Visite nuestra página principal

A pesar de la firma del protocolo de 1893, el saldo en materia de demarcación entre 1893 y 1896 fue sumamente limitado, debido a la falta de acuerdo entre las comisiones demarcadoras argentinas y chilenas respecto del lugar donde debían ser colocados los mojones provisorios. Una carta proveniente de Santiago y fechada el 4 de febrero de 1895 comenta al respecto:

Las comisiones argentinas no pueden entenderse con las de Chile sobre el lugar en que los mojones provisorios deben ser colocados. Aquéllas desean, conforme al Tratado de Límites, el encadenamiento andino, las otras persisten en buscar la división de las aguas en los ramales o bifurcación del macizo. Tengo noticias detalladas de que esto acontece con las comisiones del centro, entre Tinguiririca y el Planchón, en donde parece presentarse clara, desde el Santa Elena, una desviación occidental del cordón central. Con la opinión de la división de las corrientes, las señales vendrían a quedar colocadas frente del límite natural, en Tiburcio y Vergara por ejemplo, pero la simple vista hace sospechar, según me dice quién puede saberlo, que estos pasos se hallan en una formación secundaria y hasta geológicamente diversa de los Andes
verdaderos (1).

El contenido de esta carta resulta sumamente relevante porque ilustra sobre los problemas que se presentaban a los peritos argentino y chileno para demarcar el terreno, y que no lograron ser removidos por las aclaraciones del protocolo de 1893. Al comentar el balance de las tareas de demarcación durante el año 1895, Dupouy Grez reafirma esta dificultad, sosteniendo que

ningún progreso hacía la comisión demarcadora que el año anterior había levantado los hitos de Las Damas y Santa Elena, dado que los Comisionados argentinos, al no encontrar en las diferentes partes de la cadena divisoria de las aguas una conexión orográfica que correspondiese a su concepción del encadenamiento principal de los Andes, no sabían cómo proceder (2).

En síntesis, pocos avances se realizaron en la tarea de demarcación durante los años 1894 y 1895, y ningún progreso durante 1896 (3). La resolución de la disputa limítrofe se presentaba en ese momento como muy remota.
    Las divergencias y vacilaciones de los peritos argentino y chileno se hicieron extensivas a los medios de prensa de ambos países. En el caso de la prensa argentina, la responsabilidad en los desacuerdos sobre las tareas de demarcación recayó en el perito y los comisionados chilenos, dado que éstos pretendían armonizar la teoría del divortium aquarum con el texto de los tratados, aun a costa de mutilarlos o alterarlos. De acuerdo con esta óptica, el doctor Francisco P. Moreno, en un largo artículo publicado en La Nación, los días 3, 4 y 5 de febrero de 1896, sostenía, pretendiendo interpretar fielmente el contenido del tratado de 1881 que:

La cordillera de los Andes, en su encadenamiento principal, es nuestro límite, y no veo dificultades insuperables que puedan impedir la demarcación de esa cadena, dada la constitución física de la cordillera que no puede ser equivocada con los accidentes orográficos que la rodean (4).

  1. República de Chile, Arbitraje de límites entre Chile y la República Argentina, Exposición chilena, tomo II, Imprimière Chaix, Rue Bergère, 20, París, 1902, p. 500, cit. en J. Dupouy Grez, op. cit., p. 100.

  2. Ibid., pp. 99-100.

  3. Robert Dean Talbott, A History of the Chilean Boundaries, Ames, Iowa, Iowa State University Press, 1974, p. 105, cit. en G.V. Rauch, op. cit., p. 321. Ver asimismo detalles sobre las tareas de demarcación de las comisiones argentina y chilena durante los años 1894, 1895 y 1896 en J. Dupouy Grez, op. cit., pp. 90-103.

  4. Artículos de Francisco P. Moreno en La Nación, 3, 4 y 5 de febrero de 1896, cit en República de Chile, Arbitraje de límites..., Exposición chilena, op. cit., tomo II, p. 502, cit. en J. Dupouy Grez, op. cit., p. 101.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.