Visite nuestra página principal

Capítulo 32 - El fin de la guerra. Las relaciones con otros países en el período 1861-1874

La elección de Domingo Faustino Sarmiento y la orientación de su política exterior

Cuatro fuerzas se delineaban nítidamente en el proceso de la sucesión de Mitre en la presidencia argentina. El mitrismo era la más numerosa. Frente a éste se encontraban el partido autonomista porteño liderado por Adolfo Alsina;  Justo José de Urquiza, que agrupaba a los electores del Litoral, y Manuel Taboada, gobernador de Santiago del Estero que encabezaba una Liga del Norte formada por cinco provincias. A estos movimientos se sumaba la opinión de un ejército nacional que intervenía en forma activa, debido al ascendente rol que implicó su bautismo de fuego en la guerra. 
   
El proceso sucesorio se inició a mediados de 1867 cuando a instancias del coronel Lucio V. Mansilla, el ejército propuso la candidatura de Domingo Faustino Sarmiento, en ese momento ministro en Washington. Esta candidatura fue apoyada también por el periódico La Tribuna de los hermanos Héctor y Mariano Varela. La fórmula fue completada el 2 de febrero de 1868 con el jefe del autonomismo, Adolfo Alsina, cuando éste resolvió renunciar a la propia candidatura por advertir que sólo era fuerte en Buenos Aires. A la vez, la candidatura de Urquiza estaba haciendo algún progreso en el Interior. Esto alarmó a Mitre quien el 28 de noviembre 1867 escribió desde el campamento de Tuyú-Cué en Paraguay su famosa carta a José María Gutiérrez, calificada por sus amigos como "testamento político". Allí sostenía que el poder ejecutivo mantendría la prescindencia e imparcialidad en la elección. Condenaba además las candidaturas de Urquiza y Alberdi por reaccionarias, término que también aplicaba a la de Alsina por ser producto de una liga de gobernadores sin apoyo popular y a la que calificaba de "candidatura de contrabando". Por último, condenaba el clima de ataques recíprocos puesto en práctica por los partidarios de Elizalde, Sarmiento y Alsina. La carta además sirvió para advertir que Rufino de Elizalde aunque amigo de Mitre no tendría el apoyo del aparato estatal para su candidatura y en consecuencia ninguno de los candidatos podría reunir la mayoría absoluta de electores. (1)
   
A principios de 1868 quedó evidenciado que la candidatura de Sarmiento contaba con el respaldo del ejército nacional, al trabajar el general Arredondo activamente -y contra los deseos de los hermanos Taboada- por la elección del ilustre sanjuanino en Santiago del Estero y La Rioja. Sarmiento reunía el apoyo del partido Liberal en seis provincias.
   
Alejado de las luchas políticas y sin un partido propio, Sarmiento aparecía como un candidato liberal, que a diferencia de mitristas y autonomistas, estaba limpio de las "máculas" que había generado la desastrosa guerra contra López. Mitre y Urquiza eran, debido a sus respectivas actitudes en Pavón y la Guerra del Paraguay, dos cadáveres políticos, denostados por sus respectivos partidos liberal y federal. 
   
Finalmente, aunque se produjeron algunas irregularidades, como la pérdida sospechosa de las actas electorales de Tucumán y la ausencia de elección en Corrientes, lugares en que eran favoritos otros candidatos, el Congreso realizó el escrutinio y Sarmiento obtuvo 13 votos por encima de la mayoría absoluta. El presidente electo se enteró de su elección en viaje desde Estados Unidos a Buenos Aires. El acto de asunción tuvo lugar el 12 de octubre de 1868 y Sarmiento formó su gabinete con Dalmacio Vélez Sársfield (interior), Nicolás Avellaneda (justicia, culto e instrucción pública), José Benjamín Gorostiaga (hacienda), Mariano Varela (relaciones exteriores) y Martín de Gainza (guerra).
   
Sarmiento rompió con los lineamientos que caracterizaron la diplomacia mitrista en sus relaciones con los países de la región. Según Ferrari, la presidencia de Sarmiento implicó un quiebre respecto de tres actitudes de la política exterior mitrista: a) su actitud probrasileña; b) su descuido en el tema de los armamentos; y c) su frialdad hacia los países del Pacífico. (2)
   
La política exterior con los países limítrofes durante el gobierno de Sarmiento presentó dos fases completamente opuestas: la primera fue encarnada por el canciller Mariano Varela (octubre de 1868 a agosto de 1870), quien enunció la doctrina que lleva su nombre. Esta doctrina planteó discutir en un pie de igualdad con Paraguay el problema de los límites, opción que las autoridades brasileñas no estuvieron dispuestas a aceptar. Ante la oposición interna que generó la Doctrina Varela, Sarmiento consultó a Mitre, quien criticó abiertamente la política del canciller, factor que movió al presidente sanjuanino a reemplazar a Varela por Carlos Tejedor. (3)
   
La segunda fase de la política exterior del gobierno de Sarmiento comprendió entonces las negociaciones para liquidar la Triple Alianza durante la etapa del canciller Carlos Tejedor (agosto de 1870 a octubre de 1874). Así, mientras el canciller Varela se destacó por adoptar un enfoque idealista y blando respecto de Brasil y comprensivo respecto del Paraguay perdedor de la guerra de la Triple Alianza, (4) su sucesor, Carlos Tejedor, se destacó por su dureza, exigiendo de la diplomacia brasileña el respeto por las cláusulas estipuladas en el tratado de la Triple Alianza.
   
El estilo de Tejedor generó roces con Itamaraty y, por lo tanto, riesgos equivalentes (o mayores) que la misma guerra contra Paraguay, (5) ya que se hicieron evidentes las divergencias entre las autoridades de Buenos Aires y las de Río de Janeiro. Enfrentado a las autoridades argentinas a partir de la administración de Sarmiento, el gobierno brasileño alentó las reivindicaciones territoriales que generaban roces entre los gobiernos de la Argentina, por un lado, y los de Bolivia y Chile, por el otro.

  1. Haydée Gorostegui de Torres, Historia Argentina. La organización nacional, Buenos Aires, Paidós, 1972, pp. 82-83; Julio Victorica, Urquiza y Mitre, Buenos Aires, Hyspamérica, 1986, pp. 256-257.

  2. Gustavo Ferrari, "La Argentina y sus vecinos", en Gustavo Ferrari y Ezequiel Gallo (comp.), La Argentina del Ochenta al centenario, Buenos Aires, Sudamericana, 1980, p. 671.

  3. Ver al respecto Roberto Etchepareborda, Historia de las relaciones internacionales argentinas, Buenos Aires, Pleamar, 1978, pp. 30 y 56-57; Gustavo Ferrari, Esquema de la política exterior argentina, Buenos Aires, Eudeba, 1981, p. 15; e Isidoro Ruiz Moreno, Historia de las relaciones exteriores argentinas (1810-1955), Buenos Aires, Perrot, 1961, pp. 58-59.

  4. Estos calificativos de la política exterior de Varela como "idealista" y "blanda" pueden encontrarse en Alicia Vidaurreta, Roca, El Quebracho, el revés de la trama, Buenos Aires, Platero, 1983, pp. 11-12.

  5. G. Ferrari, Esquema..., op. cit., p. 52.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.