Visite nuestra página principal

Capítulo 30: Los antecedentes inmediatos de la guerra de la Triple Alianza

Deseoso de cerrar la lucha entre el Estado de Buenos Aires y la Confederación Argentina y de tener al gobierno de Asunción de su parte o al menos desactivarlo -teniendo en cuenta el rol protagónico jugado por Carlos Antonio López como presidente y su hijo Francisco Solano en la frustrada mediación de 1859-, Mitre envió a la capital paraguaya a Lorenzo Torres. Torres era amigo común de Mitre y de Carlos Antonio López, y su misión procuró arrastrar al gobierno de Paraguay a la causa porteña -o al menos obtener su neutralidad-. Las instrucciones de Mitre a Torres demuestran la habilidad del primero en explotar los recelos de Carlos Antonio López respecto del Imperio del Brasil: 

esta cordialidad con el gobierno de Buenos Aires es la que conviene al Paraguay, por cuanto estando próxima a terminar la tregua con el Brasil, éste ha de buscar un gobierno aliado en el Río de la Plata, para llevar adelante su cuestión y que no pudiendo ser ése ni el Estado Oriental ni la Confederación, es natural que Brasil busque a Buenos Aires (sobre lo cual puede decirse que hay ya algunas indicaciones más o menos directas de parte del Brasil), pero que Buenos Aires nunca se prestará a una política semejante sobre todo antes de conocer la actitud del Paraguay en su cuestión actual con la Confederación, y que de seguro observe que, en todo tiempo no procederá con él, en lo que respecta a su cuestión futura con el Brasil, si no guardando la misma conducta que al presente observe el Paraguay respecto de nosotros, es decir, imparcialidad, cordialidad y aun simpatías eficaces, sí antecediesen hoy éstas de su parte. (1)

 Mitre logró su objetivo: López escuchó sus consejos y desechó las tentativas del gobierno de la Confederación de arrastrar al gobierno paraguayo en su guerra contra Buenos Aires aun al costo de reconocer las máximas aspiraciones territoriales paraguayas. (2) López no estuvo presente en los campos de Pavón, lo cual le permitió a Mitre oxígeno suficiente para enfrentar o negociar con las fuerzas confederadas dirigidas por Urquiza. Coincidiendo con la tesis de Mc Lynn, Efraím Cardozo sostiene que Mitre logró del gobierno paraguayo una "política de abstención", privando así de un posible aliado al gobierno de la Confederación en su lucha contra el Estado de Buenos Aires. 
   
Pero ésta sería tan sólo el primer paso de la política de Mitre. Vale destacar el cambio en la óptica paraguaya respecto de Buenos Aires luego de Pavón, cambio que se vio reflejado en el órgano de prensa del gobierno de Asunción, El Semanario. El  número del 22 de febrero de 1862, expresando dudas respecto de las intenciones de Mitre, decía lo siguiente:

Sin que se arguya temor o recelos, estamos en el deber de manifestar nuestra incertidumbre respecto a las miras del Gobierno de Buenos Aires acerca del Paraguay. Deseamos una política franca e ingenua para no estar en perpetua expectativa en vista de los informes contradictorios que tenemos sobre la política de Buenos Aires con el Paraguay.
Ateniéndonos a los informes de los unos, sabemos que el general Mitre, sabedor de que tratan de infundir sospechas en el gobierno de Paraguay de una guerra de conquista sobre esta República, se ha expresado opuesto a este sistema, y que de alguna manera dirigirá sus armas contra el Paraguay, puesto que el modo de ser de este país garantizará siempre a Buenos Aires que no se forme aquí partidos de revolución contra su gobierno.
Pero no faltan correspondencias no menos autorizadas que la anterior, que nos aseguran que el General Mitre ha mandado en comisión a Ferré y Torrens, cerca del gobernador de Corrientes, animándoles a reclamar el territorio que dice tenerle usurpado el Paraguay, ofreciéndose a ayudar a los correntinos con dinero, tropas y vapores. Que el general Mitre no solo tiene el objeto de alucinar a los correntinos para sacar partido de ellos, sino que quiere por medio de Corrientes provocar conflictos al Paraguay para anexarlo a la disuelta Confederación Argentina. (3) 

La lectura cuidadosa de este último párrafo parece corroborar la tesis de McLynn respecto de la habilidad de Mitre para tejer y destejer alianzas en torno a un único objetivo: la organización y consolidación de un Estado nacional. Todo medio estaba subordinado a ese fin. Con la misma versatilidad con que buscó la neutralidad del gobierno paraguayo de Carlos Antonio López para evitarse un enemigo en los aciagos días previos a Pavón, Mitre procuró -si se toman en cuenta las afirmaciones de El Semanario- colocar al gobierno de Corrientes en contra del de Paraguay. Pero, como se ha dicho, éstos eran apenas los primeros pasos de la política de Mitre. La segunda etapa sería, ya estando en el poder presidencial, su ayuda a la revolución colorada en la Banda Oriental y la búsqueda de una alianza con el Imperio de Brasil en contra de Paraguay, todo lo cual tenía un solo objetivo: asegurar el orden fundado en Pavón.

  1. Bases del general Mitre, citadas en Efraím Cardozo, El Imperio del Brasil y el Río de la Plata. Antecedentes y estallido de la Guerra del Paraguay, Buenos Aires, Librería del Plata, 1961, p. 71.

  2. Ibid., p. 72.

  3. El Semanario, Asunción, 22 de febrero de 1862, cit. en ibid., p. 81.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.