Visite nuestra página principal

El progresivo enajenamiento de los diplomáticos británicos frente al gobierno de Rosas fue causado además por la interacción de los siguientes elementos:
    1) El progresivo empeoramiento de las relaciones entre Buenos Aires y París, claro síntoma de las limitaciones del tratado Arana-Mackau, y que hacía posible recurrir a la cooperación de Francia frente a la intransigencia del gobierno de Buenos Aires.
    2) La reprobación general con que Europa observaba los estallidos populares periódicos, dirigidos por la asociación parapolicial rosista, la Mazorca. Estos estallidos implicaban en la visión de los representantes de la diplomacia británica un creciente peligro para la comunidad inglesa en Buenos Aires. El ministro británico Aberdeen atribuyó directamente a Rosas la responsabilidad por los espantosos desmanes cometidos por la Mazorca en Buenos Aires en abril de 1842. Rosas, en efecto, no había intentado restablecer el orden hasta no dar desahogo al fanatismo de sus partidarios. Si no hubiese sido por la circunstancia extraña de que los súbditos británicos se veían siempre libres de todo ataque, es indudable que la Royal Navy habría intervenido antes (1).
    3) El hecho de que Rosas impidiera toda comunicación con la República del Paraguay desde el territorio de la Confederación Argentina por decreto del 8 de enero de 1845. Esta decisión fue adoptada como represalia por el tratado celebrado entre Carlos Antonio López y el gobierno rebelde de Corrientes, en diciembre de 1844 (2).
    4) La propuesta brasileña al gobierno británico de acción conjunta contra Buenos Aires (misión Abrantes de 1844), que tenía como finalidad eliminar la influencia argentina en el Uruguay y lograr la apertura a la navegación de los ríos interiores Paraná y Uruguay, con la cual se sacaría al Paraguay de su obligado aislamiento (3). Otro factor fue el reconocimiento de la independencia del Paraguay realizado el 14 de septiembre de 1844 por el agente diplomático brasileño José Antonio Pimenta Bueno, enviado a Asunción con la misión de buscar la alianza de este país para una acción conjunta contra Rosas. Dicho reconocimiento mereció una protesta del representante de la Confederación en Río, Tomás Guido, en febrero de 1845 (4).
    5) La política financiera adoptada por el gobernador bonaerense, juzgada por los británicos como irresponsable, pues el gobierno de Buenos Aires no se preocupaba en lo más mínimo por el déficit anual permanente. Tampoco se consideraba suficiente el esfuerzo realizado por reanudar el pago de las obligaciones de la deuda pública que en su mayor parte estaba en manos de acreedores británicos. A ello se agregaba la rápida desvalorización del papel moneda que deprimía la actividad comercial en el Río de la Plata. Numerosos comerciantes británicos que habían hecho negocios previendo la celebración de la paz en 1841, se encontraban en situación muy comprometida (5).
    6) La presión sobre el Foreign Office sosteniendo que para bien del comercio británico debía mantenerse la independencia del Uruguay y sobre todo debía arrancarse de las manos de Rosas el control de la navegación de los ríos. El 27 de junio de 1845, el duque de Richmond presentó una petición de los "banqueros, hombres de negocios y comerciantes de Liverpool", en la que se solicitaba la adopción de medidas tendientes a imponer la libre navegación en el Río de la Plata. Lord Brougham presentó otra petición análoga proveniente de la ciudad inglesa de Manchester. Estas cartas invocaban la terrible matanza de abril de 1842 por parte de la Mazorca, que tanto horrorizara al ministro Aberdeen, como nueva justificación para la intervención británica (6).
    Por cierto, tanto en Francia como en Gran Bretaña las opiniones estaban divididas respecto de cómo resolver el dilema de Rosas y sus pretensiones en la Banda Oriental. Por un lado y a favor del bloqueo como medida para terminar con la guerra civil que amenazaba los intereses comerciales europeos en ambas márgenes del Río de la Plata, estaban tanto la comunidad mercantil en Gran Bretaña y Francia como los agentes diplomáticos franceses e ingleses en el Río de la Plata -barón Deffaudis y Ouseley, respectivamente- y los jefes navales de ambas potencias europeas -almirantes Massieu De Clerval y Sir Charles Hotham-.
    Por otro lado, y en contra del bloqueo, estaban los comerciantes británicos y franceses residentes en el Río de la Plata. Cabe aclarar que incluso dentro de las diplomacias francesa e inglesa había voces que clamaban por una actitud más prudente de Londres y París respecto del gobierno de Buenos Aires. Es más: el representante británico Mandeville había simpatizado con Rosas y había informado de su convencimiento de que la mano fuerte del dictador era absolutamente necesaria para que pudiera subsistir gobierno alguno en Buenos Aires (7).
    Por su parte, el ministro de relaciones exteriores británico lord Aberdeen, tenía una posición intermedia respecto del bloqueo contra Rosas. Rechazaba la utilización de la fuerza contra el gobierno de Buenos Aires y prefería oficiar de árbitro entre la Confederación Argentina y el Uruguay a fin de imponer la paz entre los contendientes. Pero, al mismo tiempo y atendiendo al "lobby pro montevideano" de los comerciantes de Liverpool, Aberdeen procuraba sostener los intereses del gobierno uruguayo en detrimento del de Buenos Aires. El respaldo a ambos objetivos era una contradicción insostenible y la determinación de Aberdeen de imponer la paz condujo al empleo de la fuerza contra Rosas (8).

  1. J.F. Cady, op. cit., p. 115.

  2. Ver C. Báez, op. cit., p. 73.

  3. Ver T. Halperín Donghi, Historia argentina..., op. cit., pp. 381-382.

  4. C. Báez, op. cit., p.74.

  5. J.F. Cady, op. cit., pp. 115-116.

  6. H.S. Ferns, op. cit., p. 276; J.F. Cady, op. cit., p. 119.

  7. F.O., 84, de Mandeville a Aberdeen, 7 de julio de 1842, citado en J.F. Cady, op. cit., p. 120.

  8. H.S. Ferns, op. cit., pp. 259-260.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.