Visite nuestra página principal

Como consecuencia de la invitación que el gobierno de Estados Unidos efectuó a los de Chile y Perú para que pusieran término a sus divergencias limítrofes, el 20 de enero de 1922, el ministro de relaciones exteriores de Bolivia se dirigió a su par argentino con el objetivo de obtener su apoyo, y, por este medio, lograr que las autoridades de Washington incluyesen a los representantes bolivianos en las negociaciones que se iban a realizar entre los dos países andinos. El 25 de febrero, el canciller argentino Honorio Pueyrredón contestó negativamente al pedido boliviano, haciendo saber a su colega del Altiplano que

la forma invariable de conducta internacional que el gobierno argentino se ha fijado, es de no intervenir en la controversias o cuestiones que se susciten entre los países hermanos de América, sino tan sólo cuando sus oficios solidarios sean requeridos por todas las partes contendientes (1).

  1. Nota de respuesta del canciller argentino Honorio Pueyrredón al ministro de relaciones exteriores del gobierno de Bolivia, Buenos Aires, 25 de febrero de 1922, citado en I. Ruiz Moreno, op. cit., p. 272.Isidoro Ruiz Moreno, Historia de las relaciones exteriores argentinas (1810-1955), Buenos Aires, Perrot, 1961, p. 267.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.