Visite nuestra página principal

De acuerdo con José María Rosa, la acción diplomática británica luego de la caída de Rosas tuvo dos metas principales: 1º) contener la expansión brasileña y 2º) modificar el tratado Arana-Southern de 1949, incorporando la garantía de libertad de navegación fluvial. Otros temas pendientes en la agenda bilateral, como el pago del empréstito Baring, se resolverían con el tiempo. El logro de ambos objetivos no era para el gobierno británico tarea fácil, ya que conspiraban contra él la euforia de las autoridades brasileñas por el triunfo que implicaba la caída de Rosas, y la crisis interna de la Confederación Argentina después del derrumbe del orden rosista (1).

  1. Ver José María Rosa, Historia argentina, tomo VI, Buenos Aires, Oriente, 1974, p. 11.
Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.