Visite nuestra página principal

La firma de los pactos de Mayo fue acompañada a su vez por una serie de "gestos", en uno y otro lado de los Andes, tendientes a demostrar el nacimiento de un nuevo clima de amistad entre los gobiernos de la Argentina y Chile y dar término a las tensiones bilaterales del pasado. Uno de estos "gestos" fue la decisión de intercambiar las ratificaciones de los pactos de Mayo en Santiago el día 18 de septiembre de 1902, día de celebración de la independencia chilena. Para dicha ocasión, el gobierno argentino envió al país vecino una amplia delegación, la cual fue recibida con banquetes y manifestaciones callejeras. Finalmente, las ratificaciones fueron intercambiadas entre los representantes de ambos países.
    Otro "gesto" que demostró, al menos momentáneamente, el nuevo clima de entente argentino-chileno fue, una vez conocido el fallo del rey británico Eduardo VII, el común acuerdo de ambos gobiernos para encomendar a Su Majestad Británica los trabajos de demarcación. Asimismo, el protocolo de desarme naval para cumplir con lo estipulado en los pactos de Mayo, firmado en Buenos Aires el 9 de enero de 1903, puede ser mencionado como otro de estos "gestos".
    En mayo de 1903, un año después de la firma de los pactos, el gobierno de Chile decidió devolver la gentileza argentina de visitar Santiago el 18 de septiembre del año anterior, y envió una delegación a Buenos Aires para la celebración del día 25 de mayo. Durante las ceremonias, las representaciones de ambos países mantuvieron conversaciones acerca de "alianzas internacionales, de la necesidad de acuerdos entre las repúblicas sudamericanas para defenderse contra posibles agresiones, y de un concierto o acuerdo de las potencias regionales para mantener la paz en el continente" (1). Dichas conversaciones indicaron el común deseo de convertir el acercamiento argentino-chileno en un instrumento de cooperación efectiva.
    Además de estos "gestos", los gobiernos argentino y chileno adoptaron una serie de pasos concretos que apuntaron a fortificar el acercamiento mutuo de sus respectivos pueblos y eliminar el clima de recelo imperante. De este modo, el 9 de enero de 1903, junto con la anteriormente mencionada, se firmó una convención que amplió el alcance del acuerdo existente sobre la reciprocidad de los doctorados y graduaciones profesionales en la Argentina y Chile. Asimismo, el 6 de febrero del mismo año se alcanzó un acuerdo para facilitar las comunicaciones telegráficas entre ambos países. También se hicieron planes para unir los sistemas ferroviarios argentino y chileno, completando la sección chilena del ferrocarril trasandino (2).

  1. Anexo a la Memoria de 1903, Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Bolivia, La Paz, 1903, p. 233, cit. en R.N. Burr, op. cit., p. 256.

  2. Memoria...al Congreso Nacional de 1903, Ministerio de Relaciones Exteriores, Culto y Colonización de Chile, Santiago de Chile, 1903, pp. XIV-XVII, XX-XXIX; Anexo a la Memoria de 1903, Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Bolivia, La Paz, 1903, p. 234, fuentes citadas en ibid., p. 256.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.