Visite nuestra página principal

La misión de la Peña a Montevideo y Río de Janeiro

El Imperio necesitaba un tratado que mantuviese el statu quo en el equilibrio de poder rioplatense y a la vez fijara la posición internacional del Estado uruguayo como una nación independiente, dado que desde la convención de 1828 los acuerdos firmados respecto de la cuestión oriental hacían aparecer a Uruguay como un actor pasivo, dependiente de la voluntad de sus vecinos en el Plata.
    Por su parte, las autoridades de la Confederación querían ir más allá del mantenimiento del statu quo. Buscaban la alianza de Uruguay y Brasil para doblegar a la díscola Buenos Aires, y el hecho de haber propuesto estos países conversaciones conjuntas en Río de Janeiro aparecía como una puerta abierta a los representantes argentinos. A comienzos de mayo, Luis José de la Peña, vinculado con los renovados intentos de lograr la asistencia del Uruguay, fue nombrado plenipotenciario en Montevideo y Río de Janeiro. En ese momento Paranhos regresaba de su larga y fructuosa misión en el Río de la Plata y de la Peña lo acompañó hasta Montevideo. Las largas entrevistas mantenidas por los políticos de Paraná con el representante brasileño permitían suponer que éste podía recomendar a su gobierno un cambio de política, otorgando el apoyo que la Confederación necesitaba (1).
    La finalidad manifiesta que la Confederación perseguía pues con la misión de la Peña era arreglar con Brasil la cuestión de las relaciones con Uruguay, pero el objetivo principal era lograr una alianza con aquél contra Buenos Aires, y esto paradójicamente no era secreto ya que fue comentado a los agentes extranjeros acreditados en Paraná (2). El hecho de que las autoridades de la Confederación tuvieran bastante confianza en el resultado positivo de la misión quedó demostrado por la falta de apoyo manifestado al representante británico Christie, quien hizo un postrer esfuerzo de mediación entre las partes en los últimos meses de 1858, antes de retirarse del país. La situación favorable a la Confederación se vería aún más incrementada cuando a principios de 1859 apareciera Paraguay como potencial aliado (3).
    En el lapso de seis meses, en la segunda mitad de 1858, la misión de la Peña trató denodadamente de lograr la ayuda brasileña contra Buenos Aires pero sin poder ofrecer al Imperio nada a cambio. Este impedimento se vio reforzado al haber recibido los representantes británico y francés en Río de Janeiro, a comienzos de mayo, la orden de presionar al gobierno brasileño de abstenerse de intervenir en los asuntos internos de la Argentina (4).
    Durante el tiempo que de la Peña permaneció en Montevideo, el enviado de la Confederación recibió seguridades del ministro Paranhos de que éste movería su influencia en la Corte para obtener la ayuda para las autoridades de Paraná. Pero una vez en Río de Janeiro, de la Peña debió esperar que el ministro de relaciones exteriores hiciera el nombramiento del representante brasileño que debía negociar con el enviado argentino y con Andrés Lamas, ministro uruguayo ante la Corte de Brasil. De la Peña fue recibido oficialmente el 7 de agosto y los representantes brasileños recién fueron elegidos el 19 de octubre. En el ínterin, el enviado del gobierno de Paraná fue entretenido con el planteo de diversas cuestiones, tales como la noticia de la expedición naval norteamericana contra Paraguay; declaraciones en favor de una alianza mutua contra Buenos Aires; factibilidad de una cuádruple alianza, incluido Paraguay; y el nuevo conflicto entre Brasil y Uruguay por los tratados de comercio (5).
    A la vez, un nuevo obstáculo se presentó a la misión de la Peña cuando la cámara de Diputados del Congreso de Paraná decidió postergar para el año siguiente la consideración de los tratados sobre límites y extradición, firmados el año anterior con el ministro Paranhos. El representante brasileño en Paraná Amaral hizo entonces uso de toda la presión diplomática para lograr que se revirtiera la decisión. El representante británico Christie dejó un significativo testimonio de lo sucedido en su informe:

M. Amaral (ministro brasileño ante la Confederación) había informado anteriormente a su gobierno que temía que no se promulgase la Convención o por lo menos que se la demorase, y recibió con el tiempo instrucciones de declarar en la forma más enérgica al General Urquiza y a su gobierno que el Gobierno del Brasil no entablaría negociaciones con el Señor Peña mientras las Convenciones no fuesen aprobadas. Cartas personales al mismo efecto fueron escritas al General Urquiza desde Río por estadistas que tienen relaciones amistosas con él.

El 27 de septiembre (las sesiones iban a cerrar el 30) la Cámara de Diputados aprobó una resolución por la cual se posponía hasta la próxima sesión la consideración de las Convenciones. M. Amaral fue inmediatamente a ver al general Urquiza y le leyó las instrucciones que había recibido. El General Urquiza le dijo de no prestar atención a lo que había sucedido, que los Diputados eran muchachos y que lo que habían hecho podía ser deshecho y que las Convenciones serían aprobadas antes de la clausura de las sesiones. Al día siguiente la Cámara de Diputados rescindió su voto de postergación, y las Convenciones fueron rápidamente aprobadas por ambas Cámaras (6).

A comienzos de octubre de la Peña tuvo algunos indicios de que su misión comenzaba a progresar, pero unas semanas después su expectativa se debilitó al enterarse de que los representantes brasileños nombrados para las negociaciones eran Paranhos y Soares de Souza, vizconde del Uruguay, ambos contrarios a la política de la Confederación. Paranhos ya se había desdicho de sus promesas realizadas en Paraná y Montevideo y en ese momento se oponía a una alianza brasileño-confederada contra Buenos Aires. No obstante en la primera reunión de los plenipotenciarios se encomendó a Lamas la preparación de un proyecto en el que se establecieran los términos de la independencia del Uruguay y a de la Peña un borrador de tratado de alianza (7).
    En el bosquejo redactado por de la Peña quedaba claramente establecida la clase de alianza que la Confederación deseaba para su enfrentamiento con Buenos Aires. Los tres signatarios se comprometían en una alianza ofensiva-defensiva cuyo objetivo era integrar Buenos Aires a la Confederación. Paraguay sería invitado a participar de la alianza. La iniciativa en la guerra la tendría el gobierno de la Confederación, pero Brasil contribuiría con hombres y con su fuerza naval, y Uruguay también con hombres. Sin embargo, esta tratativa se vio truncada al enterarse de la Peña de que los que se suponía eran representantes plenipotenciarios, en realidad sólo tenían instrucciones de recibir propuestas y comunicarlas a su gobierno (8).
    De la Peña recibió a fines de noviembre la orden de dar por terminada su misión y regresar a su país. Pero como a mediados de diciembre se produjera un cambio de gabinete en la corte de Brasil y Paranhos fuera nombrado ministro de relaciones exteriores, de la Peña prolongó su retiro para mantener nuevas conversaciones, que finalmente lo convencieron de que el nuevo gabinete no albergaba intención alguna de establecer una alianza. Con todo, el 2 de enero de 1859, de la Peña obtuvo un tratado que reglamentaba las relaciones de la Confederación y Brasil respecto del Uruguay. Luego, para disimular su derrota diplomática, el enviado argentino alegó un llamado urgente de su gobierno y dio por terminada su misión (9).
    En el tratado sellado el 2 de enero, los ministros plenipotenciarios de Brasil, el Estado Oriental y la Confederación Argentina repitieron y reforzaron las estipulaciones de acuerdos anteriores, acerca del reconocimiento de Uruguay como estado independiente y la garantía de la neutralidad del territorio oriental por parte del Imperio y la Confederación. El ministro de la Peña volvió decepcionado: había ido a buscar la alianza con el Imperio y debió conformarse con la neutralidad del territorio oriental. Brasil había entretenido hábilmente tanto a los miembros del gobierno de la Confederación como a sus representantes, en espera de la ratificación de sus convenciones. Una vez logrado esto, no existía ningún incentivo que lo llevara a participar en la alianza buscada por el gobierno de Paraná.

  1. Del Carril a Urquiza, 22 de abril de 1858, AGN-AU, citado en J.R. Scobie, op. cit., p. 205.

  2. Ibid., p. 206.

  3. Ibid., p. 210.

  4. De la Peña a Urquiza, 28 de mayo de 1858; Mauá a Urquiza, 10 de junio de 1958, AGN-AU, cit. en ibid., pp. 210-211.

  5. De la Peña a Urquiza, 9, 20 y 23 de agosto de 1858, AGN-AU, cit. en ibid., p. 212.

  6. Christie a Malmesbury, 27 de noviembre de 1858, FO 6, vol. 209, Nº 146, confidencial, cit. en ibid., pp. 212-213.

  7. Ibid,, p. 213.

  8. De la Peña a Urquiza, 7 de noviembre de 1858, proyecto de tratado, 14 de noviembre de 1858, AGN-AU, cit. en ibid., p. 214.

  9. Ibid., p. 214.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.