Visite nuestra página principal

Las gestiones financieras de Buschenthal y de Trouvé-Chavel y Dubois

Disipados aparentemente los temores de un enfrentamiento tras el convenio del 8 de enero de 1855 -ratificado el 8 de febrero del mismo año- el gobierno de la Confederación procuró solucionar su anemia financiera. Se estableció un impuesto de patentes sobre las casas comerciales y talleres de Paraná. En abril se autorizó al financista montevideano José de Buschenthal para que gestionara en Europa un empréstito de 5.000.000 de pesos fuertes, con hipoteca de aduanas y otros privilegios e interés no superior al 6%. Del total del empréstito, el gobierno de Urquiza proyectaba destinar 1.000.000 para puentes y caminos, 300.000 para adquirir acciones del futuro ferrocarril, y 200.000 para fomento de la inmigración. En otras palabras, Buschenthal venía a reemplazar al fracasado Estatuto. Asimismo, Buschenthal debía buscar respaldo europeo para la construcción de un ferrocarril de Rosario a Córdoba, con eventual prolongación a Chile (1).
    Buschenthal también fue facultado para fundar un banco, con capital de 4.000.000 de pesos fuertes -pudiendo comenzar por 2.000.000-, con autorización para emisión de billetes, cobro de un 12% de interés a los particulares y privilegios para sus depósitos personales, a cambio de que trajese metálico y anticipase mensualmente al gobierno de la Confederacion 60.000 pesos al 6%, a devolverse sobre letras de la aduana. Buschenthal era un personaje conocido por el gobierno de Paraná, que ante su debilidad financiera debía recurrir al crédito usurario. Vale acotar que a fines de 1853 Buschenthal había colocado un empréstito de 225.000 pesos fuertes al alto interés del 16% con un tipo de cotización que se mantuvo oculto (2).
    Pero el triple plan proyectado por Urquiza se derrumbó porque Buschenthal no pudo conseguir capital ni para el ferrocarril, ni para el empréstito, ni para el banco. El 27 de septiembre de 1855, ya previendo el fracaso de las gestiones, el Congreso de la Confederación concedió autorización para contratar otro banco, en condiciones parecidas a las planteadas para el caso de Buschenthal, con los señores Aristides Trouvé-Chauvel y Antoine Dubois, de París.
En este caso, los adelantos al gobierno iban a elevarse a 100.000 pesos mensuales, sin perjuicio de otro empréstito global de 600.000 pesos al 6%, ventajas compensadas con la entrega de 200 leguas de tierra para colonización. Pero los banqueros de reserva no tuvieron más éxito que Buschenthal, y pese a su activa propaganda, no hubo banco (3).

  1. J. Alvarez, op. cit., p. 116; J.M. Rosa, op. cit., pp. 138-139; J.R. Scobie, op. cit., p. 156.

  2. Ibid.

  3. J. Alvarez, op. cit., p. 116.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.