede consultarse el trabajo de Alice, Mauricio, La evaluación de la eficacia de la OEA en crisis democráticas en el continente. Las posiciones argentinas, Buenos Aires, GEL, 2002, pp. 134-135.

  35. [1] Idem nota anterior, pp. 135-136.

  36. [1] Intervención del embajador Lohlé, en Acta Sesión Extraordinaria Consejo Permanente, OEA/Ser.G – CP/ACTA 800/89, 20, 21 y 22 diciembre 1989, fuente citada por Ibid, p. 136.

  37. [1] “La OEA deploró la intervención norteamericana”, por Julio Crespo, La Nación, 23 de diciembre de 1989, p. 2.

  38. [1] En dicho documento, los presidentes declararon esencialmente: a) “Su decisión de conceder la más alta prioridad política al proceso de integración regional, en la seguridad de que sólo mediante una efectiva y pronta ejecución de su estrategia podrán llegar a crearse las condiciones económicas necesarias para asegurar el bienestar de sus pueblos”; b) “Su determinación de respetar la soberanía y la integridad territorial de los Estados, con estricta observancia de los principios de no intervención, de no utilización de la amenaza o del uso de la fuerza en las relaciones internacionales y de solución de todas las diferencias por medios pacíficos”;

  39. c) “Su decisión de adoptar medidas adecuadas para hallar la solución a la crisis política y financiera de la deuda externa, permitiendo así alcanzar y mantener niveles apropiados de crecimiento económico”; d) “Su resolución de emprender, coordinadamente, acciones que contemplen las legítimas necesidad de sus pueblos en cuanto a promover el financiamiento y las inversiones necesarias para el desarrollo, especialmente en ciencia y tecnología”; e) “Su firme determinación de llevar a cabo, en forma concertada, las acciones que sean necesarias para prevenir el uso indebido de estupefacientes y sustancias psicotrópicas y combatir su tráfico ilícito, convencidos de que la lucha contra el narcotráfico requiere conformar un frente común”; f) “Su vehemente repudio al terrorismo en todas sus formas y su decisión de concertar todas las medidas que se estiman necesarias para combatir el tráfico clandestino de armas, municiones y explosivos”; g) “Su voluntad de coordinar acciones para proteger, promover y conservar el medio ambiente; h) su disposición a comprometer la presencia activa de sus naciones en la conformación de un orden internacional más justo y democrático”; e i) “Su convicción de que todos estos objetivos requieren, para ser alcanzados, de la acción de la OEA, cuyo fortalecimiento constituye un compromiso de todos los Estados miembros”. Ver respecto del contenido de este documento el artículo “Consolidar la paz”, La Nación, 5 de junio de 1990, p. 3.

  40. [1] Declaraciones de Menem, citadas en el artículo “Seis presidentes llaman a la integración continental. Críticas a los EE.UU. al celebrarse el centenario de la OEA”, La Nación, 5 de junio de 1990, p. 3.

  41. [1]Declaraciones de Lacalle en Idem nota anterior.

  42. [1] El “Compromiso de Santiago” fue producto de arduas negociaciones entre los países miembros de la OEA acerca de qué procedimiento adoptar frente a un eventual golpe de Estado. Durante las deliberaciones de la XXI Asamblea del organismo continental emergieron tres posiciones diferenciadas respecto de esta cuestión: a) la propiciada por los cinco países del Pacto Andino, que proponía la ruptura conjunta de relaciones diplomáticas con los países que sufrieran alteraciones en sus procesos democráticos y la marginación de dichas naciones de la OEA; b) la impulsada por los países no intervencionistas, con México a la cabeza, opuestos a la iniciativa andina porque entendían que la misma vulneraba los principios de no intervención y de libre determinación de los pueblos; y c) la posición liderada por Estados Unidos, partidaria de la aplicación de sanciones económicas contra aquellos países en los cuales un dictador se hiciera del poder.

  43. [1] Ver respecto de este tema los siguientes editoriales: “Los cancilleres de las Américas tras un compromiso regional. La OEA busca afianzar la democracia”, por Enrique Guzmán de Acevedo, La Nación, 2 de junio de 1991, p. 4; “Acuerdo de cancilleres en la OEA. Coincidieron en la necesidad de asegurar los sistemas democráticos en la región”, La Nación, 5 de junio de 1991, p. 2; “Compromiso de la OEA ante los golpes de Estado”, La Nación, 6 de junio de 1991, p. 3 y “OEA. Categórico apoyo a la democracia en América”, por Enrique Guzmán de Acevedo, La Nación, 9 de junio de 1991, p. 5.

  44. [1] Para mayores detalles acerca del contenido de esta resolución 1080 puede consultarse el trabajo de Alice, op.cit., pp. 44-45.

  45. [1] “OEA: apoyo al plan continental de Bush. El organismo también recomendó negociar el caso Malvinas hasta resolverlo”, La Nación, 7 de junio de 1991, p. 3.

  46. [1] “La OEA apoya el desarrollo socio-económico continental. Votan un plan de seguridad”, por Enrique Guzmán de Acevedo, La Nación, 8 de junio de 1991, p. 3.

  47. [1] Norden y Russell, op.cit.,  p. 95.

  48. [1] MRE/RES. 1/91 – “Apoyo al Gobierno Democrático de Haití” (OEA/Ser. F/V.1 – 3 octubre 1991), fuente citada por Alice, op.cit., p. 85.

  49. [1] “Di Tella viajó a EE.UU. La Argentina podría intervenir militarmente”, La Nación, 4 de octubre de 1991, p. 3.

  50. [1] Declaraciones del vicecanciller Olima, en Documentos oficiales de la Asamblea General, Cuadragésimo Noveno período ordinario de sesiones, Suplemento N° 33 (A/49/33), fuente citada por Alice, op.cit., p. 94. 

  51. [1] “Una misión de cancilleres de la OEA viajará a Haití”, La Nación, 3 de octubre de 1991, p. 2; “La OEA exigió que Aristide sea repuesto”, La Nación, 4 de octubre de 1991, p. 1; “Bush congeló los bienes de Haití”, La Nación, 5 de octubre de 1991, p. 1; y “Aumenta la presión sobre Haití”, La Nación, 5 de octubre de 1991, p. 3.

  52. [1] “La OEA no logró su cometido en Haití”, La Nación, 7 de octubre de 1991, p. 1.

  53. [1] MRE/RES. 2/91 – “Apoyo a la Democracia en Haití” (OEA/Ser. F/V. 1 – 8 octubre de 1991), fuente citada por Alice, op.cit., p. 85.

  54. [1] Idem nota anterior.

  55. [1]”OEA. Di Tella auspicia crear fuerzas de paz”, La Nación, 9 de octubre de 1991, p. 3.

  56. [1] MRE/RES. 3/92 – “Restauración de la Democracia en Haití” (OEA/Ser. F/V.1- 17 mayo 1992), fuente citada por Alice, op.cit., p. 86.

  57. [1] MRE/Res. 4/92 – “Reanudación de la Democracia en Haití” (OEA/Ser. F/V.1 – 13 de diciembre 1992),  fuente citada por Alice, op.cit., p. 87.

  58. [1] Idem nota anterior.

  59. [1] Cabe recordar al lector que el Acuerdo llamado de Governor’s Island fue firmado por el presidente depuesto Aristide y por el líder del golpe general Raoul Cedras el 3 de julio de 1993. El mismo estableció el nombramiento de un nuevo Primer Ministro por parte del Presidente Aristide, la separación de los poderes del Estado, la promulgación de una ley de amnistía y la reinstalación del mandatario depuesto en sus legítimas funciones, creando así las condiciones para su regreso, pactado para la fecha del 30 de octubre de 1993. Ver al respecto Alice, op.cit., pp. 87-88.

  60. [1] MRE/RES. 6/94 – “Llamado al Retorno a la Democracia en Haití” (OEA/Ser. FV. 1-9 junio 1994), fuente citada por Alice, op.cit., p. 88.

  61. [1] “La Argentina propiciará una dura condena en la reunión del Grupo de Río”, La Nación, 10 de abril de 1992, p. 4.

  62. [1] MRE/RES. 1/92 “Apoyo al Restablecimiento Democrático en Perú”, (OEA/Ser.F/V.2 – 2 de abril de 1992), fuente citada por Alice, op.cit., p. 99. Ver asimismo los siguientes artículos “Habría consenso en la OEA para no sancionar al gobierno de Fujimori”, La Nación, 11 de abril de 1992, p. 3; “OEA: trata hoy el caso del Perú”, La Nación, 13 de abril de 1992, p. 1; “La OEA deploró el golpe en Perú”, La Nación, 14 de abril de 1992, p. 1; y  las editoriales de opinión “De entre dos propuestas, la más atenuada”, por Julio Crespo, La Nación, 14 de abril de 1992, p. 2 y “Fujimori volvió la hoja”, por Roberto Solans, La Nación, 15 de abril de 1992, p. 2, que señalan, entre otros, dos puntos relevantes: 1) que triunfó la posición más moderada dentro de la OEA respecto del autogolpe en Perú; y 2) que Fujimori pasó el temido examen de la OEA “sin un ultimátum perentorio, sin sanciones concertadas y con un veredicto que “deplora profundamente” la violación constitucional pero no la “rechaza” ni la “condena”.

  63. [1] “Los enviados de la OEA viajarían a Lima mañana”, La Nación, 15 de abril de 1992, p. 2.

  64. [1] “La OEA podría suspender a los países donde triunfe un golpe” y “Quedó aprobada la Declaración de Nassau”, La Nación, 21 de mayo de 1992, p. 2.

  65. [1] Ver al respecto Actas de Documentos, XXVI AGOEA, Panamá, 3-7 junio de 1996, OEA/Ser.P/XXVI-0.2, fuente citada por Alice, op.cit., p. 84. Consultar asimismo los artículos "Concluyó la asamblea en Panamá. La OEA llamó a luchar contra la corrupción" y "Di Tella y la ley Helms", por Flavia Alemann, La Nación, 8 de junio de 1996, p. 5.

  66. [1] El Plan de Acción de Río fue adoptado durante la Conferencia Interamericana Especial sobre tráfico de drogas celebrada en Río de Janeiro en noviembre de 1986.

  67. [1] Russell y Norden, pp. 97-98.

  68. [1] “El Grupo de Río instó a Panamá a llamar a elecciones”, La Nación, 31 de marzo de 1990, p. 2.

  69. [1] Los presidentes que participaron de esta cuarta cumbre o Mecanismo Permanente de Consulta y Concertación fueron Carlos Menem (por Argentina); Luis Alberto Lacalle (Uruguay); Fernando Collor de Mello (Brasil); César Gaviria (Colombia); Patricio Aylwin (Chile); Rodrigo Borja (Ecuador); Carlos Salinas de Gortari (México); y el anfitrión, Carlos Andrés Pérez (Venezuela) más el canciller del Perú, Luis Marchand. Por su parte, los temas analizados en esta reunión fueron los siguientes: 1) la posición a desarrollar por el Grupo frente a la Iniciativa para las Américas propuesta por el presidente Bush; 2) el modo en que afectaría a cada país de la región la crisis de Medio Oriente y la posibilidad de buscar una solución en cooperación; 3) la integración americana a partir de dos hechos en vías de concreción: el acercamiento de México al norte del continente y el Mercado Común del Cono Sur; 4) los grandes bolsones de pobreza existentes en la región; y 5) la posibilidad de proponer el reingreso de Cuba a la OEA después de 28 años de alejamiento. Respecto del punto 1) Iniciativa para las Américas, el respaldo de los participantes fue parcial, en tanto consideraron “insuficientes” los fondos ofrecidos por Estados Unidos en términos de inversión. Los presidentes juzgaron “positiva” la Iniciativa para las Américas, pero plantearon la necesidad de dialogar con los Estados Unidos y Canadá sobre los intereses regionales en las negociaciones del GATT.

  70. [1] “El Grupo de Río analizará la Iniciativa para las Américas y el reingreso de Cuba a la OEA. Menem viaja mañana a Venezuela”, La Nación, 10 de octubre de 1990, p. 5; “Positiva, pero insuficiente, la proposición de Bush. Declaración del Grupo de Río en la cumbre de Caracas”, La Nación, 13 de octubre de 1990, p. 1; “Cuatro países fueron invitados a incorporarse al concluir ayer la reunión en Caracas. El Grupo de Río resolvió intensificar la concertación política y económica”, La Nación, 13 de octubre de 1990, p. 3; y “Regreso de Cuba a la OEA”, La Nación, 13 de octubre de 1990, p. 3.

  71. [1] Participaron de esta reunión los cancilleres de la Argentina, Domingo Cavallo; Brasil, Francisco Rezek; Chile, Enrique Silva Cimma; Ecuador, Diego Cordovez; México, Fernando Solana; Colombia, Bernardo Jaramillo; Perú, Raúl Sánchez; y Paraguay, Alexis Fuentes. También participaron los cancilleres de Costa Rica (como observador centroamericano) y de Jamaica (como observador caribeño). En cuanto a Uruguay, fue representado por el vicecanciller.

  72. [1] Ver referencias al contenido del documento conjunto en el artículo “Posible cooperación petrolera regional. Cancilleres latinoamericanos procuran una posición conjunta”, La Nación, 28 de enero de 1991, p. 4.

  73. [1] “Positiva impresión del canciller Cavallo acerca de los resultados de la reunión”, La Nación, 29 de enero de 1991, p. 5.

  74. [1] “Reunión preliminar del Grupo de Río. En Cartagena se tratan temas regionales”, La Nación, 1º de diciembre de 1991, p. 6 y “Grupo de Río: comienza la reunión con la democracia como gran tema”, por Roberto Solans, La Nación, 2 de diciembre de 1991, p. 6.

  75. [1] Página/12, 4 de diciembre de 1991, p. 6.

  76. [1] Ver al respecto “México se opuso a la condena. Diferencias por Cuba”, por Daniel Santoro, Clarín, 28 de marzo de 1992, p. 11. Asimismo, cabe recordar que en dicha ocasión; el presidente argentino, Carlos Menem, propuso a los integrantes del Grupo de Río la creación de un organismo de funciones similares al del Consejo de Seguridad de la ONU, con el objetivo de responder a las amenazas contra la vigencia de la democracia en la región. Consultar al respecto el artículo “¿Consejo de Seguridad en la OEA? Menem propuso al Grupo de Río crear un organismo igual al de la ONU, contra las amenazas a la democracia”, Clarín, 27 de marzo de 1992, p. 10.

  77. [1] Idem nota anterior.

  78. [1] En esta Quinta Cumbre del Grupo de Río participaron los jefes de Estado de la Argentina, Carlos Menem; de Brasil, Fernando Collor de Mello; de Bolivia, Jaime Paz Zamora; de Colombia, César Gaviria; de Chile, Patricio Aylwin; de Ecuador, Rodrigo Borja; de Perú, Alberto Fujimori; de Paraguay, Andrés Rodríguez; de Uruguay, Luis Lacalle; de México, Carlos Salinas de Gortari; y de Venezuela, Carlos Andrés Pérez. El presidente de Costa Rica, Rafael Calderón, asistió en representación de América Central y el primer ministro de Jamaica, Michael Manley, en nombre de las islas del Caribe.

  79. [1] “Reunión preliminar del Grupo...”, op.cit.; “Grupo de Río: comienza...”, op.cit.; y los editoriales de opinión  “Grupo de Río: sin consenso para la posición argentina sobre Cuba y Haití”, por Roberto Solans, La Nación, 3 de diciembre de 1991, p. 6; “Es una torpe mentira”, Página/12, p. 6, que reproduce las declaraciones de Menem sobre el régimen cubano; “El Grupo Río habló de Cuba pero no con la posición argentina. Menem se quedó con ganas”, Página/12, 4 de diciembre de 1991, pp. 6-7; y “Menem, satisfecho sólo a medias por la reunión del Grupo de Río”, por Roberto Solans, La Nación, 4 de diciembre de 1991, p. 10.

  80. [1] En esta reunión de Buenos Aires participaron los  cancilleres Guido Di Tella (Argentina); Ronald Mac Lean (Bolivia); Noemí Sanóin de Rubio (Colombia); Enrique Silva Cimma (Chile); Diego Cordovez (Ecuador); Mario Carias (Honduras); Fernando Solana (México); Alexis Frutos Vaesken (Paraguay); Augusto Balcker Miller (Perú); Héctor Gros Espiell (Uruguay); y Humberto Calderón (Venezuela). Por su parte, Brasil y Jamaica no enviaron cancilleres, sino a sus embajadores: Marcos Azambuja y Cherrie Orr.

  81. [1] “Menem inaugura la reunión de cancilleres del Grupo de Río”, La Nación, 26 de marzo de 1992, p. 5. Por su parte, los cancilleres del Grupo de Río coincidieron con el presidente argentino en que la preservación de las instituciones no debe ser “algo circunstancial”, sino permanente y expresaron su apoyo a los esfuerzos del gobierno venezolano “para superar, dentro del orden de sus instituciones democráticas, las dificultades”.

  82. [1] De acuerdo con las palabras del canciller argentino, Guido Di Tella, esta declaración “no se trata de un gesto ritual, sino de una medida más profunda” -que no especificó- y habló de “una señal clara” para el gobierno de Fidel Castro.  Ver al respectoLos cancilleres del Grupo de Río en búsqueda del consenso regional”, por Ovidio Bellando, La Nación, 24 de marzo de 1992, p. 10; “La reunión de cancilleres”, La Nación, 27 de marzo de 1992, p. 6; “Los cancilleres del Grupo de Río en Buenos Aires. Bolivia quiere formar un bloque exportador junto con la Argentina”, por Germán Sopeña, La Nación, 28 de marzo de 1992, p. 4.

  83. [1] “Acción conjunta antiterrorista”, La Nación, 28 de marzo de 1992, p. 1; y “Acuerdo con Colombia para combatir el terrorismo y el narcotráfico”, por Patricio Bernabé, La Nación, 28 de marzo de 1992, p. 4.

  84. [1] “Condena del Grupo de Río y de Menem”, La Nación, 28 de noviembre de 1992, p. 2.

  85. [1] Participaron a esta VI Cumbre presidencial del Grupo de Río los presidentes Carlos Saúl Menem (Argentina), Percival Noel Pattterson (Jamaica), Carlos Salinas de Gortari (México), Rafael Callejas (Honduras), César Gaviria (Colombia), Sixto Durán Ballén (Ecuador), Patricio Aylwin (Chile), Jaime Paz Zamora (Bolivia), Itamar Franco (Brasil), Andrés Rodríguez (Paraguay), y Luis Alberto Lacalle (Uruguay). Alberto Fujimori (Perú) y Guillermo Endara (Panamá) no asistieron a la cumbre a causa de estar suspendidos por el grupo. Por su parte, Carlos Andrés Pérez, presidente de Venezuela, no concurrió debido a los conflictos existentes en su país.

  86. [1] “Los objetivos del Grupo de Río”, por Ovidio Bellando, La Nación, 30 de noviembre de 1992, p. 11; “Comienza hoy la reunión cumbre del Grupo de Río”, La Nación, 1º de diciembre de 1992, p. 1; “Comienza hoy la cumbre del Grupo de Río”, La Nación, 1º de diciembre de 1992, p. 10; “Enfoque de los problemas regionales”, La Nación, 1º de diciembre de 1992, p. 10; “Qué objetivos tuvieron las cinco reuniones anteriores de presidentes”, por Ovidio Bellando, La Nación, 1º de diciembre de 1992, p. 12; “Mensaje de Clinton a la cumbre presidencial”, La Nación, 2 de diciembre de 1992, p. 1; “Comenzó a deliberar la cumbre de los presidentes”, La Nación, 2 de diciembre de 1992, p. 18; “Grupo de Río: no a los subsidios”, La Nación, 3 de diciembre de 1992, p.1; “Acuerdos, más allá de diferencias puntuales”, por Ovidio Bellando, La Nación, 3 de diciembre de 1992, p. 10; “Respaldo al presidente Pérez”, La Nación, 3 de diciembre de 1992, p. 11; “Mensaje al director del GATT”, La Nación, 3 de diciembre de 1992, p. 11; y “Matices de la reciente reunión cumbre de mandatarios”, por Ovidio Bellando, La Nación, 6 de diciembre de 1992, p. 6. 

  87. [1] “La VII Cumbre del Grupo de Río con dos ausencias: Argentina y Jamaica”, por Amílcar Antognoni, La Nación, 15 de octubre de 1993, p. 15.

  88. [1] “Los 14 países de la organización piden también una salida pacífica para Haití. El Grupo de Río reclama el fin del embargo de los EE.UU. contra Cuba”, Clarín, 11 de septiembre de 1994, pp. 28-29; "Pidió el Grupo de Río que se levante el embargo a Cuba", La Nación, 11 de septiembre de 1994, p. 1;  y "La clausura de la cumbre del Grupo de Río. Mucho más que la foto de celebridades", por Carlos Reymundo Roberts, La Nación, 11 de septiembre de 1994, p. 3. 

  89. [1] Declaraciones de Menem en editorial “Menem comparó a Castro con Pinochet y Stroessner”, por Nancy Pazos, Clarín, 11 de septiembre de 1994, p. 29.

  90. [1] Declaraciones del canciller Di Tella en editorial de opinión escrita por el ex canciller y titulada “No estuvimos solos en Río”, Clarín, 15 de septiembre de 1994, p. 17.

  91. [1] “Los 14 países de la organización piden también una salida pacífica para Haití. El grupo de Río reclama…”, op.cit.

  92. [1] "El Grupo de Río condenará la ley Helms-Burton", por Florencia Carbone, La Nación, 2 de septiembre de 1996, p. 10; "Sugestiva participación de los EE.UU. en el Grupo de Río, por Florencia Carbone, La Nación, 3 de septiembre de 1996, p. 10; "El Grupo de Río contra la pobreza en la región", por Florencia Carbone, La Nación, 4 de septiembre de 1996, p. 11; y "Leve actitud crítica del Grupo de Río a EE.UU.", por Florencia Carbone, La Nación,  5 de septiembre de 1996, p. 10.

  93. [1] "Un día clave para el Grupo de Río", por Jorge Monti, La Nación, 23 de agosto de 1997, p. 8; y “Asunción demostró que ante todo está nuestro interés regional", por Germán Sopeña, La Nación, 27 de agosto de 1997, p. 9.

  94. [1] Menem fue representado por el canciller Guido Di Tella, mientras que en nombre de Cardoso concurrieron el vicepresidente brasileño, Marco Maciel, y el titular de Itamaraty, Luiz Felipe Lampreia.

  95. [1] “Terrorismo y crisis financiera, temas del Grupo de Río”, por Henry Raymont, La Nación, 5 de septiembre de 1998, p. 10; y “El Grupo de Río criticó medidas de los EE.UU.”, La Nación, 6 de septiembre de 1998, p. 11.

  96. [1] Ver al respecto los artículos "Clinton atacó a Fidel y elogió a América Latina", por Fernán Saguier, La Nación, 10 de diciembre de 1994, p. 9; "La Argentina pedirá eliminar subsidios", por Fernando Laborda, La Nación, 10 de diciembre de 1994, p. 9;

  97. [1] Ver al respecto los artículos "Los puntos principales de la cumbre de Miami", La Nación, 12 de diciembre de 1994, p. 6; y "Después de la cumbre de Miami", La Nación, 14 de diciembre de 1994, p. 8. No obstante el tropiezo de los representantes argentino y canadiense en colocar estas cuestiones de seguridad hemisférica en la cumbre de Miami, las mismas fueron adoptadas por el Departamento de Defensa de los Estados Unidos, agencia que las colocó como parte de la agenda de la reunión de ministros de Defensa de los países americanos que tuvo lugar en Williamsburg, Virginia, los días 25 y 26 de julio de 1995. Respecto de este tema consultar el trabajo de Norden y Russell, op.cit.,  p. 95.

  98. [1] Declaraciones del presidente Menem, citadas en “Los problemas pendientes. Menem apoyó al Mercosur y marcó condicionamientos”, por Eleonora Gosman, Clarín, 20 de abril de 1998, p. 27.

  99. [1] Idem nota anterior.

  100. [1] Ibidem.

  101. [1] Acerca de la II cumbre de Santiago y la posición argentina en dicha cumbre ver los siguientes artículos y editoriales: “El ALCA, un gran interrogante”, por Federico Quilodrán, La Nación, 17 de abril de 1998, p. 7; “América busca una mayor integración”, por el vicecanciller Andrés Cisneros, Clarín, 18 de abril de 1998, p. 22, que advertía sobre la “vetusta política de subsidios agrícolas de los Estados Unidos” como un obstáculo para el ALCA y la existencia de asimetrías entre ALCA y MERCOSUR; “La II Cumbre de las Américas: comienza tras la visita oficial del presidente de los EE.UU a Chile. Para Clinton terminó la era de los dictadores en América Latina. Lo dijo ante el Congreso chileno; mensaje para la región sobre democracia”, por Jorge Elías, La Nación, 18 de abril de 1998, p. 9; “Sin el fast-track, el ALCA quedará relegado en el debate”, La Nación, 18 de abril de 1998, p. 11; “La pulseada Mercosur-ALCA”, por Eleonora Gosman, Clarín, 18 de abril de 1998, p. 44; “La clausura de la cumbre de Chile. Cardoso: Cuba debe volver a la democracia”, por María O’ Donnell, La Nación, 20 de abril de 1998, pp. 1 y 6; “Lo que dejó la reunión”, La Nación, 20 de abril de 1998, p. 1; “Concluyó la II Cumbre de las Américas: pedido norteamericano y recambios diplomáticos. Los Estados Unidos exhortaron a los presidentes a no visitar a Cuba”, por Jorge Elías, La Nación, 20 de abril de 1998, p. 5; “Concluyó la II Cumbre de las Américas: mensaje de unidad en el lanzamiento del ALCA. El Mercosur es el gran oponente de los EE.UU. Menem, Cardoso y Frei ratificaron su fortaleza en un debate con Clinton”, por Martín Boerr, La Nación, 20 de abril de 1998, p. 7; “Finalizó la segunda reunión continental. Lanzan la mayor zona de libre comercio del mundo”, por Paula Lugones, Clarín, 20 de abril de 1998, p. 26; “Un acuerdo con dudas”, por Paula Lugones, Clarín, 20 de abril de 1998, p. 27; “Nueva discusión para el ALCA”, Clarín, 22 de abril de 1998, p. 16; “Estados Unidos quiere negociar país por parís” (entrevista con el secretario de Comercio norteamericano, William Daley), La Nación, 22 de abril de 1998, sección Economía & Negocios, p. 1; y “Más tropiezos para el ALCA”, por Daniel Muchnik, Clarín, 26 de abril de 1998, p. 28. 

  102. [1] “Di Tella transmitirá a EE.UU. que no hay cambios con Castro”, por María O’ Donnell, La Nación, 16 de abril de 1998, p. 7; “Menem, con Clinton y Cardoso. Las prioridades de la Argentina”, por Ana Gerschenson, Clarín, 16 de abril de 1998, p. 37; “Intenta mediar el Gobierno entre Cuba y EE.UU.”, La Nación, 17 de abril de 1998, pp. 1 y 7; “Preparativos para la Cumbre de las Américas: el peso político del único mandatario que estará ausente. Menem afina la estrategia sobre Cuba”, La Nación, 17 de abril de 1998, p. 7; “En el comienzo de la Cumbre de las Américas. Menem explica el supuesto giro hacia Castro”, por María O’ Donnell, La Nación, 18 de abril de 1998, pp. 1 y 6; y “Entrevista a solas en Chile. Menem se reunió con Clinton y negó cambios en la política hacia Cuba”, por Ana Gerschenson, Clarín, 19 de abril de 1998, p. 2; “Gestos de la Argentina hacia La Habana. Las inquietudes de los norteamericanos”, por Ana Baron, Clarín, 19 de abril de 1998, p. 3; y “El realineamiento de Menem por Cuba. La opción por los EE.UU. Las negociaciones con el FMI y hasta el proyecto reeleccionista pesaron en la decisión del presidente Menem”, Clarín, 19 de abril de 1998, p. 4. 

  103. [1] Sobre posición de Brasil en el tema Cuba ver el editorial “Brasil colocó sorpresivamente el tema de Cuba en la reunión”, por Eleonora Gosman, Clarín, 20 de abril de 1998, p. 28.

  104. [1] "El narcotráfico, prioridad regional", por Alfredo Vega, La Nación, 7 de octubre de 1996, p. 5; "Presión de EE.UU. por el narcotráfico", La Nación, 8 de octubre de 1996, p. 5; "Domínguez defendió la autodeterminación", por Alfredo Vega, La Nación, 8 de octubre de 1996, p. 5;  "Nuevas estrategias contra el narcotráfico", por Alfredo Vega, La Nación, 9 de octubre de 1996, p. 5; "Los seis puntos del mensaje de Perry", La Nación, 9 de octubre de 1996, p. 5; y "Las amenazas a la seguridad", La Nación, 10 de octubre de 1996, p. 7.

  105. [1] “La Argentina, con un nuevo aval de los EEUU”, apartado “Conclusiones”, por Luis Laugé, La Nación, 3 de diciembre de 1998, p. 15.

  106. [1] La Conferencia de Ejércitos Americanos (CEA) fue creada en 1960 como una instancia de intercambio de información y de experiencias entre los Ejércitos de los países americanos. Por la misma época fueron creadas la Conferencia Naval Interamericana (CNI) y el Sistema de Cooperación de las Fuerzas Aéreas Americanas (SICOFAA), organismos congéneres de la CEA, ubicados respectivamente en los ámbitos de las Fuerzas Navales y Aéreas de los países miembros. Ver al respecto el sitio de la CEA http://www.redcea.org/spanish/history.html.

  107. [1]Vale recordar que la CEA está integrada por la Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, la República Dominicana, Uruguay y Venezuela como miembros plenos. Como observadores lo hacen Barbados, Canadá, Costa Rica, Haití, y México. A la XIX Conferencia de la CEA participaron, por Argentina, además del jefe del Estado Mayor del Ejército argentino, general Martín Balza, el teniente general Martín Bonnet, y los generales Aníbal Laiño, Héctor Lubín Arias, y Carlos Schilling; los coroneles Ricardo Brinzoni y Alberto Noberasco; y el teniente coronel Mario Castagneto. Ver al respecto “Bonnet irá a los EE.UU.”, La Nación, 28 de octubre de 1991; y “Balza: no hay diplomacia paralela”, por Julio Crespo, La Nación, 9 de noviembre de 1991, p. 5.

  108. [1] Ver declaraciones de Balza en “Las misiones de los Ejércitos. Ejes conceptuales que sirvieron de base a la ponencia del Jefe del Estado Mayor General del Ejército, General Martín Balza, en la XIX Conferencia de Ejércitos Americanos”, en sitio http://www.ser2000.org.ar/artículos-revista-1/balza.htm, pp. 2-3.

  109. [1] Idem nota anterior, p. 2.

  110. [1] “Conferencia de Ejércitos Americanos. Los militares no quieren enfrentar al narcotráfico”, por Oscar Raúl Cardoso, Clarín, 9 de noviembre de 1995, p. 10. Consultar también el editorial “Militares: la posguerra fría en el radar”, por Oscar Raúl Cardoso, Clarín, 11 de noviembre de 1995, p. 13. 

  111. [1] “El continente analiza sus instituciones y sus logros. Militares americanos impulsan desarrollo sin armamentismo”, diario El Universal, Caracas, 28 de noviembre de 1997, en http://www.el-universal.com/1997/11/28/28108BB.shtml.

  112. [1] Cabe destacar que este mecanismo de acción colectiva contemplado por la resolución 1080 fue aplicado en 3 ocasiones durante la década de 1990: las de las crisis de Haití (1991), Perú (1992) y Guatemala (1993). No fue aplicado en los casos de las crisis políticas en Venezuela (1992), Paraguay (1996 y 1999) y Ecuador (1997). Ver al respecto Norden y Russell, op.cit., p. 105, y nota 49, p. 152. Consultar asimismo el trabajo de Alice, op.cit., sección II, pp. 44-45, donde analiza el contenido de la resolución 1080; Sección III, pp. 84-125, donde estudia los casos de Haití, Perú y Guatemala; y Sección IV, especialmente pp. 137-145, páginas en las que analiza los casos de Venezuela, Paraguay y Ecuador.

  113. [1] Para mayores detalles acerca de la Declaración de Mendoza ver los trabajos de Escudé y Fontana, op.cit., p. 11 y Fontana, op.cit., p. 304.

  114. [1] Ver al respecto artículo “BID, con pocos clientes”, por Néstor Restivo, Clarín, 5 de enero de 1994, pp. 24-25.

  115. [1] Consultar sobre este tema el artículo de Acuña, Carlos H., y Tuozzo, María Fernanda, “La participación de la sociedad civil en los programas del Banco Mundial y del BID. El caso de Argentina”, en Tussie, Diana, (compiladora), Luces y sombras de una nueva relación. El Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial y la sociedad civil, Buenos Aires, Temas Grupo Editorial, 2000, p. 102.

  116. [1] Idem nota anterior, p. 103.

  117. [1] Para mayores detalles acerca de este cambio, ver Tussie, Diana; Mendiburu, Marcos y Vásquez, Patricia, “Los nuevos mandatos de los bancos multilaterales de crédito: su aplicación en el caso de Argentina”, , Serie de Documentos e Informes de Investigación del Area de Relaciones Internacionales de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), N° 208, Buenos Aires, enero de 1997, especialmente pp. 25-26.

  118. [1] Por este convenio, el BID destinará 7,5 millones de dólares; el CIH junto con los gobiernos, 1,35 millones de dólares; el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), 485 mil dólares y Fonplata, 1650 millones de dólares. Ver al respecto BID, Estudios de Factibilidad Técnica, económica y ambiental de la hidrovía Paraguay-Paraná (Puerto Cáceres-Puerto de Santa Palmira), septiembre de 1991, fuente citada por Idem nota anterior, p. 32.

  119. [1] Di Tella, Guido, “El renovado papel de la Argentina en el mundo”, Revista de Occidente, Noviembre 1996, p. 41.

  120. [1] Idem nota anterior.

  121. [1] Ibidem, pp. 41-42.