Visite nuestra página principal

El historiador uruguayo Luis Alberto de Herrera aporta tres tipos de causas para explicar la guerra contra el régimen paraguayo de Solano López. Señala como causa "ocasional" la guerra civil oriental y "las complicaciones de la invasión traída a nuestro territorio por las tropas imperiales aliadas al general Flores". Pero a esta causa ocasional agrega Herrera las "causas orgánicas, fundamentales":  

Consisten ellas en la hostilidad histórica de Buenos Aires y del Brasil a la república mediterránea. Simplemente señalan párrafos de esa prevención agria la cuestión de límites con la Confederación y la cuestión límites con el Imperio, el temor naciente que inspiraba el desarrollo militar del Paraguay; y la sorda irritación de los poderosos vecinos en presencia de esa altiva nacionalidad interior que no se había sometido, en cincuenta años de vida libre, a sus imposiciones autoritarias (las del Imperio del Brasil) (...).  

Finalmente, Herrera cita "otros estímulos de orden local" para explicar la guerra de la Triple Alianza: 

El Imperio distraía la atención nacional, apagaba las veleidades disgregativas de Río Grande y afirmaba el trono de la casa reinante, postergando la temida liberación de los negros. En cuanto a la República Argentina las ventajas domésticas eran semejantes. El porteñismo consolidaba, como lo consolidó, su triunfo sobre el federalismo y la rebelión interior; hería en la cabeza la semi-autonomía de Urquiza al frente de Entre Ríos y Corrientes; y creaba un ideal nacional, vencedor de las facciones (...) (1)
Para el oriental Herrera, -como para los argentinos Scenna, Rosa y Halperín Donghi-, el gobierno de Paraguay
intervenía en defensa del equilibrio político del Río de la Plata (...) El Imperio podía cercenarle paño territorial y ya antes había intentado llevarle la guerra; y la Argentina, por no ser menos, también le pleiteaba límites, después de haberle cerrado, a cal y canto, por más de cuarenta años, la libre navegación del Río Paraná.
En su origen la lucha intestina que se desarrollaba en nuestro país no mereció la atención decidida del gobierno paraguayo. Este fue su gran error (...)
Pero cuando se hizo notoria la protección del gobierno del general Mitre a los revolucionarios uruguayos, perfilándose la íntima solidaridad material que a ellos lo unían, el presidente López empezó a alarmarse y de ahí arranca su cortés interpelación diplomática al gobierno de Buenos Aires (...). 

Para probar su aserto de que López tomó cartas en la cuestión oriental luego de la invasión de Flores en abril de 1863, Herrera cita una sugestiva carta del presidente paraguayo Solano López a su colega argentino Mitre fechada el 21 de octubre de 1863, donde el primero decía:

La presente la recibirá V.E. por el "Tacuarí" que se estacionará en ese puerto y el de Montevideo principalmente, por si, dadas las circunstancias que hoy concurren en el Río de la Plata, llega á ser conveniente la presencia de este buque en aquellas aguas (...). (2)

En síntesis, los enfoques historiográficos uruguayo y paraguayo coinciden en privilegiar en su explicación de las causas de la Guerra de la Triple Alianza las actitudes intervencionistas del gobierno de Mitre y del Imperio brasileño respecto de la guerra civil oriental entre blancos y colorados. Dicha injerencia alteraba el equilibrio de poder en el escenario del Plata y por ende preocupaba al régimen paraguayo de Solano López. Otro factor explicativo que aparece con fuerza en los escritos de historiadores paraguayos y orientales es el temperamento irascible y poco negociador del presidente paraguayo. En los casos de las historiografías paraguaya y brasileña, se pondera una variable sumamente interesante para completar este rompecabezas de las relaciones rioplatenses: el rol jugado por la diplomacia de blancos y colorados para arrastrar a Solano López a una guerra contra el emperador Pedro II y el gobierno de Mitre.

  1. L.A. de Herrera, op. cit., pp. 268-269.

  2. Carta del presidente López al presidente Mitre, Asunción, 21 de octubre de 1863, citada en ibid., p. 281.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "Búsqueda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.