Visite nuestra página principal

Las tensiones argentino-chilenas tuvieron ocasión de manifestarse no sólo en el plano bilateral, o a través de sus respectivas vinculaciones con Bolivia y Perú, sino también en el plano multilateral. En ocasión de la Conferencia Panamericana de México de 1901-1902, el choque entre las delegaciones argentina y chilena se produjo en el segundo día de sesiones, cuando la primera, en representación del bloque compuesto por Perú, Bolivia, Brasil, Uruguay y Paraguay, introdujo una resolución solicitando que Colombia y Venezuela sometieran su peligrosa disputa a arbitraje. La delegación chilena percibió esta resolución como una amenaza para sus intereses en la costa del Pacífico, pues aún estaban pendientes las cuestiones limítrofes con Perú y Bolivia. Como no quiso aparecer como opositora a la resolución presentada por la Argentina, la diplomacia chilena utilizó el argumento de que la misma debía ser pospuesta hasta que fuesen aprobadas las regulaciones sobre procedimientos arbitrales. Pero en las votaciones finales la moción chilena fue derrotada por la resolución encabezada por la delegación argentina. Haití, Venezuela, Colombia y Chile se abstuvieron. Si bien Argentina, Perú y Bolivia no lograron todos sus objetivos respecto de Chile durante la Conferencia de México, dicho foro otorgó a las tres primeras naciones la oportunidad de concertar una posición común para frenar la política de expansión chilena hacia Bolivia y Perú. Por cierto, la Conferencia de México demostró la insuficiencia del acercamiento argentino-chileno de 1898 y 1899 como estrategia de la diplomacia chilena para neutralizar a la Argentina y afirmar su hegemonía sobre el Pacífico (1).
    Vale agregar, a fin de completar este complejo panorama, que mientras entre 1900 y 1902 las relaciones argentino-chilenas pasaban por un momento de tensión, más cercano a la guerra que a la paz, los gobiernos de Perú y Bolivia, irritados por las ventajas territoriales chilenas obtenidas tras su victoria en la guerra del Pacífico, decidieron explotar a su favor la renovada hostilidad entre las autoridades de Buenos Aires y Santiago. En Perú tuvieron lugar manifestaciones públicas a favor de la Argentina, síntoma del grado de intensidad del sentimiento antichileno alcanzado entre los peruanos. En Bolivia, tal como lo hizo notar el enviado chileno en La Paz: "Está organizándose una manifestación popular llevando las banderas de las legaciones argentina y peruana ... Gritos de ¡Larga vida! para ambas naciones y de ¡Abajo Chile!" (2). Asimismo, en Buenos Aires se hicieron grandes manifestaciones en favor de Perú y Bolivia y la muchedumbre recorría las calles gritando: "¡no más protocolos, guerra, guerra!" (3).

  1. R.N. Burr, op. cit., pp. 240-244.

  2. Jaime Eyzaguirre, op. cit., p. 315; Abraham König, Memorias íntimas, políticas y diplomáticas de Don Abraham König, ministro de Chile en La Paz, Santiago de Chile, Imprenta Cervantes, 1927, p. 71, fuentes citadas en R.N. Burr, op.cit., pp. 232-233.

  3. O. Errázuriz Guilisasti, op. cit., p. 44.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.