Visite nuestra página principal

Para la escuela liberal -sobre todo en la versión de Bartolomé Mitre como historiador y en la de los columnistas de su diario La Nación-, el régimen paraguayo representaba la violación de la libre navegación de los ríos y de la "libertad" que defendía el partido mitrista. Asimismo, los autores de extracción liberal -empezando obviamente por el propio Mitre- presentan el régimen de López como un "régimen tiránico  y expansionista" que tuvo por objetivo enfrentar y amenazar los intereses de la República Argentina, como lo habían hecho sus antecesores desde los tiempos de la Revolución de Mayo. Por oposición, Mitre presenta al Imperio del Brasil como un "régimen democrático" que no tenía deseos de expansión territorial. En el análisis del mitrismo, la Argentina no tenía deseos expansionistas, adoptando respecto de la crisis oriental una postura neutral. De este modo -y de acuerdo con este enfoque- Flores obró por su cuenta en los sucesos de abril de 1864.
   
Según Ramón J. Cárcano, miembro de la Academia Nacional de la Historia y también representante de este enfoque liberal, existen dos responsables en los sucesos que tuvieron lugar en el Estado oriental y que desencadenaron la Guerra de la Triple Alianza contra Paraguay: el mariscal Francisco Solano López y el expansionismo brasileño. Respecto del primer factor, sostiene que López "considera destruido el equilibrio del Río de la Plata con la caída de Paysandú, la ocupación militar de Montevideo, y la imposición de la presidencia del general Flores por las armas imperiales (...). (1)  Respecto del segundo, el desprecio de las autoridades imperiales por la protesta de López contra el ultimátum brasileño al gobierno oriental y la intervención de Río de Janeiro en territorio uruguayo para derribar a los "blancos" del gobierno de Montevideo, resultan factores que según Cárcano movieron a López al enfrentamiento con Brasil. 
   
El historiador liberal presenta al almirante brasileño Tamandaré y al mariscal paraguayo López como dos personajes convencidos de que había llegado el momento de la guerra. El primero creía así interpretar mejor el pensamiento del emperador brasileño. A su vez López estaba resuelto a defender el equilibrio rioplatense amenazado por la injerencia brasileña en territorio oriental. Incluso Cárcano cita una frase expresada por Francisco Solano López que reflejaba este convencimiento de que la guerra contra Brasil, que tanto había rehuido su padre Carlos Antonio, era inevitable: "Si no pegamos ahora (...)  tendremos que ir a las manos con Brasil en algún otro momento menos conveniente para nosotros". (2)  Solano López estaba persuadido de que no podía asegurar la independencia paraguaya, ni la fijación de sus límites con Brasil y la Argentina, ni el dominio de los ríos, sin enfrentar y vencer al Imperio. Decía Solano López: "Soy soldado, y tengo que declarar la guerra a Brasil. Es preciso hacerme respetar por las Repúblicas vecinas, dando una lección al Imperio". (3) 
   
Cárcano, como en su tiempo el propio Mitre, subraya la actitud de neutralidad argentina respecto de la Guerra de la Triple Alianza:  

(...) Argentina no altera su postura inicial. Rehusa reiteradamente participación en la contienda y renueva gestiones por la paz. Procura conservarse en su neutralidad, que algunos llaman de forma, y consolidar la unidad nacional todavía incipiente y movible. Esta actitud no le impide afirmar su condición y simpatías por Brasil, como alta expresión de orden y cultura americana. Está resuelto a colaborar moralmente para terminar la guerra, en la seguridad de mantenerse intacta la independencia e integridad de Uruguay. (...) 
El general Mitre recién asciende a la presidencia de la nación pacificada y unida, pero todavía no consolidada. Empieza a organizar los diversos resortes de gobierno. No tiene todavía bien establecidas las aduanas, ni el régimen financiero, ni el orden económico. La nación carga con un presupuesto de $ 8.300.000 oro, y una fuerte, pesada deuda exigible. Las provincias viven en la mayor estrechez. Sus pocas industrias son rudimentarias y el comercio de importación y exportación muy reducido.
Aparte de las razones políticas, se impone al país la neutralidad en la guerra de Paraguay por la situación precaria de su administración y economía general. El gobierno no está en condiciones de distraer hombres y recursos fuera de la nación, pues en ella se sienten aún los fogonazos de la guerra civil. La necesidad imprescindible de observar la neutralidad y mantener la paz está en la conciencia, el sentimiento y las conveniencias del presidente general Mitre y del pueblo que gobierna.(...) (4) 

Asimismo, Cárcano presenta tanto a Mitre como a Urquiza como opuestos a la guerra y partidarios de la neutralidad argentina. Dice Cárcano:  

Urquiza (...) Quiere salvar la unidad nacional, la obra de Caseros y Pavón. 
Escribe al presidente Mitre, sosteniendo la neutralidad y la paz delante del conflicto con el Imperio. Nunca la guerra, porque es impopular y resistida.
Comunica al presidente (Mitre) las cartas del mariscal (López). Envía varias veces a Benjamín Victorica para informarle ampliamente sobre la situación. Gestionar un subsidio para reforzar el presupuesto de Entre Ríos, es la razón ostensible del último viaje. Obtiene una subvención de diez mil pesos fuertes por mes. Se publica de todas formas para demostrar la buena amistad solidaria.(...)
Más tarde envía a Salvador María del Carril (...) Demuestra la necesidad de la paz y los peligros de la guerra. Hay que mantener firme la neutralidad para sujetar las facciones internas, pero desde el momento que la República sufra una agresión extranjera, la espada de Caseros se pondrá bajo las órdenes del vencedor de Pavón. Prevalece el sentimiento nacional sobre las pasiones bravías. (5)

Por otra parte, el texto de Cárcano pareciera implicar que el presidente Mitre apeló a una variante argentina de la "diplomacia del patacón" imperial -a la que resultaba tan permeable Urquiza- con el fin de obtener del caudillo entrerriano una alianza crucial para mantener el orden tan difícilmente gestado en Pavón.

  1. Ramón J. Cárcano,  Guerra del Paraguay. Orígenes y causas, XLIX, cit. en Ramón J. Cárcano, Guerra del Paraguay. Acción y reacción de la Triple Alianza, Vol. I, Buenos Aires, Domingo Viau, 1941, p. 37.

  2. Ibid., pp. 37-38.

  3. Ibid., p. 41.

  4. Ibid., pp. 38 y 101-102.

  5. Ibid., p. 137.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.