Visite nuestra página principal

Ante la creciente presión del Congreso, la opinión pública y la prensa de Buenos Aires, en julio de 1825 el gobernador Las Heras intentó forzar un voto de confianza presentando su renuncia, ya que era consciente de que el Congreso no tenía todavía un reemplazante disponible. Pero la maniobra de Las Heras fracasó, pues el Congreso rechazó momentáneamente dicha renuncia y al mismo tiempo desaprobó la gestión del gobierno porteño, anunciando su intención de crear oportunamente nuevas autoridades nacionales. Tres meses después, el Congreso reconocía por ley del 25 de octubre de 1825 la reincorporación de la Banda Oriental a las Provincias Unidas, apoyando la solicitud y declaración que en esos mismos términos había efectuado el 25 de agosto del mismo año el Congreso oriental de la Florida (1). En la misma sesión y para no dejar dudas de su posición, el Congreso de Buenos Aires aprobaba los diplomas de Javier Gomensoro, diputado electo por la Banda Oriental.
    Con este acto del Congreso General quedaba aceptada la guerra con el Brasil. Muy a su pesar, el ministro García dirigía a su colega imperial una comunicación con las declaraciones de los representantes de la provincia oriental así como la ley del Congreso de octubre de 1825, ambas referentes a la reincorporación de la Banda Oriental a las Provincias Unidas.
    No obstante la moderación que emanaba del oficio enviado por García al gobierno imperial -ya que reducía sus reclamaciones a conservar la integridad del territorio de las Provincias Unidas y a garantizar para el futuro la inviolabilidad de sus límites contra la fuerza o la seducción-, el Imperio de Brasil respondió declarando la guerra a las Provincias Unidas el 10 de diciembre de 1825. De este modo, el gobierno de Las Heras entró en una guerra que sobre todo su ministro García no había querido y de la que no esperaba nada positivo.

  1. El historiador uruguayo Alfredo Castellanos omite mencionar la resolución del Congreso de la Florida del 25 de agosto de 1825 en que se declaraba la unión de la provincia Oriental con las demás del Río de la Plata. Alfredo R. Castellanos, Historia uruguaya, tomo 3, 1820-1838, La Cisplatina. La independencia y la república caudillesca, Montevideo, Ed. de la Banda Oriental, 1977, p. 42. Dicha declaración decía: "que por tanto queda sancionado y decreta por ley fundamental lo siguiente: Queda la Provincia Oriental del Río de la Plata unida a las demás de este nombre en el territorio de Sud-América, por ser la libre y espontánea voluntad de los pueblos que la componen, manifestada por testimonios irrefragables y esfuerzos heroicos desde el primer período de la regeneración política de las Provincias". Ver V. D. Sierra, op. cit., tomo VII, p. 440. Por otra parte cabe aclarar que el Congreso de la Florida declaró la reincorporación de la Banda Oriental a las Provincias Unidas en la fecha mencionada -25 de agosto de 1825- y no en septiembre como afirma Halperín Donghi. Ver T. Halperín Donghi, De la revolución..., p. 222.
Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.