Visite nuestra página principal

Como ya se adelantó en el capítulo anterior, durante la presidencia de Nicolás Avellaneda se llevaron a cabo las negociaciones que terminaron con la espinosa cuestión de poner punto final a la Guerra de la Triple Alianza. Fallidas las gestiones de Mitre y con la complacencia imperial, Carlos Tejedor procuró negociar con el plenipotenciario paraguayo Jaime Sosa Escalada en Río de Janeiro. Sosa Escalada pertenecía a un grupo de jóvenes paraguayos que deseaban, tras una fachada de sumisión al Imperio, librarse de la influencia brasileña en Paraguay. Pero para ello necesitaban una mano de la diplomacia argentina.
   
Tejedor firmó un tratado con Sosa Escalada el 20 de mayo de 1875, por el cual el último aceptaba las demandas argentinas ante la mirada atónita del vizconde de Río Branco -límite en el río Pilcomayo más una franja que incluyera Villa Occidental, a cambio del retiro de las fuerzas brasileñas. El Imperio reaccionó rápidamente, obligando al Congreso paraguayo a repudiar el tratado firmado por Sosa, quien fue declarado "traidor a la patria". Una guerra entre la Argentina y Brasil, los ex aliados en la guerra de la Triple Alianza, parecía avecinarse.
   
No obstante, pudo llegarse a un tratado definitivo. Fue éste el tratado Irigoyen-Machaín, firmado el 3 de febrero de 1876. En el contexto de un Imperio acosado por los problemas económicos y un gobierno argentino que deseaba cerrar el frente paraguayo para consolidar su posición frente a Chile, los cancilleres argentino y paraguayo, Bernardo de Irigoyen y Fernando Machaín, llegaron a un acuerdo: el límite sería fijado en el río Pilcomayo. El Chaco Boreal fue dividido en dos partes: la comprendida entre el río Verde y Bahía Negra era reconocida como paraguaya, en tanto la sección entre los ríos Pilcomayo y Verde pasaba a ser sometida al arbitraje del presidente de Estados Unidos. Asimismo, el tratado Irigoyen-Machaín estipulaba el retiro de las tropas de ocupación en un plazo máximo de cinco meses y la evacuación de las fuerzas argentinas de Villa Occidental. En 1878, el presidente norteamericano Rutherford Hayes emitió su fallo a favor del Paraguay. La Argentina fijaba su límite en el Pilcomayo. Villa Occidental, en agradecimiento al favorable fallo norteamericano, pasó a llamarse Villa Hayes.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.