Visite nuestra página principal

El proyecto de Pujol: un intento de quebrar la hegemonía de Buenos Aires

El 5 de mayo de 1852, Urquiza reunió en Palermo a destacadas figuras de Buenos Aires con el objetivo declarado de intercambiar opiniones acerca de la forma de convocatoria del Congreso Constituyente -tema a discutirse en la reunión de San Nicolás de los Arroyos-. Estuvieron presentes Dalmacio Vélez Sársfield, Valentín Alsina, Tomás Guido, Vicente Fidel López, Benjamín Gorostiaga, Francisco Pico y Juan Pujol. Pero en realidad el fin último de la reunión era presentar el proyecto que el correntino Pujol había elaborado con la colaboración del cordobés Santiago Derqui, con el cual Urquiza estaba de acuerdo, y que albergaba la intención de limitar el poder de Buenos Aires. El proyecto de Pujol procuraba reeditar el plan de 1826 de Bernardino Rivadavia sobre la capitalización de Buenos Aires y señalaba la necesidad de un gobierno provisional de alcance "nacional" hasta tanto el Congreso nombrara autoridades. La jugada de Pujol, apoyada por Derqui, parecía hábil, pues buscaba halagar a los porteños al presentar un plan con cuyo autor se identificaban ideológicamente. Pero los hombres de Buenos Aires se percataron rápidamente del objetivo que animaba dicho proyecto: cercenar la cabeza de la poderosa Buenos Aires era una forma de evitar amenazas para Corrientes. Dicho objetivo era tan claro que el rechazo al mismo no se hizo esperar pese al corte unitario del ex proyecto rivadaviano. Tanto la capitalización de Buenos Aires como la decisión de crear un gobierno provisional cuya soberanía incluyese a Buenos Aires despertaron la cerrada oposición porteña (1).
    El caudillo entrerriano al parecer no quedó muy conforme con la reunión de notables. Esto surge de una carta enviada por Pujol a Derqui el 20 de mayo en donde el primero expresa:

Por aquí va todo como Ud. lo ha dejado, la enemiga del general con los porteños va de día en día subiendo de punto: la conferencia sobre el proyecto consabido ha producido el magnífico resultado de convencerlo al general de que no hay hombres más provincianos y unitarios que los porteños -concurrieron a la conferencia Alsina, Vélez, López, Gorostiaga y todos se declararon contra el proyecto, presentaron otro, que el general hizo pedazos. En fin creo que la idea prevalecerá. Mañana salimos en un vapor para San Nicolás (2).

Pujol no perdería las esperanzas de que su proyecto fuera aprobado en la futura reunión de San Nicolás, pero para ese entonces Urquiza ya había comprendido que no era conveniente considerar el problema de la capital de la Confederación.

  1. H. Gorostegui de Torres, op. cit., pp. 22-25; Vicente D. Sierra, Historia de la Argentina, tomo X, Buenos Aires, Ed. Científica Argentina, 1980, pp. 12-15.

  2. Carta de Juan Pujol a Santiago Derqui, 20 de mayo de 1852, en V.D. Sierra, op. cit., p. 15.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.