Visite nuestra página principal

A partir de 1814 la influencia de José Gervasio Artigas en los asuntos relativos al gobierno de Córdoba comenzó a acentuarse notablemente, debido a una eventual convergencia de intereses impulsada por una percepción común de la política del gobierno central como opresora. Esto llevaría a cordobeses y orientales a entenderse y buscar apoyo mutuo.
   
Desde el 3 de marzo de 1814 ocupaba el gobierno de Córdoba el coronel Francisco Antonio Ortiz de Ocampo, designado por el director Gervasio Posadas. Pasados unos meses, un conflicto entre el gobernador y el Cabildo -que representaba la oposición local al centralismo de Buenos Aires- se agravó por la presencia de Artigas en Santa Fe. El triunfo de las fuerzas artiguistas sobre las de Buenos Aires en Guayabos, en enero de 1815, daba al caudillo oriental el respaldo suficiente para tratar de ampliar su zona de influencia. Para los cordobeses era una oportunidad para desligar a Córdoba del directorio. (1)
   
Los federales cordobeses comisionaron entonces a Juan Pablo Bulnes y Lorenzo Moyano para solicitar ayuda a Artigas. Este poco podía ofrecer pues tenía sus fuerzas comprometidas en el operativo de Santa Fe y esperaba una contraofensiva porteña. No obstante, Artigas decidió enviar dos oficios, uno al gobernador y otro al Cabildo de Córdoba. El 28 de marzo Ortiz de Ocampo recibió el oficio de Artigas en donde, luego de participarle del éxito de sus fuerzas en Santa Fe, éste afirmaba:  

asegurando este triunfo es de necesidad que V.S. y las tropas que oprimen a ese pueblo, le dexen en el pleno goze de sus derechos; retirándose a la de Buenos Ayres en el término preciso de 24 horas, de lo contrario marcharán mis armas a esa ciudad y experimentará V.S. los desastres de la guerra. (2)

Si bien estas amenazas no tenían posibilidades de concretarse, aquel mismo día gobernador y Cabildo, en conocimiento de las notas antes referidas, decidieron convocar a un Cabildo Abierto para el día siguiente. Reunido éste, una vez leídas las notas de Artigas, Ortiz de Ocampo presentó su renuncia y en su reemplazo fue elegido José Javier Díaz. Díaz asumía el mando de toda la gobernación-intendencia y así lo notificó a Artigas, pero también lo hizo con el director Alvear. En opinión de Carlos Segreti, lo último obedecía a que Córdoba aún no podía prescindir de Buenos Aires y volcarse de lleno a la protección de Artigas. Aunque éste amenazaba la capital, el directorio de Alvear todavía estaba en pie y, por otro lado, Díaz se sabía observado por San Martín desde Mendoza. (3)
   
No obstante, al gobernador de Córdoba le llegó el momento de definir su situación. Dos acontecimientos aceleraron su decisión: el pronunciamiento de Fontezuelas (3 de abril de 1815) que daba un golpe al centralismo porteño, y la presión de Artigas, que en una nota del 8 de abril expresaba: "Córdoba debe decidir su suerte para dar de lleno a mis determinaciones (...), ya no es tiempo de cohonestar los hechos, ni de vivir en aquella fría indiferencia que hoy forma el todo de nuestras desgracias (...)". (4) Conocida ésta en Córdoba el 16 de abril, los representantes del pueblo declararon entonces la independencia "bajo los auspicios y protección del General de los Orientales que se constituye garante de su libertad (...)". (5) Pero el federalismo de Díaz se distinguía del artiguista en que el primero no era un separatista ni bregaba por un sistema confederal. La independencia de la "provincia" importaba sólo una separación provisoria del gobierno de Buenos Aires hasta que un congreso general estableciera la forma de gobierno. (6)
   
La posición de Díaz llevó a que la actitud de Córdoba en el Congreso de Oriente, convocado por Artigas, no fuera del todo clara. Para Artigas la retención de esta provincia era importante, de allí que éste no estuviera dispuesto a pactar con Buenos Aires si ello significaba la escisión de Córdoba y Santa Fe del bloque oriental y esto en definitiva haría que las negociaciones fracasaran. Pero al estudiar la posición de Córdoba y del gobernador Díaz ante el caudillo oriental, Segreti (7) advierte un doble juego que surge del análisis de las instrucciones oficiales y reservadas entregadas a José Antonio Cabrera, representante de la provincia ante los orientales. Dicho doble juego hacía suponer a Artigas que Córdoba respondería ciegamente a sus designios, cuando en realidad el objetivo de Díaz era lograr una conciliación entre Buenos Aires y la Banda Oriental, pretendiendo con ello sentar las bases de una organización nacional.
   
Esta posición mediadora implicaba de alguna manera para Córdoba considerarse fuera de la Liga de los Pueblos Libres. Por otra parte, las instrucciones secretas dadas a Cabrera le permitían, en caso de fracasar la mediación, tratar directamente con Buenos Aires sobre la base del reconocimiento espontáneo del gobierno central bajo ciertos requisitos. Estas instrucciones demostraban que Díaz, si se veía ante la disyuntiva de optar por la Banda Oriental o por Buenos Aires, prestaría su apoyo a esta última, que era donde veía más posibilidades de concretar su plan americano. (8)
   
Al llegar Cabrera a Concepción del Uruguay ya había fracasado la misión destacada por el director Alvarez Thomas para buscar un acuerdo con Artigas. Este entonces decidió comisionar a Cabrera junto con otros diputados para intentar en Buenos Aires una nueva conciliación. A su vez, por entonces Buenos Aires había comisionado a Ambrosio Carranza para que buscara un acercamiento con Córdoba y observara el grado de adhesión de la provincia mediterránea respecto de Artigas. El mencionado acercamiento se debía a la necesidad de hallar respaldo ante la amenaza de la expedición punitiva española. Carranza llegó a Córdoba el 4 de julio y al entrevistarse con Díaz advirtió claramente que Córdoba no representaba una amenaza para Buenos Aires. No era Díaz un mero apéndice de las decisiones de Artigas.
   
Mientras Carranza regresaba a Buenos Aires, Alvarez Thomas tomaba contacto con la diputación oriental, en la que se encontraba Cabrera. Pero habiendo desaparecido para ese entonces el peligro de la escuadra española, el director ya no revelaba tanto interés por aquella misión mediadora. Así, las acciones de Alvarez Thomas sólo estuvieron orientadas a dilatar dicha misión, con el objeto de preparar su expedición a Santa Fe. El regreso de Carranza de Córdoba infundió al director suficiente tranquilidad como para poder prescindir de cualquier negociación con los orientales. Si Córdoba no seguía ciegamente los pasos de Artigas, no era esperable un ataque de esa provincia a Santa Fe y por lo tanto Alvarez Thomas podía avanzar con tranquilidad sobre la última. Consecuentemente, el 1º de agosto el director daba por concluidas las tratativas con la diputación de los Pueblos Libres por considerar inaceptables las bases propuestas.
   
Las fuerzas enviadas por el gobierno porteño al mando de Juan José Viamonte pusieron a Santa Fe fuera de la influencia de Artigas hasta abril de 1816, en que las fuerzas orientales recuperaron la provincia. Ante esta situación Díaz decidió el envío de la misión Isasa ante Artigas para conversar sobre la posibilidad de ratificar la instalación del Congreso reunido en Tucumán. Como era de esperar, Artigas ya no confiaba en Buenos Aires y tampoco en los supuestos beneficios de un Congreso. La diferencia de criterios entre Díaz y Artigas fue evidente a la hora de decidir: Córdoba no sólo envió sus diputados al Congreso de 1816 en Tucumán, sino que fue una de sus principales promotoras. La Banda Oriental, Santa Fe, Corrientes y Entre Ríos en cambio decidieron no participar. (9)
   
La posición de Díaz fue nuevamente puesta a prueba cuando, en julio de 1816, recibió el angustioso pedido del gobernador artiguista Mariano Vera de Santa Fe, que veía inminente una nueva invasión porteña sobre su territorio. Díaz se encontró entonces en el dilema de conciliar su posición de federal con el reconocimiento prestado a las autoridades supremas y asumió una actitud cautelosa ante los pedidos de auxilio lanzados por Mariano Vera. (10) Al mismo tiempo, aprovechando la estancia del director Juan Martín de Pueyrredón en Córdoba, Díaz interpuso sus buenos oficios para que éste evitara el avance de las tropas de Buenos Aires al mando de Díaz Vélez, a lo cual Pueyrredón accedió.
   
Pero finalmente, por circunstancias que no detallaremos aquí, la invasión de Díaz Vélez se realizó y entonces el gobernador Díaz tuvo que enfrentar los movimientos del artiguismo cordobés que, encabezados por Juan Pablo Bulnes, exigían al gobernador el envío de fuerzas de apoyo a Santa Fe. Estos movimientos obligaron a Díaz a presentar su renuncia a la gobernación en dos oportunidades. La primera vez, el Congreso lo respaldó, declarando su renuncia como ilegal y restableciéndolo en el mando. La segunda vez, el director supremo ya desconfiaba de Díaz y, considerando a éste como "una amenaza para la unidad", (11) decidió removerlo. El movimiento de Bulnes fue sofocado durante el gobierno de Ambrosio Funes. Su promotor, ante la inminente represión de Manuel Belgrano, decidió huir a la Banda Oriental (1817). Desde entonces hasta 1820 el gobierno de Córdoba quedó bajo el dominio del centralismo de Buenos Aires.
   
A mediados de 1819, José Rondeau había sido nombrado director supremo en reemplazo de Pueyrredón. El escenario nacional se encontraba en una situación crítica bajo la amenaza de los caudillos Estanislao López de Santa Fe y Francisco Ramírez de Entre Ríos de atacar Buenos Aires, y frente a la posibilidad del envío de una nueva expedición española de reconquista. Para enfrentar ambos peligros, Rondeau ordenó al ejército de los Andes y al del Norte dirigirse a Buenos Aires. San Martín, cuando tuvo noticias de que la expedición no llegaría, abandonó al directorio a su suerte y se dirigió a Chile para continuar con la empresa de liberación del Perú. A su vez, el ejército del Norte se amotinó en Arequito, el 7-8 de enero de 1820, movimiento que fue encabezado por Juan Bautista Bustos, Alejandro Heredia y José María Paz. Los sublevados volvieron con sus fuerzas a Córdoba.
   
Estos hechos posibilitaron a López y Ramírez el triunfo de Cepeda, el 1º de febrero de 1820, que significó la desaparición del directorio y del Congreso, es decir la disolución del gobierno central. Las provincias reasumieron sus autonomías. Este hecho permitió la segunda independencia de Córdoba y el ascenso de Juan Bautista Bustos al gobierno de ésta, luego de un corto interinato de José Javier Díaz. El Acta de Independencia de la Asamblea Provincial hacía constar el 18 de marzo de 1820 el descontento general por los desaciertos del Congreso nacional y a continuación expresaba:

que como tal, Provincia soberana y libre no conoce dependencia ni debe subordinación a otra; que mira como uno de sus principales deberes la fraternidad y unión con todos y las más estrechas relaciones de amistad con ellas, entre tanto reunidos todos en Congreso General, se ajustan los tratados de una verdadera federación en paz y en guerra a que aspira de conformidad con las demás (...). (12)

El 21 de marzo Bustos asumía la gobernación de la provincia, y daba el primer paso en pos de su objetivo de reorganización nacional.
   
Antes de asumir oficialmente, el caudillo cordobés había comenzado a buscar apoyo para su causa. Así Bustos escribía a Artigas, en febrero de 1820, solicitándole respaldo para el Congreso que pretendía reunir en Córdoba:

comunicación que acompaño, y espero que V.E. como el más interesado en esta grande obra coopere por su parte á la más pronta formación de dicho Congreso, pues con este paso acabara V.E. de afianzar para siempre su reputación pública y estas Provincias y el mundo entero reconoceran en la persona de V.E. el Washinton de ellas y de Sud América(...). (13)

Este oficio, al igual que otros enviados por Bustos a Artigas, no fue muy bien recibido por el último. El motivo no era que Artigas no deseara también la organización nacional, sino que éste, como otros caudillos, esperaba lograr su concreción bajo un proyecto propio. (14)
   
Por dicha causa Artigas, en su oficio del 7 de marzo, si bien expresaba su acuerdo a la reunión de un congreso que fuera expresión de la voluntad general, omitía manifestar su adhesión a que la reunión se efectuara en la provincia de Córdoba. Sin embargo, lo que Artigas no sabía por entonces era que luego de su derrota en Tacuarembó por los portugueses (enero de 1820), Ramírez, López y Sarratea optarían por unirse y acabar con su prestigio político. Los tres suscriptores del pacto del Pilar (23 de febrero de 1820), debido a una estrecha confluencia de intereses, habían decidido abrirse de Artigas y promover la reunión de un congreso en San Lorenzo. El caudillo oriental decidió entonces alentar el congreso de Córdoba, pero al no brindar Buenos Aires su apoyo, éste fracasaría.

  1. Ernesto Celesia, Federalismo Argentino. Córdoba, vol. 1, Buenos Aires, 1932, pp. 14-15.

  2. Carlos S.A. Segreti, "La independencia de Córdoba en 1815", en Academia Nacional de la Historia, Cuarto Congreso Internacional de Historia de América, tomo 2, Buenos Aires, 1966, p. 446.

  3. Carlos S.A. Segreti, Federalismo Rioplatense y Federalismo Argentino, Centro de Estudios Históricos, Córdoba, 1995, pp. 89-90.

  4. C.S.A. Segreti, "La independencia de Córdoba en 1815", op. cit., p. 467.

  5. Ibid., p. 468.

  6. Segreti retomando el término "federalismo argentino", acuñado por Ernesto Celesia, define las características del federalismo que se gesta en Córdoba, para distinguirlo de aquél que tiene origen en la Banda Oriental. Ver. C.S.A. Segreti, Federalismo Rioplatense y Federalismo Argentino, op. cit.

  7. Carlos S.A. Segreti, "Ultimos contactos de Artigas con Córdoba", en Boletín histórico del Estado Mayor del Ejército, núms. 88-91, Montevideo, 1961; C.S.A. Segreti, "La independencia de Córdoba en 1815", op. cit.; y C.S.A. Segreti, "José Javier Díaz y el plan americano", en Academia Nacional de la Historia, Cuarto Congreso Internacional de Historia de América, op. cit., tomo 1.

  8. C.S.A. Segreti, "José Javier Díaz y el plan americano", op. cit., pp. 323-325.

  9. C.S.A. Segreti, "José Javier Díaz y el plan americano", op. cit., p.342; C.S.A. Segreti, Federalismo Rioplatense y Federalismo Argentino, op. cit., pp. 105-106.

  10. Norma L. Pavoni, "Córdoba y los movimientos de Juan Pablo Bulnes en los años 1816 y 1817", en Academia Nacional de la Historia, Investigaciones y Ensayos, nº 8, Buenos Aires, 1970, p. 358. 

  11. Ibid., p. 371.

  12. Compilación de Leyes, decretos y acuerdos de la excelentísima cámara de justicia y demás disposiciones de carácter público dictados en la provincia de Córdoba desde 1810 a 1870, tomo 1, Córdoba, 1870, p. 12.

  13. Carta de Juan Bautista Bustos al general Artigas, 17 de febrero de 1820, en C.S.A. Segreti, "Ultimos contactos de Artigas con Córdoba", op. cit., p. 147.

  14. Ibid., p. 149.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.