Visite nuestra página principal

En noviembre de 1823, pocos meses antes del arribo del cónsul Parish a Buenos Aires, Rivadavia había acordado enviar una misión de carácter secreto a Gran Bretaña y también una de carácter oficial a Estados Unidos. Esta última incluía el envío de un ministro rioplatense a Washington, debido a que Rivadavia sentía la necesidad de ganar el apoyo británico y norteamericano para contrarrestar cualquier posible intervención de la Santa Alianza en América del Sur. El temor a una expedición de reconquista se incrementó en el gobierno porteño cuando llegaron a Buenos Aires las noticias referentes a la caída del gobierno liberal español de Riego en 1823 y a la intervención de tropas francesas para restablecer el absolutismo en España. Estas noticias activaron la preparación de una misión encabezada por Carlos María de Alvear, que se dirigiría tanto a Gran Bretaña como a Estados Unidos. Alvear llegó a Liverpool el 5 de junio de 1824, y fue recibido en forma entusiasta por una delegación de comerciantes locales que estaban interesados en saber acerca de la situación política en Sudamérica. Seis días después, al arribar a Birmingham, Alvear fue invitado a una reunión efectuada por comerciantes y manufactureros locales ansiosos por informarse acerca del mismo tema. (1) Durante su estadía en Inglaterra, empresas importantes de Liverpool y Londres hicieron un petitorio al gobierno británico para el reconocimiento de la emancipación de los Estados sudamericanos. (2)
   
Alvear estaba seguro de que la posición favorable expresada en esas reuniones terminaría por predisponer positivamente a la opinión pública británica en el tema del reconocimiento. Respecto de la posición gubernamental británica en este tema, cabe citar la transcripción que Alvear hizo del discurso ante el Parlamento del primer ministro británico lord Liverpool: 

En la sesión tenida en la Cámara de los Lores el 24 de corriente, un miembro de ella, el Marqués de Landsdown (sic), habiendo preguntado al primer ministro Lord Liverpool cuáles eran las relaciones y disposiciones del Gobierno respecto de los nuevos Estados de Sud América, respondió éste que el gobierno no tenía ningún compromiso directo ni indirecto con potencia alguna para reconocer o no la independencia de aquellos estados y que estaba enteramente libre para determinar sobre este punto, según los intereses de la nación inglesa; que habiendo dado el paso de proponer al Gobierno español fuese el primero en hacer el reconocimiento de aquellas sus antiguas colonias, haciéndole ver la necesidad y conveniencia que le resultaría de tal procedimiento, el gabinete de Madrid había rehusado decididamente acceder a tal propuesta, razón por que el Gobierno inglés quedaba ya libre aun con respecto a España, para hacer (a su debido tiempo) el reconocimiento de aquellos nuevos Estados, y para contraer con ellos obligaciones tanto morales como de cualquiera otra especie y añadió: el Gobierno ha enviado comisionados a varios de aquellos Estados para que formando una idea exacta de la situación respectiva de ellos, se pueda proceder a su reconocimiento; como el informe de los comisionados no ha llegado aún, se suspende todo procedimiento, bien entendido; que estando salvo el Gobierno Inglés, como se ha dicho anteriormente, de todo compromiso, tanto con las potencias extranjeras, como con la España misma, sólo espera las noticias de sus comisionados para determinar sobre el asunto en cuestión. (3)

Este anuncio del ministro Liverpool condujo a Alvear a creer que existía una buena disposición gubernamental británica hacia el reconocimiento del Río de la Plata. El 6 de julio de 1824 estas convicciones del enviado de Buenos Aires parecían confirmarse por las buenas noticias difundidas a través del periódico londinense The Times, que reprodujo la carta enviada tiempo atrás por Canning a Rivadavia anunciando el nombramiento de Parish como cónsul en Buenos Aires para proteger los intereses comerciales británicos. Asimismo se notificaba el envío del crédito de la Baring Brothers al gobierno del Río de la Plata.
   
A pesar de las buenas nuevas difundidas por The Times, Canning trató fríamente a Alvear. Antes de la entrevista el ministro británico le hizo llegar al enviado porteño una lista de urticantes preguntas acerca de la situación política en el Río de la Plata: la renuncia de Rivadavia como ministro de gobierno, el funcionamiento del Congreso y del Ejecutivo, y la situación en los Estados sudamericanos a partir de la posibilidad de una victoria realista en Perú. Respecto del último tema, Alvear contestó que las Provincias Unidas del Río de La Plata habían adquirido su independencia desde hacía 14 años y que no existían razones de peso para temer a los españoles. En el curso de la entrevista, Alvear intentó introducir el tema de la ocupación portuguesa de la Banda Oriental, tratando de ganar la atención y la simpatía de Canning a favor del gobierno bonaerense. (4)
   
Canning también preguntó acerca de otra delicada cuestión para el gobierno porteño: su autoridad sobre las otras provincias del Río de la Plata. Alvear confirmó la percepción británica al afirmar que la capital no tenía autoridad sobre las provincias. Al llegar a este punto, Canning astutamente preguntó al enviado de Buenos Aires a quién realmente representaba en su carácter de embajador en los Estados Unidos, a lo que éste replicó que representaba a todas las provincias del ex virreinato del Río de la Plata, dado que el gobierno de Estados Unidos había reconocido, con la declaración del presidente Monroe, la independencia de todas las provincias que habían formado parte de aquél. (5) Sin embargo, según las propias palabras de Alvear en carta a Rivadavia, debió exagerar respecto de la condición estable del gobierno porteño, presentándolo con una "robustez ya establecida... para evitar las objeciones y dificultades qe de otro modo era consiguiente hubiese presentado el Sr. Ministro inglés". (6)
   
Como bien lo observa Klaus Gallo en su monografía sobre este episodio, no resulta claro cuáles fueron las razones de la actitud distante de Canning hacia Alvear durante este encuentro. En parte la actitud del primero podría haber obedecido a cierto grado de irritación por el alto perfil evidenciado por el comportamiento de Alvear en Gran Bretaña, estimulando las esperanzas de los comerciantes y de la opinión pública británicos acerca del próspero futuro del Río de la Plata. De acuerdo con esta posible explicación, la actitud de Alvear habría generado presiones adicionales al gobierno británico en torno de la delicada cuestión del reconocimiento. Sin embargo, y de acuerdo con el autor recién mencionado, otro argumento razonable para explicar la frialdad de Canning en su encuentro con Alvear pudo descansar en el impacto negativo que en el Foreign Office y en los círculos oficiales de Londres causaron las noticias acerca de la renuncia de Rivadavia. Lo que resulta claro más allá de estas especulaciones es que la visita de Alvear no parece haber contribuido en forma significativa a acelerar el reconocimiento británico, y que las respuestas otorgadas por Alvear no añadieron demasiado a lo que Canning ya sabía acerca de los asuntos del Río de la Plata, gracias a un agudo informante como el cónsul Parish. (7)
   
Durante la estadía de Alvear en Inglaterra se hicieron oír frecuentes quejas provenientes de la oposición whig en el Parlamento británico. En el comienzo de las sesiones parlamentarias de 1824, Lansdowne, personaje mencionado en la ya citada carta de Alvear a Rivadavia, sostuvo la idea de reconocer la independencia sudamericana como garantía contra cualquier ataque español en el Nuevo Mundo. No obstante, esta moción a favor del reconocimiento fue finalmente derrotada por 95 a 34. (8)

  1. K. Gallo, op. cit., pp. 214-216; M. Belgrano, "La política exterior...", pp. 398-400.

  2. Alvear a Rivadavia, 15 de junio de 1824, en G. Rodríguez, Contribución histórica y documental, Buenos Aires, 1921, pp. 14-17, cit. en K. Gallo, op. cit., p. 216.

  3. Alvear a Rivadavia, 29 de junio de 1824, en G. Rodríguez, op. cit., pp. 32-33, cit. en ibid., p. 217. 

  4. Ibid., pp. 219-220.

  5. G. Rodríguez, op. cit., pp. 44-49, citado en ibid., p. 220.

  6. Archivo General de la Nación, legajo "Alvear, misión diplomática en Londres de paso para Norte América", Alvear a Rivadavia, Londres, 26 de julio de 1824, cit. en M. Belgrano, "La política exterior...", p. 399.

  7. K. Gallo, op. cit., pp. 220-221.

  8. A. Mitchell, Whigs in Opposition 1815-1830, Oxford, 1967, pp. 175-176, citado en ibid., p. 221.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.