Visite nuestra página principal

Hasta principios de 1914, los recelos y desconfianzas mutuas primaron en las relaciones entre la Argentina, Brasil y Chile, a pesar del acuerdo argentino por negociar un tratado de alianza con Chile, que incluyó a Brasil en 1908; del alejamiento, en ese mismo año, de Estanislao Zeballos, impulsor del armamentismo argentino frente a Brasil; del cambio de presidentes en 1910 en la Argentina, Brasil y Chile; de la muerte, en 1912, del barón de Río Branco, impulsor de la carrera armamentista brasileña frente a la Argentina; y de los esfuerzos chilenos entre 1910 y 1912 por ver cristalizada una alianza entre los tres países sudamericanos.
    No obstante, a principios de 1914 se dio una situación inesperada: el gobierno norteamericano solicitó los buenos oficios de la Argentina, Brasil y Chile para mediar en el conflicto desatado entre la Casa Blanca y México. El sueño chileno de una entente del ABC, por tantos años postergado, pareció convertirse en realidad impulsado por la solicitud del gobierno norteamericano. A esto se sumó otro factor que ayudaba a disipar los recelos entre las tres potencias subregionales: la cancelación, por parte del gobierno de Brasil, de la compra del tercer dreadnought, actitud que establecía una paridad de facto entre los poderes navales argentino, brasileño y chileno (1).
    Luego de la ocupación de Veracruz, en abril de 1914, por las fuerzas norteamericanas, los representantes de Chile, la Argentina y Brasil se encontraron junto a las partes litigantes en Niagara Falls (Canadá). En un primer momento, la reunión pareció apuntada a concretar la mediación conjunta de los tres países latinoamericanos, estimulados por el propio presidente norteamericano Woodrow Wilson, quien había manifestado que la diplomacia norteamericana de continuo intervencionismo había quedado atrás. Sin embargo, dicha mediación conjunta no pasó de ser una ilusión, ya que la administración Wilson pretendió, durante la reunión de Niagara y posteriormente, dominar no sólo el curso de los acontecimientos políticos internos mexicanos, sino el de los de todos los países de la región, a través de una estrategia que David Sheinin denomina "diplomacia de control" (2).
    Según Sheinin, a principios del siglo XX, el gobierno norteamericano orquestó la mencionada "diplomacia de control", procurando integrar a los países sudamericanos -Argentina incluida- en un sistema panamericano dominado por Estados Unidos. Dicha estrategia reflejó el ascenso de Estados Unidos como potencia imperial en la región, y buscó impulsar el crecimiento industrial norteamericano. Durante las décadas de 1910 y 1920, el imperialismo norteamericano se expandió hacia los estados de Sudamérica, cuyo mayor poder relativo respecto de las débiles naciones de América Central y el Caribe hizo que la Casa Blanca adoptara en sus casos formas mucho más sutiles que las utilizadas con los últimos, donde la intervención militar directa fue moneda corriente.
    En el caso argentino, el fracaso de la promesa de una economía diversificada, y la expansión del capitalismo norteamericano como abastecedor de productos manufacturados al mercado argentino fueron factores vinculados a esta "diplomacia de control" y al ascenso de la influencia económica norteamericana en la Argentina, especialmente notoria a partir de los años de la Primera Guerra. Según Sheinin, la compra de barcos de guerra norteamericanos por parte de la Argentina en 1910, y la Conferencia de Niagara Falls en 1914 fueron ejemplos de esta "diplomacia de control" previos a la guerra.
    Para el mencionado autor, la participación argentina, brasileña y chilena en la mediación del conflicto norteamericano-mexicano fue una prueba contundente de la eficacia de la "diplomacia de control" del gobierno norteamericano. Bajo la administración de Wilson, llegado al poder en 1913, se adoptó inicialmente una nueva variante del Corolario Roosevelt, consistente en demandar estabilidad a los gobiernos de la región, y colocar la adopción de un régimen democrático como condición para el reconocimiento diplomático. En este contexto, la presencia en México del régimen del general Victoriano Huerta, llegado al poder luego de la caída del gobierno liberal-popular de Francisco Madero y el asesinato de éste por parte de los sectores militares, representaba un serio escollo para la administración norteamericana.
    Frente al problema, el presidente Wilson planeó al principio la intervención militar, tomando Veracruz y amenazando llegar a la propia ciudad de México. Pero, temiendo los efectos de una prolongada aventura militar, las autoridades del Departamento de Estado tomaron en cuenta la opinión del embajador argentino en Washington, Rómulo S. Naón, quien ofreció como alternativa la mediación tripartita de argentinos, brasileños y chilenos (el llamado ABC) para resolver la pugna, desatada en México, entre el régimen militar de Victoriano Huerta y el jefe de los insurgentes constitucionalistas, Venustiano Carranza. El propio Naón participó en la mediación del ABC, junto a Eduardo Suárez Mugica por Chile, y Dominicio da Gama por Brasil. Contra los deseos del embajador Naón, la mediación del ABC pronto demostró ser tan sólo una máscara de mediación multilateral, que ayudaba a ocultar los reales planes del gobierno norteamericano para desestabilizar el régimen de Huerta en México.
    La conferencia entre las partes litigantes, los mediadores y los representantes norteamericanos se celebró en terreno neutral, en la ciudad de Niagara Falls, en la provincia de Ontario, Canadá, durante mayo y junio de 1914. La mediación del ABC constituyó un medio de controlar las tensiones internas mexicanas, a través de una fachada artificial de negociación multilateral encabezada por "poderes" regionales, que en definitiva ocultaba la política de intervención unilateral norteamericana en México. De hecho, el propio gobierno de Estados Unidos se encargó de sabotear los propósitos de mediación del ABC. Durante los dos meses en que tuvo lugar la conferencia, las autoridades norteamericanas, por un lado, mantuvieron la ficción de una efectiva mediación multilateral y, por el otro, adoptaron una serie de esfuerzos diplomáticos unilaterales tendientes a desestabilizar el régimen de Huerta. Entre éstos se contaron los contactos secretos de John Lind, representante del Departamento de Estado norteamericano, con la facción revolucionaria mexicana más aceptable para el gobierno de Wilson, la de los constitucionalistas de Venustiano Carranza (3).
    Las divergencias respecto de la mejor salida para la crisis interna mexicana evidenciaron tanto las limitaciones del margen real de maniobra de los miembros del ABC, como las diferencias existentes entre éstos y la óptica del gobierno norteamericano. La primera de estas diferencias estuvo vinculada a la exigencia norteamericana de la renuncia de Huerta, como paso previo a cualquier negociación. El canciller argentino José Luis Murature se sintió particularmente molesto con la insistencia norteamericana en buscar la remoción de Huerta del gobierno mexicano. Días antes de la conferencia de Niagara Falls, Murature anticipó correctamente la contradicción inherente a la inflexible postura de la administración Wilson, advirtiendo al embajador Naón que el dogmatismo del presidente norteamericano socavaría los esfuerzos de mediación del ABC en la crisis mexicana.
    Sin embargo, Murature no adoptó una actitud de confrontación hacia las autoridades norteamericanas respecto de la remoción de Huerta (4). Finalmente, hacia fines de mayo de 1914, los delegados del ABC aceptaron la exigencia norteamericana y, a su vez, plantearon a los representantes mexicanos que la renuncia de Huerta era la única forma de prevenir un caos político en México. Huerta aceptó la propuesta ya que su poder estaba evidentemente debilitado por la presión norteamericana.
    Las exigencias norteamericanas de que Huerta renunciara al gobierno mexicano, y que Carranza y los constitucionalistas asumieran al poder en su reemplazo desvirtuaron la esencia del esfuerzo mediador del ABC, demostrando sus limitados alcances. El gobierno de Wilson demostró, desde el inicio del proceso, su preferencia por una de las partes en conflicto. Para Wilson, Carranza debía ser el reemplazante del régimen de Huerta, y la utilidad del ABC debía limitarse a la consolidación de ese objetivo. Pero en la opinión de los miembros del ABC, este candidato no era neutral, y constituía una amenaza a la estabilidad política mexicana. Los tres delegados latinoamericanos buscaron entonces un candidato "neutral" a las partes en conflicto, es decir no identificado con el régimen de Huerta ni con los constitucionalistas de Carranza, para ocupar un gobierno provisional. Este fue Pedro Lascuráin. Como era de esperarse, los norteamericanos, identificados con Carranza, se opusieron a Lascuráin como candidato al gobierno mexicano.
    Al no lograr un respaldo efectivo de parte de los norteamericanos, ni de los constitucionalistas mexicanos encabezados por Carranza -que nunca aceptaron el cese del fuego exigido por los miembros del ABC como paso previo a la mediación-, los tres diplomáticos latinoamericanos optaron por votar un receso indefinido para unas negociaciones que nunca tuvieron el oxígeno necesario. Por cierto, la caída de Huerta se dio más allá de la Conferencia de Niagara Falls y fue un éxito de la "diplomacia de control" norteamericana, ejercida en forma paralela a esta conferencia. El principal objetivo norteamericano al participar de la Conferencia no fue el de mediar entre las partes en conflicto, como quisieron los miembros del ABC, sino el de remover del poder a Huerta. Una vez logrado ese objetivo, las autoridades norteamericanas buscaron digitar al futuro sucesor en el gobierno mexicano, desvirtuando la esencia del proceso mediador del ABC.
    Mientras los delegados argentino, brasileño y chileno consideraron la conferencia de Niagara Falls como la oportunidad para un esfuerzo importante de mediación internacional que otorgaría prestigio a cada uno de sus países, lo cierto fue que el gobierno norteamericano se embarcó en una decidida política unilateral de acercamiento a los revolucionarios mexicanos, demostrando que la conferencia de Niagara Falls fue un simple espejismo funcional a los intereses norteamericanos. Al convencer a las naciones del ABC de participar de esta conferencia, el gobierno norteamericano introdujo una nueva táctica en su estrategia de control diplomático en la región. La mediación de Niagara Falls fue la primera conferencia interamericana donde la hostilidad norteamericana a un gobierno latinoamericano -el régimen de Huerta en México- fue legitimada por la acción de otras repúblicas latinoamericanas. A través de sus esfuerzos de mediación, los representantes del ABC otorgaron legitimidad a la intervención militar norteamericana e indirectamente contribuyeron a la caída de Huerta y al fortalecimiento de Carranza como su sucesor (5).
    Por su parte, Ricardo Couyoumdjian señala que el recurso a la mediación de las repúblicas del ABC -Argentina, Brasil y Chile- en el conflicto entre los gobiernos de Estados Unidos y México fue en realidad una maniobra norteamericana para retirarse decorosamente, luego de su desafortunada intervención al sur de Río Grande (6).

  1. E. Meneses C., op. cit., p. 64.

  2. Ver al respecto la tesis doctoral de David Matthew Khazanov Sheinin, The Diplomacy of control: United States-Argentine Relations, 1910-1928, Ph. D. dissertation, The University of Connecticut, 1989.

  3. John Lind, agente especial del Departamento de Estado norteamericano en México, coordinó esta manipulación diplomática de la conferencia de Niagara Falls, quitando contenido real a los esfuerzos de mediación del ABC. Ver al respecto D. Sheinin, op. cit., pp. 55-57.

  4. Murature to Naón, 9 May 1914, Carpeta 17, Expediente 2, Tomo 1, Caja 7, México, Records of Political Division, MRE, fuente citada en ibid., p. 58.

  5. Ibid., pp. 71-72.

  6. Cristián Guerrero Yoacham, Las Conferencias del Niágara Falls: la mediación de Argentina, Brasil y Chile en el conflicto entre Estados Unidos y Méjico en 1914, Santiago, 1966, fuente citada en el artículo de Ricardo Couyoumdjian, "En torno a la neutralidad de Chile durante la Primera Guerra Mundial", en Walter Sánchez G. y Teresa Pereira L. (ed.), op. cit., pp. 185-186.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.