Visite nuestra página principal

Como ya se ha visto, a fines de 1822, alentados por la independencia del Brasil y las divergencias existentes entre las tropas de ocupación de la Provincia Cisplatina, los vecinos de Montevideo y de su campaña y, casi simultáneamente, el Cabildo de aquella ciudad se dirigieron a los gobiernos de Buenos Aires y Santa Fe a través de sus enviados el teniente coronel Tomás de Iriarte y Domingo Cullen, pidiendo a ambos gobiernos cooperación material en pro del levantamiento oriental contra las fuerzas de ocupación portuguesas y brasileñas.
    Cabe destacar el hecho de que los vecinos y el Cabildo de Montevideo no se dirigieron en demanda de auxilio a los gobiernos de Entre Ríos y Corrientes, ambos ligados a los de Buenos Aires y Santa Fe por el tratado del Cuadrilátero del 25 de enero de 1822. En el caso de Entre Ríos, la causa de esta abstención intencionada estribaba en que su gobernador, el general Lucio Mansilla, temeroso de que las fuerzas portuguesas y brasileñas se proyectaran hacia Entre Ríos, había firmado el 11 de diciembre de 1822 con el capitán general de la Provincia Cisplatina, general Lecor, un tratado de "neutralidad, amistad y buena armonía". Este tratado, ratificado por el gobernador entrerriano el 22 del mismo mes, establecía que:

ambos Gobiernos se obligan a no dar auxilio alguno, directa ni indirectamente, a los caudillos y demás personas que se hallan refugiados, o que en adelante se refugiaren en cualquiera de los dos territorios, por haber conspirado contra el orden y la tranquilidad pública, impidiendo toda agresión que intenten hacer con fuerza armada.
Ambos Gobiernos respetarán la línea de límites de los dos territorios, y se obligan a no traspasarla con fuerza armada, por ningún motivo, durante la amistad y buena armonía que prometen guardar, conservar y mantener por todos los medios posibles; ni mezclarse, directa ni indirectamente, en las disensiones políticas interiores que puedan suscitarse en cualquiera de dichos territorios (1).

La vigencia de este tratado impulsó a los disidentes uruguayos a creer (erróneamente) que no podrían contar con el auxilio entrerriano. En cuanto a la provincia de Corrientes, los disidentes orientales prescindieron de enviar un delegado allí ya que supusieron que ella seguiría el ejemplo de las otras provincias firmantes del tratado del Cuadrilátero, debido a que, por su pequeña importancia y su situación geográfica más alejada respecto de la Provincia Cisplatina, ajustaría su proceder a la conducta que le indicasen las provincias de Buenos Aires y Santa Fe.
    Como se vio en un capítulo anterior, la diputación oriental, integrada por Luis Eduardo Pérez, Román de Acha y Domingo Cullen suscribía el 13 de marzo de 1823 con el ministro santafesino Juan Francisco Seguí una alianza ofensiva-defensiva. Los dos artículos fundamentales expresaban:

Art. 1. La Provincia de Santa Fe mediantesu gobierno solemniza con la Honorable diputación del Exmo Cabildo Representante de Montevideo, una liga ofensiva y defensiva contra el usurpador extranjero Lecor y demás satélites americanos que ocupan el territorio oriental, reconociendo el dominio y prestando obediencia al insurgente e intruso emperador Pedro I.
Art. 2. En su virtud llevará la voz en esta guerra bajo recíprocos acuerdos con la representación montevideana; pondrá cuantos medios estén a sus alcances, incitará las provincias hermanas a la cooperación y auxilio y organizará el ejército santafesino del norte, nombrando jefes y demás oficiales subalternos practicando todos los demás actos conducentes al logro de la libertad absoluta de la provincia oriental, con la brevedad que reclama su peligroso estado, conciliándolo con el obligatorio compromiso con Buenos Aires para expedicionar en combinación contra los bárbaros del sud (2).

Estos artículos fueron ratificados por López al día siguiente. Pero el tratado contó además con ciertos artículos reservados:

1. Serán gratificadas las provincias concurrentes contra los invasores portugueses, en proporción a sus auxilios, con términos para el pago que estipulará en el silencio de la paz, gozando la de Santa Fe un duplo proporcional por el mérito contraído, en ser la primera en decidirse y consiguientes mayores trabajos como que encabeza la empresa sufriendo la incomodidad de sus multiplicados pormenores;
2. Con el fin de obviar dificultades odiosas, conseguido el fin de que se proponen los contratantes quedan arregladas las gratificaciones a 300 pesos por cada 100 hombres soldados de los auxiliares con sus oficiales y a 6000 la de Santa Fe rebajando solamente los desertores;
3. Los jefes de cada división provincial con la suma de 1.500 pesos y 3.000 el de Santa Fe que manda en Jefe el ejército no siendo el gobernador de la provincia. Firman Juan Fco Seguí, Luis E. Pérez, Domingo Cullen, Román Acha. (Santa Fe, Marzo 14 de 1823). Ratificada Estanislao López, marzo 15 (3).

Es innecesario reiterar que tanto el tratado entre Entre Ríos y los brasileños como esta liga de Santa Fe y Montevideo ilustran, una vez más, que las Provincias Unidas en este período no constituían un Estado sino una configuración de mini-Estados desunidos y que representaban una realidad jurídico-política diferente de aquella que posteriormente habría de dar nacimiento al Estado argentino que hoy conocemos.
    Cumpliendo con la parte pública del tratado, López dirigió a los gobiernos de provincia una circular el 21 de marzo de 1823 incitándolos a colaborar en la campaña. Bernardino Rivadavia, ministro del gobernador de Buenos Aires Martín Rodríguez, comenzó a alarmarse con las actitudes del gobernador santafesino. Puso todo tipo de excusas, advirtiendo incluso a las provincias sobre las posibles consecuencias de un enfrentamiento con un enemigo tan poderoso como los portugueses. Así escribía Rivadavia a Mansilla, gobernador de Entre Ríos:

Cualquier paso que se de (...) por una o por otra de las provincias en favor de aquella recuperación, puede comprometerles a todas en compromisos difísiles y esto sin haberse consultado con anterioridad la opinión de cada una lo que causaría una responsabilidad enorme (...) (4).

En cumplimiento de lo acordado el 13 de marzo, el gobernador santafesino López dirigió el 21 de marzo de 1823 una circular a los gobiernos de Entre Ríos, Corrientes, Córdoba, Mendoza, Santiago del Estero y otras provincias, excitando su patriotismo para que ayudasen a los orientales a recuperar su libertad, recordando que la Banda Oriental había pertenecido a las Provincias Unidas y alcanzado con ellas su emancipación del dominio español. Sobre todo señaló a Buenos Aires que los términos del tratado del Cuadrilátero le habían impuesto la obligación de contener, junto con los demás suscriptores, cualquier invasión extranjera que amenazara la integridad del territorio nacional. ¿No era acaso la Banda Oriental todavía parte del territorio nacional? Buenos Aires parecía desconocerlo (5).
    No obstante los esfuerzos de López, casi ninguna de las otras provincias se manifestó dispuesta a secundar la acción de Santa Fe en favor de los orientales. Mendoza y Entre Ríos fueron la excepción. La primera, aunque financieramente exhausta por los grandes sacrificios realizados en las campañas emancipadoras de Chile y Perú, ofreció los productos de su suelo, "en obsequio de la libertad de nuestros hermanos orientales, que gimen en cadenas bajo el yugo portugués". Por su parte, el gobierno de Entre Ríos, haciendo caso omiso del reciente tratado de Neutralidad, amistad y buena armonía firmado con el barón de la Laguna, aceptó seguir la actitud de apoyo a los orientales del gobierno de Santa Fe. Esta conducta del gobernador entrerriano Mansilla provocó en abril de 1823 una nota de agradecimiento del Cabildo de Montevideo.
    A su vez, el gobernador Mansilla, creyendo que podía convencer a Lecor de la legitimidad de los reclamos de los disidentes orientales, le dirigió una nota el 30 de mayo de 1823. En ella, Mansilla, a nombre también de los demás gobernadores, manifestaba la ilegalidad del acto de incorporación de la Provincia Cisplatina al Imperio del Brasil y la conveniencia de que las tropas de ocupación evacuasen aquel territorio, para evitar que se produjese un conflicto armado.
    La respuesta de Lecor no se hizo esperar. El 16 de junio mostró a través de una carta su indignación por la conducta de Mansilla, quien con su actitud violaba el pacto firmado entre ambos. Asimismo Lecor señalaba claramente a Mansilla que no estaba dispuesto a ceder a los deseos de los orientales, advirtiendo que haría respetar los límites e integridad del Imperio.
    Por su parte, el 22 de abril de 1823 el gobernador de la provincia de Corrientes, Juan José Blanco, expresó sus reticencias a la circular del gobernador de Santa Fe del mes anterior. Si bien Blanco reconocía el derecho de los orientales a aspirar a su libertad, llamaba a su colega López a la prudencia, preguntándose:

¿Y cuáles son las fuerzas con que las Provincias de Santa Fe, de Entre Ríos y de Corrientes pudieran dar principio a la campaña? (...) Apurados los recursos de las tres Provincias, no pueden pasar a la Banda Oriental mil quinientos hombres equipados y en disposición de hacer un servicio activo con la celeridad y energía que deben requerir los planes, ya de ataques parciales o totales. (...) El período de la presente guerra no debe suponerse corto. El carácter de ella y los intereses del nuevo Imperio son causas demasiado poderosas que deben prolongarla más allá de nuestros cálculos, porque el enemigo tiene en su interior administración muchos elementos de poder, (...). (...) ¿Puede V. S. persuadirse de que una fuerza vencedora no procura toda la ulterioridad que debe dar la victoria, con el doble título que el nuevo emperador hará valer para ocupar el territorio que le había declarado la guerra? No parece, pues, prudente dar principio a una empresa que pone en peligro la suerte de unos pueblos que, aunque gozan de los derechos de la libertad nacional, padecen aún la desolación que causaron la anarquía y la guerra civil (6).

Vale remarcar que en su alocución, el gobernador de Corrientes enarbolaba ante su colega santafesino dos argumentos que serían estrictamente verdaderos: primero, el carácter prolongado de una guerra entre las Provincias Unidas y el Imperio del Brasil, y segundo, las dificultades políticas internas de las primeras, factor que llevaba al gobernador correntino a pensar que la guerra contra el Imperio era una opción contraproducente por partida doble: la victoria imperial no sólo descartaría la posibilidad de reincorporar la Banda Oriental a las Provincias Unidas del Río de la Plata, sino que también le otorgaría al Brasil el pretexto necesario para anexar el territorio de las mismas Provincias Unidas a su dominio.
    Pero las esperanzas vertidas por los orientales en estos tratados no pudieron concretarse inmediatamente. Es llamativo el oficio que remite el Cabildo de Montevideo el 14 de agosto de 1823, angustiado por la falta de noticias respecto de la expedición santafesina:

el Cabildo Representante faltaría á su deber si dejase de manifestar al Señor Gobernador de Santa Fe que ha llegado el término de nuestras esperanzas, y que si no le es posible hacer pasar algunas fuerzas el [al] Uruguay en todo este mes ó hasta mediados del proximo venidero, el cabildo se verá forzado á principiar una guerra incierta y tal vez desordenada para contener algun tanto los males que vé sobre sí y corresponder dignamente a su confianza en el depositada (...) (7).

López respondía el 28 de agosto a la nota del Cabildo montevideano alegando que no había sido posible arbitrar los medios prometidos:

Las tropas de mi mando ya se hallarían en la Banda Oriental si los recursos convenidos se hubiesen colocado en la aptitud disponible que reclama la celeridad de la empresa (...)
(...) En esta virtud el tratado celebrado producirá los efectos que nos propusimos si los medios que entonces se facilitaron no retardan los momentos al logro de los dignos objetos detallados en sus honrosos comisionados y despues tendran lugar las reclamaciones de V.E. (...) (8).

En síntesis, y no obstante el entusiasmo inicial de los gobiernos de Santa Fe y Entre Ríos a la causa de los orientales, estos gobiernos no se apresuraron a cumplir lo pactado con el Cabildo de Montevideo, argumentando entre las causas de su dilación las frecuentes invasiones de indios en el sur de Santa Fe, los compromisos del tratado del 25 de enero de 1822 contraídos entre los gobiernos de Santa Fe y Buenos Aires para erradicar los malones, y la escasez de recursos materiales y humanos de Santa Fe y Entre Ríos para auxiliar a las tropas revolucionarias orientales con la celeridad requerida por la situación. Esta reticencia evidenciada por las cuatro provincias signatarias del tratado del Cuadrilátero -Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos y Corrientes- debilitaba el plan de los disidentes orientales y facilitaba el control de la Provincia Cisplatina por parte de las fuerzas del general Lecor.

  1. Texto del tratado de Neutralidad, amistad y buena armonía entre el gobernador de Entre Ríos, general Lucio Mansilla, y el capitán general de la Provincia Cisplatina, general Lecor, barón de la Laguna, 11 de diciembre de 1822, en J. Beverina, op. cit., pp. 74-75.

  2. José Luis Busaniche, Estanislao López y el federalismo del Litoral, Buenos Aires, Eudeba, 1969, p. 13.

  3. Manuel Cervera, Historia de la ciudad y provincia de Santa Fe. Contribución a la Historia de la República Argentina (1573-1853), tomo II, Santa Fe de la Veracruz, 1980, p. 628.

  4. J.L. Busaniche, op. cit., pp. 14-15.

  5. Ibid., p. 15.

  6. Ver Anexo Número 1, titulado: "El gobernador de Corrientes, D. Juan José Blanco, expone al de la Provincia de Santa Fe los motivos que le impiden cooperar en una guerra contra los invasores de la Provincia Oriental, Corrientes, 22 de abril de 1823, texto completo citado en J. Beverina, op. cit., pp. 365-368. El oficio del gobernador Blanco se conserva en copia en el Archivo de Gobierno de Entre Ríos, tomo I, folio 14.

  7. Archivo Histórico de la Provincia de Santa Fe, Archivo de Gobierno, tomo 2 ½: 1821-1823, fo. 943 r. y vto.

  8. Papeles de Estanislao López (1823-1831), primera serie, vol. III, Santa Fe, publicación del Archivo Histórico de la Provincia de Santa Fe, 1992, pp. 43-44.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.