Visite nuestra página principal

Como reacción al avance chileno, y al doble juego de las autoridades de La Paz respecto de la Puna de Atacama, las autoridades de Buenos Aires, ya pasado el punto más álgido de la crisis Baring, estimuladas por el hecho de que Chile estaba en 1891 embarcado en una guerra civil, y sintiéndose más seguras respecto de su poder militar, en comparación con el de Chile, decidieron neutralizar la ofensiva chilena, procurando obtener ventajas de las gestiones confidenciales del jefe de gabinete boliviano, Mariano Baptista, en Buenos Aires.
    Luego de largas negociaciones entre el canciller argentino Estanislao Zeballos y el enviado boliviano Baptista, el 31 de octubre de 1891 el último aceptó la modificación del artículo 1º del tratado Quirno Costa-Vaca Guzmán de 1889, por la cual la Puna de Jujuy, de Salta y de Catamarca (lo que incluía la Puna de Atacama), hasta el límite de las altas cumbres de los Andes por el oeste, pasaba a jurisdicción argentina. El 16 de septiembre de 1892, el Congreso boliviano aprobó el tratado Quirno Costa-Vaca Guzmán con las modificaciones exigidas por Zeballos, y, el 10 de marzo de 1893, se efectuó el canje de las ratificaciones. Con este doble juego, la Cancillería boliviana lograba poner aún más tensas las relaciones entre Buenos Aires y Santiago.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.