Visite nuestra página principal

No obstante las dificultades que enfrentó el sistema bancario a causa de la crisis de la década de 1870 en la Argentina, éste superó la coyuntura y creció en número y grado de sofisticación. Además de dicho crecimiento del sistema bancario, otra característica que refuerza la idea de que a partir de la década de 1880 la economía argentina experimentó transformaciones sustantivas fue la aparición de amplias compañías de capital compartido (joint-stock companies), como fruto del uso generalizado del servicio de correos a través de barcos de vapor, del cable submarino y de mejoras en los medios de comunicación internos. Cabe recordar que durante la década de 1870, no sólo los servicios postales interior y exterior mejoraron, logrando incrementar las comunicaciones entre Europa y la Argentina, sino que fue colocado un cable financiado por el capital británico entre la Argentina y Europa, proveyendo un medio aún más rápido de comunicación hacia julio de 1876. Además, ya para el 1º de abril de 1878, la Oficina Postal de la República Argentina se había incorporado a la Unión Postal Universal. Estos factores disminuyeron el control británico sobre las comunicaciones argentinas, e hicieron posible las operaciones de estas compañías de capital compartido. Implicaron también que las tradicionales casas de importación y exportación, que fueron un rasgo característico de la economía argentina desde 1810, se volviesen improductivas en la década de 1880. (1)
   
Hacia la década de 1890, la función de la importación se separaba de la exportación. El comerciante importador-exportador perdía gradualmente el control de su negocio que pasaba a ser administrado por agentes fabricantes y por corredores de partidas. Para 1903, el 75% de los paquetes de lana argentinos eran embarcados y transportados directamente por fabricantes europeos. Hacia el fin del siglo, las casas mercantiles de exportación-importación británicas cedían rápidamente terreno a las compañías de capital compartido del Reino Unido y de los competidores continentales. (2) Las casas mercantiles italianas y alemanas, sostenidas por amplios mercados minoritarios de inmigrantes, ofrecían en forma lucrativa bienes de inferior calidad y menor precio que los de las casas británicas. Estas, satisfechas con las oportunidades que se habían abierto en períodos anteriores, estaban más de acuerdo con la industria británica de principios del siglo XIX. El desarrollo industrial que tuvo lugar con posterioridad, basado en la industria pesada, la construcción de barcos y el transporte no tenía relevancia para las casas comerciales acostumbradas al manejo de bienes de algodón. El colapso de las casas mercantiles británicas contribuyó a la declinación relativa del comercio británico a fines del siglo XIX, a pesar de la masiva corriente de capital británico que al amparo de la estabilidad y la política argentinas se hizo presente en este período. (3)

  1. V.B. Reber, op. cit., p. 104; The Brazil and River Plate Mail, July 8, 1874, p. 3; August 22, 1874, p. 5; July 8, 1876, "Argentine Progress". JRL 1221/1, Liverpool, 26 Sept. 1872, Heald to Milroy, fuentes citadas en ibid., pp. 117-118.

  2. GP I/1899-1903, "International Trade and the Present Market of Argentine Trade", pp. 8-12, cit. en ibid., p. 278.

  3. "English Wholesale Trade in the River Plate", South American Journal, 3 August 1889; "Our trade with the Argentine Republic", The Economist, July 20, 1889, pp. 927-928, cit. en ibid., p. 279.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.