Visite nuestra página principal

Capítulo 13: Las gestiones del gobierno de Buenos Aires frente a Gran Bretaña durante el conflicto con el Brasil

Frente a los múltiples acontecimientos producidos en el Río de la Plata entre 1810 y 1816 -entre otros, la Revolución de Mayo, la disidencia artiguista, los planes de anexión de la Banda Oriental y del Río de la Plata por parte de la corte portuguesa instalada en Brasil-, el gobierno británico desarrolló una política cuyo objeto era establecer un equilibrio de fuerzas en la complicada región rioplatense. Desde antes de que comenzara la guerra entre el gobierno de las Provincias Unidas y el Imperio del Brasil en diciembre de 1825, el primero había contado con que el conflicto no se desarrollaría ante la indiferencia británica. Esta percepción, lejos de inclinar al gobierno de Buenos Aires, encargado de la conducción de las relaciones exteriores por resolución del Congreso General, hacia el mantenimiento de la paz -objetivo de la política británica en el Río de la Plata-, lo alentó a aceptar una guerra en el fondo temida, con la esperanza de que antes de alcanzarse la etapa crítica la presión británica impondría una solución más aceptable que la que el gobierno imperial estaba dispuesto a ofrecer a las Provincias Unidas.
    El gobierno de Buenos Aires esperaba que Inglaterra favoreciera el retorno de la Banda Oriental a las Provincias Unidas, contra indemnización al Imperio por los gastos de ocupación, y que impidiera el empleo del bloqueo como arma de guerra por parte de los imperiales. En la óptica porteña, el bloqueo, ruinoso para la economía exportadora rioplatense, afectaba de modo igualmente serio los intereses mercantiles británicos en la región.
    Por otra parte, las esperanzas porteñas respecto de la posibilidad de reincorporación de la Banda Oriental al territorio de las Provincias Unidas habían sido alimentadas por el cónsul Parish. Tenían además como fundamento jurídico la previa intervención británica en las negociaciones de 1811 y 1812, que habían llevado al retiro de las fuerzas portuguesas del territorio de la Banda Oriental. Asimismo, la expectativa porteña en cuanto a la posibilidad de que Gran Bretaña impidiese un bloqueo del Río de la Plata por parte del Imperio se respaldaba en un sentimiento muy compartido con los círculos mercantiles ingleses de Buenos Aires.
    Pero esas esperanzas de Buenos Aires no tomaban suficientemente en cuenta un elemento clave de la política latinoamericana de Londres: el hecho de que Brasil fuera el principal mercado de la región para las exportaciones inglesas y a la vez el país políticamente más estable. Por estas dos poderosas razones, la diplomacia británica no podía tolerar que la autoridad imperial sufriese humillaciones en su prestigio que resultasen lesivas para su estabilidad institucional. Por lo tanto, Buenos Aires no podía esperar de Londres ni una operación naval que levantase un posible bloqueo brasileño en el Río de la Plata, ni la participación británica en la concertación de una paz que al integrar la Banda Oriental al territorio de las Provincias Unidas sacrificara las aspiraciones imperiales. El bloqueo estaba destinado pues a durar bastante más de lo esperado por el gobierno de Buenos Aires, incluso aunque afectara los intereses mercantiles ingleses.
    Según los datos aportados por H. S. Ferns, el bloqueo decretado por la escuadra brasileña en el Río de la Plata fue catastrófico en lo tocante a los embarques. En 1825 habían entrado en puertos de las Provincias Unidas 95 barcos británicos y habían salido de ellos 85. En 1826 el número de barcos que entraron en puertos argentinos fue de 7 y en 1827, de 1. En 1826 salieron 23 barcos británicos, todos ellos durante el período acordado por el almirante brasileño a los neutrales, y en 1827 sólo un barco británico salió de Buenos Aires (1).
    No obstante las categóricas afirmaciones de Ferns, luego matizadas por el propio autor, los efectos del bloqueo y de la guerra misma con el Brasil sobre la comunidad británica residente en el Río de la Plata fueron variados, desde aquellos inversores ingleses que perdieron dinero al invertir en títulos rápidamente desvalorizados del gobierno porteño, hasta los hombres de negocios que como consecuencia de la guerra diversificaron sus actividades e imitaron la actitud adoptada por sus colegas mercantiles porteños invirtiendo en ganado, cueros y tierras.

  1. F.O. 6/19, Ingresos consulares de navegación, 1822-1827, citados en H. S. Ferns, Gran Bretaña y Argentina en el siglo XIX, Buenos Aires, Solar-Hachette, 1966, p. 172.
Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.