Visite nuestra página principal

Mientras durante la década de 1880 se dio un proceso de expansión chilena en el área del Pacífico, a costa de Bolivia y de Perú, consolidado con la firma del tratado de Ancón de 1883 que cerró la guerra del Pacífico, la Argentina experimentó una coyuntura de importante crecimiento económico y de acercamiento secreto hacia el gobierno de La Paz. Este rapprochement argentino-boliviano resultó amenazante para los intereses vitales chilenos, debido a la tendencia de las autoridades argentinas a expandir su influencia hacia el Pacífico. Esta estuvo a su vez alimentada por una creciente convicción de que su nación estaba destinada, en virtud de su inherente superioridad sobre otras naciones latinoamericanas, a convertirse en la nación líder de Sudamérica, y tal vez de toda América latina (1).
    La entente entre las autoridades de Buenos Aires y La Paz contuvo dos elementos, que la diplomacia de Santiago percibió como amenazas a los intereses vitales chilenos: la construcción de ferrocarriles y la negociación de un tratado de límites entre la Argentina y Bolivia. Respecto del primer elemento, en octubre de 1887 el ministro chileno en Buenos Aires advirtió a la cancillería trasandina acerca del

propósito, a veces admitido y a veces ocultado, de construir algunos de estos ferrocarriles. La construcción de cualquier línea ferroviaria que conduzca a la frontera boliviana invariablemente implica (para las autoridades argentinas) ganarse el respaldo gubernamental (boliviano) ... Las líneas férreas que se pueden calificar como estratégicas desde el punto de vista comercial son consideradas como cuestiones de política de largo plazo ... En su presente sesión, el Congreso (argentino) ha aprobado tres o cuatro líneas propuestas con estos objetivos.

El diplomático chileno puntualizó además que el aislamiento boliviano fue un poderoso estímulo para el acercamiento con las autoridades argentinas:

oprimida como lo está dentro de los profundos valles andinos y sin una comunicación segura con el Pacífico, ... (Bolivia) está inclinada a convertirse en un aliado favorable y eficaz colaborador de cualquier país que le ofrezca esta ansiada comunicación con el Atlántico. Para Bolivia tal propuesta es ... la condición vital para su progreso.

Finalmente, el agente chileno en Buenos Aires señaló a la cancillería chilena que

Chile, sin procurar el antagonismo con la República Argentina, y siguiendo libremente su propio desarrollo, puede frustrar esta estrategia (argentina) de separar a Bolivia del Pacífico y de la natural influencia de Chile. Bolivia ... puede ser una ayuda e incluso un baluarte contra amenazas hostiles, y de ningún modo es ventajoso que una nación poderosa como Argentina se adueñe del intercambio y comercio de Bolivia y fortalecida por el siempre creciente número de gente proveniente de Europa, avance hacia el Pacífico.

En este despacho del ministro chileno en Buenos Aires a su cancillería, estaba implícita la percepción del gobierno chileno de que debía dominar la costa pacífica de América de Sur, de manera que el océano Pacífico fuera considerado como un "lago chileno" (2).
    Respecto del segundo elemento del acercamiento argentino-boliviano percibido como amenazante para los intereses chilenos, vale recordar que el 10 de mayo de 1889 se firmó en Buenos Aires un tratado entre el ministro de relaciones exteriores de la Argentina, Norberto Quirno Costa, y el ministro plenipotenciario de Bolivia, Santiago Vaca Guzmán, por el cual el gobierno boliviano cedía al argentino parte de la Puna de Atacama (entonces en posesión de Chile) a cambio de la renuncia de eventuales derechos argentinos sobre Tarija. El gobierno chileno se opuso al tratado firmado entre las autoridades argentinas y bolivianas, alegando que la Puna de Atacama le había sido cedida por el tratado de Tregua de 1884.
    Pero, si bien el tratado Quirno Costa-Vaca Guzmán, gestado secretamente, procuró un acercamiento entre las autoridades bolivianas y argentinas que podía jugar de contrapeso al expansionismo chileno, el gobierno argentino, que en esos momentos atravesaba la severa crisis de Baring, resolvió aplazar la ratificación del tratado, con el fin de no agravar la difícil coyuntura económico-política con un seguro rechazo de las autoridades chilenas al tratado argentino-boliviano. La cancillería argentina temió la reacción chilena, en momentos en que las autoridades de Buenos Aires se percibían con un poder militar inferior al de Chile. Un tercer factor, que por cierto también influyó en la actitud argentina, fue el doble juego que evidenció la cancillería boliviana, cuyo objetivo era extraer las máximas ventajas territoriales posibles de sus dos poderosos vecinos, rivales a su vez por cuestiones limítrofes.

  1. R.N. Burr, op. cit., p. 183.

  2. Guillermo Matta al ministro de relaciones exteriores de Chile, Buenos Aires, 12 de octubre de 1887, Legación de Chile en el Plata, 1887-1888, cit. en ibid., pp. 183-184.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.