Visite nuestra página principal

De este breve análisis del conflicto entre el gobierno de Rosas y la Confederación Peruano-Boliviana, de los posteriores conflictos con Bolivia, y de las rencillas de las provincias del Norte entre sí y con el gobierno de Buenos Aires, se pueden extraer algunas conclusiones interesantes:
    1) La guerra contra el gobierno de Santa Cruz y sus prolegómenos demuestran la dificultad de aplicar mecánicamente los conceptos de unitario y federal. Si bien los enemigos de Rosas en general se identificaron con el bando unitario, la situación política de Salta, con gobiernos cambiantes "de dudoso tinte federal" según Barba, muestra que la lógica política interna de estas provincias norteñas era sumamente compleja: lógica de facciones pertenecientes a las familias tradicionales cuya filiación ideológica era cambiante de acuerdo con las necesidades de la lucha por espacios de poder. Resultan elocuentes al respecto las palabras de Miguel Angel Vergara, quien, al comentar la independencia de Jujuy de la tutela salteña en 1834, afirma:

Creemos más bien que los jujeños con una política sutil buscaban en la sociedad salteña, de tinte unitario, un ambiente favorable a la independencia (...). La política jujeña tenía sus complejidades desconcertantes: buscaba la autonomía y presentaba aspectos antagónicos ante los espectadores y gestores de la política nacional: parecía a ratos unitaria, a ratos federal. Este era también el ritmo político de las demás provincias débiles de la República.

Tomando en cuenta las documentadas opiniones de estos especialistas, vale subrayar que el énfasis excesivo en la antinomia entre unitarios y federales para explicar los conflictos interprovinciales puede llevar a la simplificación de una realidad interprovincial norteña que no puede ser leída dogmáticamente en términos de dicha dicotomía, sino que debe ser interpretada en términos de la lucha entre caudillos provinciales por espacios de poder. En este sentido, la pugna por la influencia en el ámbito del norte de la Confederación Argentina entre dos gobernadores de tinte federal: el de Salta, brigadier Pablo de la Torre, y el de Tucumán, general Alejandro Heredia, es uno de los tantos ejemplos de esta compleja realidad que impone la descalificación de dicha antinomia en términos historiográficos. El federal Heredia, con el fin de debilitar la influencia de su rival salteño, incitaba las ideas de autonomía de los jujeños, que tenían inclinación unitaria y dependían en esos momentos de la autoridad de Salta. De la Torre, a su vez, hacía la misma política de intrigas en la provincia de Catamarca, sujeta a la autoridad tucumana. Por cierto, como sostiene Enrique Barba en su libro Unitarismo, federalismo, rosismo:

Más que federalismo, muestran los pueblos un fuerte y disociador localismo (....) Este localismo nuestro, desde sus orígenes y en su confrontación ulterior, se ajusta a la definición que Ortega y Gasset da para el caso del particularismo en España. "La esencia del particularismo -dice el maestro- es que cada grupo deja de sentirse a sí mismo como parte, y en consecuencia, deja de compartir los sentimientos de los demás". ¿Y qué otra cosa que no sentirse parte en el quehacer nacional mostraban algunas provincias en los primeros intentos federalistas? ¿ Y qué otra cosa que un crudo localismo es lo que en ocasiones ofrece Buenos Aires, enfrentando y afrentando a las provincias en un pertinaz aislamiento ajeno al sentimiento nacional?

Asimismo, el apoyo de Rosas al gobernador Alejandro Heredia -federal de Tucumán- no fue totalmente compartido por los caudillos del Litoral -caso del santafesino Estanislao López-. Si aplicamos mecánicamente el eje de conflicto unitarios-federales se pierde una gran parte de la compleja realidad histórica argentina, una realidad basada en una alianza muy precaria y cambiante de Rosas con los caudillos provinciales.
    2) La naturaleza de estos conflictos y las alianzas político-militares entrecruzadas que desconocían las fronteras con los Estados vecinos demuestran la inexistencia de una nación argentina durante el período rosista. Existen sobradas muestras de la vinculación de las provincias norteñas con Bolivia, que era quizá más fuerte que la existente entre esas provincias y Buenos Aires. En este plano, las palabras de Barba citadas arriba reflejan cierta ingenuidad, en tanto suponen que hubiera sido posible para los pueblos provinciales sentirse parte del "quehacer nacional", en tiempos en que no existían lazos que justificaran el uso del concepto "nación" para describir a la actual República Argentina. ¿A título de qué iba un indígena de la Puna de Jujuy a sentir que tenía un vínculo "nacional" con Juan Manuel de Rosas, antes que con un indígena del otro lado de la frontera boliviana? La comparación con España no es válida, porque en el caso que analizamos el particularismo no emerge cuando un grupo "deja de sentirse a sí mismo como parte" del conjunto mayor, sino que aquellos puneños nunca se habían sentido más hermanados con quienes ejercían tutela política sobre ellos, que con quienes se convirtieron por orden arbitraria en sus enemigos según la ley.
    3) Si puede afirmarse que no existía una nación argentina, puede establecerse lo mismo respecto del Estado argentino. No existía tal cosa, sino una configuración de mini-Estados, cada cual con las prerrogativas militares y monetarias de un Estado separado. Incluso la delegación de las relaciones exteriores en el gobernador de Buenos Aires no era más que una ficción conveniente, necesaria para darle un interlocutor a los enviados de potencias de ultramar y para evitar la quita del reconocimiento internacional. Por cierto, los vínculos económicos, culturales, políticos y de parentesco entre las provincias del Norte y Bolivia, entre las del Litoral, el Paraguay y el Uruguay, y entre las de Cuyo y Chile eran tales, que la separación de estos Estados entre sí, la consolidación de un Estado argentino, y la eventual emergencia de algo parecido al concepto politológico de una "nación" abarcativa de las provincias argentinas y excluyente de los pueblos de los Estados limítrofes, llevaría aún muchas décadas.
    4) La guerra contra Santa Cruz probablemente no habría tenido lugar de no ser por el hecho de que también Chile estaba embarcado en un conflicto bélico contra la Confederación Peruano-Boliviana. No obstante, vale la conjetura contrafactual que, de no haber participado Chile en esta guerra, sus consecuencias para la Confederación Argentina habrían sido desastrosas. Probablemente, la Confederación Peruano-Boliviano se hubiera consolidado, y la Confederación Argentina se hubiera desintegrado, es decir, justo lo opuesto de lo que ocurrió en la realidad.
    5) La derrota boliviana conseguida por los chilenos no transformó al Estado del altiplano en amigo de Rosas, pero lo privó definitivamente de su potencial como enemigo verdaderamente peligroso de la Confederación Argentina, y de este modo sirvió indirectamente para contribuir a sentar las bases a partir de las cuales la República Argentina, tal como la conocemos, emergería como Estado hacia 1880. Por cierto, la derrota de Santa Cruz prácticamente eliminó a Bolivia como un interlocutor serio en las disputas intra-sudamericanas por el poder regional. Como tal, puede compararse con las posteriores guerras:

a) de la Triple Alianza (que eliminó al Paraguay como interlocutor serio, y contribuyó a consolidar a la Argentina a través de la adquisición de territorios en el noreste y la derrota de sus caudillos provinciales), y

b) del Pacífico (que eliminó al Perú como interlocutor serio, y contribuyó a consolidar a la Argentina porque posibilitó su expansión hacia el sur mientras los chilenos estaban ocupados en el norte).

Por cierto, la guerra contra la Confederación Peruano-Boliviano puede conceptuarse, en última instancia, como uno de los favores históricos que, sin quererlo ni desearlo, el Estado chileno le hizo a la Argentina.

  1. M. A. Vergara, op. cit., pp. 10-11.

  2. Enrique M. Barba, Unitarismo, federalismo, rosismo, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, 1982, pp. 19-20.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.