Visite nuestra página principal

Un triunfo diplomático de la Confederación: la misión Alberdi a Londres y a París (julio-diciembre de 1855)

El gobierno de la Confederación no tenía recursos para ofrecer algún plan de pago a Londres como lo hacía el Estado de Buenos Aires. Pero estaba dispuesto a ganarle de mano al último obteniendo el reconocimiento británico. Juan Bautista Alberdi había sido nombrado, como sabemos, ministro plenipotenciario de la Confederación ante los gobiernos de Inglaterra y Francia, con la misión de aclarar la confusión existente respecto de las pretensiones de autonomía de Buenos Aires. Pasó primero por los Estados Unidos, donde pudo conversar con el secretario de Estado Caleb Cushing y el presidente Franklin Pierce, y obtuvo seguridades de que ese país nunca reconocería la independencia de la provincia de Buenos Aires (1). Con cartas de recomendación norteamericanas para la corte de St. James, Alberdi partió para Londres donde arribó en julio de 1855. No pudo entrevistar al canciller Clarendon inmediatamente porque éste se encontraba en Francia, resolviendo los problemas relacionados con el fin de la guerra de Crimea.
    Cuando Alberdi pudo reunirse con el canciller británico en septiembre de 1855, el primero contaba con un nuevo suceso perjudicial para Buenos Aires y que no dejó de utilizar como carta de negociación: la polémica entre el gobernador Alsina y el ministro brasileño Amaral, efectuada el 28 de junio de dicho año, por el cruce de buques de guerra brasileños a través del Paraná, ante el cual el jefe del gobierno porteño protestó. El enviado de la Confederación aprovechó entonces para demostrar que su gobierno, a diferencia del porteño, no hacía cuestión respecto de si los buques de guerra que surcaban el Paraná tenían cañones o no. Como consecuencia de la polémica Alsina-Amaral o del poder de convicción de Alberdi, Clarendon dio al enviado de la Confederación la seguridad de "que la política del gabinete británico en el Río de la Plata, será la misma que hasta aquí en orden de no reconocer más gobierno nacional argentino, que el ejercido hoy por V.E. en nombre de la Confederación" (2). Además Clarendon prometió tratar de unificar la política británica con la francesa en el Río de la Plata. En consecuencia aconsejó al gobierno británico retirar a su encargado de negocios de Buenos Aires y sugerir al gobierno francés la misma actitud.
    El gobierno francés no fue tan receptivo a los argumentos de Alberdi como lo había sido el gobierno británico. Mariano Balcarce, yerno de San Martín, se había ocupado de los asuntos de Buenos Aires en Europa desde la época de Rosas y era en ese momento agente no oficial del gobierno porteño. Las considerables inversiones francesas en la provincia de Buenos Aires y los numerosos franceses residentes en ella hacían que el gobierno francés deseara mantener relaciones diplomáticas con el gobierno porteño. No obstante la presión de Londres y los compromisos de Francia con Inglaterra derivados de su alianza en la guerra de Crimea hicieron que Francia decidiera un cambio en su política en el Río de la Plata. En febrero de 1856 se dieron órdenes de llamar a Auguste Le Moyne de Buenos Aires y de acreditar un nuevo ministro, Charles Lefebvre de Bécour, ante el gobierno de la Confederación (3).
    Alberdi había ganado una importante batalla contra el Estado de Buenos Aires, aunque no la guerra. Había obtenido la retirada de los diplomáticos acreditados ante el gobierno de Buenos Aires y había logrado el consentimiento de los Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia para reconocer a la Confederación como el único gobierno soberano de la Argentina. Alberdi permanecería en Europa como ministro de la Confederación ante Inglaterra y Francia hasta 1860, y se ocuparía además de negociar los tratados con España -como se vio en el capítulo anterior- y con el Vaticano.

  1. Alberdi había llegado a los Estados Unidos con una carta personal de recomendación de su amigo William Wheelwright para el secretario de Estado Caleb Cushing. Alberdi había entablado amistad con Wheelwright en Chile y había defendido a la compañía de navegación de éste en varios asuntos legales. Ver J.R. Scobie, op. cit., p. 166, n. 104.

  2. Alberdi a Urquiza, 7 de septiembre de 1855, AGN-AU, citado en J.R. Scobie, op. cit., p. 167.

  3. Ibid., p. 167.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.