Visite nuestra página principal

A fines de la década de 1880, la presencia de Roque Sáenz Peña como ministro plenipotenciario argentino en Montevideo fue un factor clave en la búsqueda del respaldo uruguayo por parte de la diplomacia argentina, con el fin de dar oxígeno al plan de Sáenz Peña de concretar una reunión sudamericana con sede en Montevideo. Dicho plan contó con el visto bueno del ministro oriental en Buenos Aires, Gonzalo Ramírez, y constituyó, según Ferrari, una llamativa excepción a la tendencia aislacionista argentina respecto de todo intento de concertación regional. Fue además congruente con el deseo de la clase política argentina de boicotear los esfuerzos panamericanos impulsados por el gobierno de Estados Unidos, que amenazaban los lucrativos vínculos con Europa (1).
    Antes de que se concretara la Primera Conferencia Panamericana de Washignton en 1889-1890, tuvo lugar el Congreso Sudamericano de Derecho Internacional Privado en Montevideo, cuyas sesiones se extendieron desde agosto de 1888 hasta febrero de 1889. Dicha reunión tuvo un significado esencialmente político, como lo demostraron los discursos del canciller argentino Norberto Quirno Costa en la apertura y clausura del Congreso, y la presencia del también presidente argentino Miguel Juárez Celman en el cierre del mismo. La diplomacia argentina buscó con su presencia en Montevideo un punto de partida en sus esfuerzos por anular el respaldo de los países sudamericanos (y del resto de la región) al panamericanismo norteamericano (2).
    Este Congreso Sudamericano tuvo como saldo siete tratados: de derecho procesal, sobre propiedad literaria y artística, sobre marcas de comercio y de fábrica, sobre patentes de invención, de derecho penal internacional, de derecho civil internacional, y de derecho comercial internacional; además de un convenio relativo al ejercicio de profesiones liberales y un protocolo adicional. Dichos tratados fueron ratificados por Paraguay y Perú en ese mismo año de 1889; Uruguay lo hizo en 1892, la Argentina en 1894 y Bolivia en 1903. Brasil y Chile que fueron signatarios de varios de los acuerdos no los ratificaron. Colombia y Ecuador adhirieron más tarde a algunos (3).

  1. G. Ferrari, "La Argentina y sus vecinos", op. cit., pp. 676-677.

  2. Ibid., p. 677.

  3. República Argentina, Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, Catálogo de tratados..., op. cit., p. 45.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.