Visite nuestra página principal

Aunque el gobierno de Chile posteriormente exigió el cambio en el texto del proyecto de arbitraje de la frase relativa a la bifurcación de canales al noreste y sudoeste de la isla Picton por "hay dos canales rodeando la isla Picton", y las autoridades argentinas cuestionaron el curso del canal de Beagle en su sector oriental, la controversia entre ambos países estalló casi una década más tarde, a raíz de un decreto del gobierno chileno del 15 de diciembre de 1914, en el cual las autoridades trasandinas, teniendo en mira el estallido de la Primera Guerra Mundial, declararon como aguas jurisdiccionales chilenas las correspondientes al estrecho de Magallanes y canales australes (1). Las autoridades de Buenos Aires respondieron que por el tratado de 1881, las aguas del estrecho estaban internacionalizadas, y que respecto de los canales fueguinos hay uno, el de Beagle, sobre el cual el gobierno chileno compartía jurisdicción con el argentino.
    Pero como las autoridades de Santiago agregaron otra declaración considerando chilenas a las islas Picton, Nueva y Lennox, el embajador argentino en Santiago elevó una nota al canciller Alejandro Lira, el 8 de marzo de 1915, protestando por la extensión de una concesión otorgada por el gobierno de Chile para explotar dichas islas (2). Las autoridades de Santiago respondieron con el rechazo de las pretensiones argentinas a través de una nota del 20 de abril de 1915, señalando su disposición a resolver el diferendo sólo por medio de las alternativas contempladas en los acuerdos vigentes (3).
    Finalmente, el 26 de junio de 1915 el canciller del gobierno de Victorino de la Plaza (1914-1916), José Luis Murature, firmó con el embajador chileno, Emilio Figueroa Larraín, un convenio de arbitraje, donde se expresaba que las islas Picton, Nueva y Lennox, más los islotes interiores del canal del Beagle, se elevarían al arbitraje del rey Jorge V de Inglaterra. Si bien ninguno de los dos Congresos ratificó el acuerdo, lo novedoso de éste fue que incluía a la isla Lennox, extendiendo el arbitraje a todo el canal de Beagle. Así, lo que comenzó en 1904 como una mera propuesta argentina de demarcar la frontera dentro del canal de Beagle, terminó siendo una disputa fronteriza que puso en entredicho buena parte de las disposiciones del artículo III del tratado de 1881.

  1. Anexo Documental Nº 85, en Annexes to the Memorial..., op. cit., cit. en ibid., p. 270.

  2. Nota del 8 de marzo de 1915 del enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de la Argentina en Santiago al ministro de relaciones exteriores de Chile; Anexos Documentales Nº 86 y 88, en Annexes to the Memorial..., op. cit., fuentes citadas en ibid., p. 270.

  3. Anexo Documental Nº 97, en Annexes to the Memorial..., op. cit., cit. en ibid., pp. 270-271.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.