Visite nuestra página principal

Nombramiento de Sarmiento como ministro en los Estados Unidos

El presidente Mitre, en su discurso de apertura de las sesiones del Congreso, en mayo de 1864, dejaba en claro el carácter prioritaro que su gobierno otorgaba a las relaciones diplomáticas con Europa, región que  funcionaba como mercado para los productos argentinos y como proveedora de capitales, tecnología y corriente de población necesarios al progreso del país. En cambio, respecto de las relaciones con los países americanos, el presidente sólo hacía una referencia a aquéllas con el Imperio del Brasil. La misma actitud era observada por el canciller, quien en la memoria anual de su repartición dedicaba la mayor parte de su informe a los países europeos. (1) 
   
Como ejemplo del escaso interés por los países americanos puede citarse el caso de los Estados Unidos, donde la representación argentina se encontraba acéfala, debido a la muerte del embajador Carlos María de Alvear durante la presidencia de Derqui. La cancillería mitrista decidió reanudar los vínculos diplomáticos con ese país designando a Domingo Faustino Sarmiento para cubrir el cargo, pero demostró que las relaciones con aquel país no eran prioritarias al asignar al representante una misión transitoria previa en Chile y Perú. Sarmiento llegaría finalmente a los Estados Unidos un año después de su partida del país, en 1865, cuando Mitre llevaba más de la mitad de su gobierno cumplido. (2)
   
Sarmiento fue designado representante ante los Estados Unidos por decreto del presidente Mitre de 4 de diciembre de 1863. Las instrucciones que recibió constaban sólo de siete artículos. Además de cultivar estrechas y cordiales relaciones, se le encomendaba hacer saber al gobierno norteamericano que la Argentina deseaba "contar con su cooperación para sostener todo lo que interese a los Estados de América". También se le ordenaba al enviado averiguar la posición del gobierno norteamericano sobre la cuestión de México y sobre las seguridades dadas por el Emperador de Francia a ese gobierno exigiéndole que no protestara. Lo último había sido comunicado por el ministro norteamericano en París al ministro argentino, pero Sarmiento no podía hacer uso oficial ni confidencial de su conocimiento con el gobierno norteamericano. A pesar de que las instrucciones dadas a Sarmiento parecían demostrar la decisión del gobierno argentino de buscar un entendimiento con los Estados Unidos en los asuntos relacionados con los demás países americanos, simultáneamente el enviado argentino era instruido a ponerse de acuerdo "con los representantes de todos los gobiernos de América en Washington sobre lo que hay que hacer con motivo de la cuestión de México y transmitirá todos los informes más detallados sobre esto". (3)
   
Otras indicaciones revelaban el interés del gobierno argentino por mejorar las comunicaciones con el país del norte. Sarmiento debía tratar de inducir al gobierno norteamericano a establecer líneas de vapores entre ambos países, comprometiéndose el gobierno argentino a otorgarles la protección necesaria.  También debía tratar de fomentar el comercio y la inmigración. Pero sería la instrucción sexta la que daría oportunidad al representante argentino de realizar una labor productiva. Decía la misma que tenía "la misión principal de transmitir todo cuanto pueda interesar para mejorar y perfeccionar nuestras instituciones y desarrollar nuestro progreso moral y material, remitiendo libros, memorias y cuanto crea útil a este objeto, cuidando de pedir previamente las sumas que pueda necesitar". (4)

  1. Nestor Tomás Auza, "La diplomacia de la presidencia de Mitre en el área del Pacífico. La misión Sarmiento en Chile y los sucesos hispano-peruanos, 1864", trabajo mimeografiado, informe del CONICET, Buenos Aires, 1988, p. 11.

  2. Ibid., p. 13.

  3. Archivo del Ministerio de Relaciones Exteriores, Libro de Instrucciones, folio 85/6, citado en ibid., p. 25.

  4. Idem nota anterior, citado en ibid., p. 26.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.