Visite nuestra página principal

Los opositores paraguayos a los regímenes de Carlos Antonio López y de su hijo Francisco Solano López -sucesor del primero a partir de septiembre de 1862- encontraron como uno de sus ámbitos de refugio justamente la ciudad de Buenos Aires, desde donde combatieron a los López a través de la prensa. Los emigrados disidentes formaron en diciembre de 1864, la "Asociación Paraguaya", presidida por Carlos Lóizaga, y secundada entre otros por Gregorio Macháin, Luciano Recalde, Juan Francisco Decoud, José Díaz de Bedoya, Federico Guillermo Báez.(1) Esta Asociación Paraguaya pretendió establecer contactos con el Imperio del Brasil y con el gobierno argentino en carácter de gobierno nacional en el exilio. Mientras la corte de San Cristóbal no le reconoció dicha jerarquía y los comisionados paraguayos no lograron obtener la autorización imperial para organizar la legión paraguaya, el gobierno argentino acogió favorablemente la petición paraguaya. La resolución correspondiente decía:

El gobierno acepta los servicios ofrecidos por la Asociación Paraguaya en nombre de sus compatriotas, autorizando la formación de una legión que lleve los colores de la bandera de ese pueblo hermano; encomendándole la reunión de los que voluntariamente quieran hacer parte de ella. (2)

También se disponía la provisión de los "auxilios necesarios (...) para levantar una legión de paraguayos que enarbolando su pabellón, pedirá al General en Jefe del Ejército marchar a la vanguardia" en la guerra declarada por la Argentina contra Solano López, petición solicitada al presidente Mitre y que éste aceptó. (3) Pero el apoyo a las actividades de la Asociación Paraguaya no se limitó exclusivamente a la esfera gubernamental. Amancio Alcorta envió a la Asociación Paraguaya una canción de la que fue autor y que llamó "Himno de la Cruzada Libertadora Paraguaya". (4) Estos ejemplos constituyen interesantes indicadores del antagonismo existente entre el gobierno de Mitre y el de Solano López, lo cual refuerza la tesis de Mc Lynn. Por otra parte, dicho antagonismo era previo a la Guerra de la Triple Alianza, pues las actividades de los emigrados paraguayos se remontaban según Gill Aguinaga a mediados de la década de 1850.

  1. Ver mayores detalles acerca del nacimiento de la "Asociación Paraguaya" en Juan Bautista Gill Aguinaga, La Asociación Paraguaya en la Guerra de la Triple Alianza, Buenos Aires, edición del autor, 1959, p. 28.

  2. Ibid., p. 45.

  3. Ibid.

  4. Una de sus estrofas decía:

No de Francia ese déspota inicuo
Nuestra patria será la tortura,
Ni de López jamás raza impura
Su gobierno a tener volverá;
Porque libres sus hijos del yugo,
Que traidor les impone el tormento
Para echar sus cenizas al viento
El espacio pequeño será 

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.