Visite nuestra página principal

           La resolución de la cuestión de la Puna de Atacama (marzo de 1899)

La cuestión de la Puna de Atacama necesariamente llevó a una negociación argentino-chilena. Como se ha visto en el capítulo referente a Chile, el protocolo firmado entre el canciller chileno Adolfo Guerrero y el ministro argentino Norberto Quirno Costa en Santiago, en abril de 1896, estableció que la Puna de Atacama debía ser demarcada de acuerdo con los principios del tratado de 1881 y el protocolo de 1893, "concurriendo a la operación ambos gobiernos y el gobierno de Bolivia, que será solicitado al efecto", quedando dicho problema fuera del arbitraje de S.M. Británica (1).
    En noviembre de 1897, los cancilleres de Chile y la Argentina, Enrique Putron y Amancio Alcorta, enviaron a la cancillería boliviana una nota solicitando la participación boliviana en la delimitación de la Puna, de acuerdo con lo estipulado en el protocolo Guerrero-Quirno Costa. El canciller boliviano respondió pidiendo que se le aclarase el alcance de su tarea (2).
    La respuesta conjunta chileno-argentina al gobierno de Bolivia fue que se había querido atribuir a Bolivia, si era aceptado, el concurso "continuo y simultáneo con el de los otros dos países, no para servir de árbitro, sino para establecer su reconocimiento del trazado fiel y correcto de la línea de la frontera Chile-Argentina". No obstante, la nota aclaraba que no se insistía al gobierno de Bolivia en que aceptara lo que se le había solicitado, y que la ausencia de sus representantes no eximiría a los gobierno de Chile y de la Argentina de comunicar a Bolivia los resultados de la demarcación (3).
    En adelante, el gobierno chileno trató de evitar la participación boliviana en la demarcación de la Puna e intentó llevar la cuestión al arbitraje. Las actas firmadas en Santiago, el 2 de noviembre de 1898, entre el canciller chileno y el ministro argentino, acordaron celebrar en Buenos Aires una conferencia de delegados de ambos países para trazar el límite en la Puna, y en caso de no llegarse a acuerdo, se convino en que un delegado chileno y uno argentino, junto con el ministro norteamericano en la República Argentina, procederían a fijar la línea fronteriza (4). Fracasada la conferencia, fue el laudo del ministro William Buchanan el que solucionó la cuestión en marzo de 1899. La mayor parte de la Puna de Atacama fue atribuida a la Argentina. La línea fronteriza en el extremo norte, entre la Argentina y Chile, se terminó de definir por el tratado del 2 de mayo de 1904.

  1. Jorge Dupouy Grez, Relaciones chileno-argentinas durante el gobierno de Jorge Montt, 1891-1896, Santiago, A. Bello, 1968, pp. 122-123.

  2. Ibid., Anexo Documental Nº 14, p. 159.

  3. Ibid., Anexo Documental Nº 14, p. 160.

  4. Ibid., Anexo Documental Nº 14, p. 161.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.