Visite nuestra página principal

Según el tratado del 3 de febrero de 1876 y el laudo arbitral del presidente Hayes del 12 de noviembre de 1878, en la zona chaqueña la frontera entre la Argentina y Paraguay la constituía el río Pilcomayo. Pero, para resolver definitivamente la cuestión , faltaba determinar qué brazo del río Pilcomayo debía ser considerado "brazo principal". El 31 de marzo de 1905 el representante paraguayo en Buenos Aires, José Z. Caminos, propuso al ministro de relaciones exteriores argentino, Carlos Rodríguez Larreta, la designación de una comisión mixta para determinar cuál era dicho brazo o canal principal del Pilcomayo. Aceptada la propuesta paraguaya por el gobierno argentino, ambas partes firmaron un convenio el 11 de septiembre de 1905, complementado posteriormente con un protocolo adicional celebrado con Estanislao Zeballos el 1º de febrero de 1907. Una comisión integrada por un perito por cada parte se encargaría de realizar los estudios necesarios sobre el Pilcomayo, los cuales luego serían presentados en Buenos Aires ante los representantes de ambos gobiernos quienes decidirían al efecto. Los trabajos se iniciaron en 1908 y continuaron en los años siguientes (1).
    En 1920, la cuestión todavía estaba pendiente. Fue entonces que la cancillería argentina introdujo un nuevo punto de vista en la cuestión. El 12 de abril de 1921, el canciller Honorio J. Pueyrredón comunicaba al ministro paraguayo en la Argentina que el gobierno argentino, luego de estudiar el asunto, había llegado a la conclusión de que el límite entre ambos países debía trazarse por el brazo norte del Pilcomayo, lo cual se oponía a la tesis paraguaya que consideraba que debía hacerse por el brazo sur. Pueyrredón sostenía que el tratado de 1876 había señalado expresamente el límite del río Pilcomayo y que su demarcación debía obtenerse aplicando estrictamente dicho convenio.
    La cuestión no era geográfica sino jurídica. La opinión de Pueyrredón fue rebatida por el gobierno paraguayo, por medio del memorial Gondra. En él se señalaba que el litigio era de carácter topográfico y geográfico, y que los trabajos de reconocimiento del Pilcomayo habían sido realizados en forma deficiente. El gobierno argentino estudiaba la respuesta al memorial Gondra, en base al argumento de que el verdadero Pilcomayo no era el que se mencionaba en el fallo arbitral, y pidiendo la constitución de una comisión mixta para que resolviera al respecto, o, fracasada ésta, se llevara el caso al arbitraje del gobierno norteamericano o del tribunal de La Haya, cuando comenzaron los problemas entre Bolivia y Paraguay, y éstos llevaron la cuestión argentino-paraguaya a un segundo plano.

  1. Convenio de límites referente al río Pilcomayo, 11 de septiembre de 1905, y protocolo adicional, 1º de febrero de 1907, en República Argentina, Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Tratados y convenciones vigentes..., op. cit., pp. 689-692; B.R. Solveira, op. cit., pp. 27-30.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.