Visite nuestra página principal

No obstante, durante mucho tiempo Jujuy y Salta continuaron siendo un obstáculo para las ambiciones de Alejandro Heredia. Esta situación pudo haber contribuido a acrecentar las aspiraciones territoriales del gobierno boliviano. Así, tras las breves (nuevas) gestiones de los gobernadores unitarios Quintana en Jujuy y Fernández Cornejo en Salta, las fuerzas del destituido Medina, sumadas a las de los federales salteños y tucumanos, marcharon sobre Salta y Jujuy, derrocando a ambos Cornejo y Quintana en marzo de 1836. Con esta victoria, Heredia fue proclamado "Protector" de Jujuy, Salta y Catamarca. El año 1836 resultó así clave en la cristalización del poder hegemónico tucumano. Los nombramientos de Felipe Heredia y Pablo Alemán en Salta y Jujuy aseguraban la preponderancia de Alejandro Heredia.
    Es más: Heredia logró revertir la opinión del propio gobernador santafesino Estanislao López, hasta ese momento en su contra, y consiguió el respaldo a sus planes respecto de Bolivia por parte de un Rosas cada vez más ocupado en la cuestión oriental y sensibilizado por ciertos informes de Juan Correa Morales, su agente en la Banda Oriental y representante ante Oribe. Hacia marzo de 1836 Morales opinaba que los "unitarios" estaban interesados en la caída de Oribe, porque confiaban en que su sucesor adoptaría una postura hostil hacia Rosas. Morales señalaba también que no debían desdeñarse los rumores que corrían sobre las conexiones entre los "unitarios" de la Banda Oriental y el presidente boliviano Andrés Santa Cruz (1).
    Convencido de la existencia de la conexión entre los residentes antirrosistas en distintos países limítrofes, Rosas comenzó a otorgar mayor consideración a los reclamos de Alejandro Heredia. En marzo de 1836, el gobernador delegado de Tucumán solicitó a Buenos Aires un empréstito de $3.000 plata para solventar el erario provincial, agotado tras la campaña contra Javier López y las expediciones en Salta y Jujuy. Rosas no sólo envió el capital solicitado, sino que asignó a Alejandro Heredia otros $ 100.000 sin cargo de devolución y le ofreció los artículos de guerra que pudiera "para estar prevenido por si llega el caso" (2).
    No obstante, la hegemonía federal en el noroeste, que parecía momentáneamente asegurada, tenía sus fisuras. Prueba de ello era la carta que el 27 de abril de 1836 dirigiera el general jujeño Pablo Alemán al gobernador de Buenos Aires, mencionando las serias dificultades con que tropezaba para establecer la vigilancia de la Puna y de la frontera con Bolivia, donde el gobierno boliviano apoyaba a los elementos unitarios que trabajaban activamente para generar discordias en la provincia de Jujuy.
   Inevitablemente, se acercaba la guerra del gobierno de Rosas contra el del mariscal Santa Cruz, aunque el peso de este conflicto lo cargarían en primer lugar Chile, y en segundo lugar los caudillos norteños. El noroeste continuaba siendo escenario de incursiones del gobierno boliviano, que se sucedieron en el resto del año 1836. En la Puna, el caudillo y funcionario boliviano Mariano Vázquez se armaba para atacar territorio jujeño, plan que finalmente concretó el 26 de agosto de 1836 con fuerzas de Mojo, Talina y Tupiza. En septiembre las fuerzas bolivianas otra vez violaron la frontera de la Confederación Argentina en persecución del coronel boliviano Arraya, quien había huido a sus propiedades ubicadas en territorio norteño. En diciembre llegó a la frontera el general Carlos Medina Celi con el título de jefe de vanguardia, enviado por el gobierno boliviano para organizar las fuerzas que combatirían contra las de la Confederación Argentina. Ante las provocaciones del régimen de Santa Cruz, el gobernador Pablo Alemán viajó en diciembre de 1836 a la Puna jujeña, y junto al teniente de gobernador de aquella región, coronel Mariano Boedo, colocó avanzadas en los puntos accesibles a Bolivia. Por su parte, el gobernador de Salta, Felipe Heredia, decidió guarnecer Iruya, Santa Victoria y Orán. Las hostilidades iban in crescendo, por lo que la guerra era sólo cuestión de tiempo.

  1. Ver Juan Correa Morales a Felipe Arana, Montevideo, 14 de marzo de 1836, Enrique Arana (h.), "De nuestra Historia Diplomática. Contribución a su estudio. El Doctor Felipe Arana, ministro de Relaciones Exteriores de la Confederación (1835-1852)", Estudios, Año XXII, tomo XLVIII, Nº I, Academia Literaria del Plata, Buenos Aires, 1933, pp. 59-61, en N. L. Pavoni, op.cit., p. 172.

  2. Oficio de Alejandro Heredia a Juan Manuel de Rosas, 13 de julio de 1836, en ibid., p. 172.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.