Visite nuestra página principal

No obstante las dificultades existentes entre los gobiernos argentino y oriental en torno a problemas de límites en los ríos Uruguay y de la Plata, ello no impidió que hubiera entendimiento en otros planos de la relación bilateral. De este modo, el 15 de febrero de 1918, el presidente uruguayo, Feliciano Viera (1915-1919), ante los rumores de una invasión de colonos alemanes provenientes del sur de Brasil al norte del territorio oriental, dio testimonio ante las Cámaras de la positiva actitud de su colega argentino, Hipólito Yrigoyen, de defender la soberanía uruguaya. Dijo el primer mandatario oriental en dicha ocasión:

Con la Argentina se han intensificado aun más los sentimientos de solidaria amistad que vinculan a nuestros dos pueblos, afirmados no hace mucho tiempo por el presidente Yrigoyen con un gesto que hace honor a sus sentimientos americanos y que enaltece al Gobierno que preside los destinos de la democracia argentina.

Con motivo de abrigarse muy serias sospechas de que el Gobierno alemán patrocinaba una insurrección de los colonos alemanes a objeto de producir un levantamiento en las provincias del sur de Brasil, insinuándose a la vez que se pretendía llevar a cabo una invasión por el norte de nuestro territorio, el Gobierno uruguayo al poner este hecho en conocimiento del presidente Yrigoyen, pidió se expresara cuál sería la actitud del Gobierno argentino en el caso de que el Uruguay se dirigiera a él en demanda de materiales bélicos para armar los milicias que movilizase.

El presidente Yrigoyen hizo saber al representante de nuestro país en la Argentina que, en el caso de semejante atentado, el Gobierno argentino pondría todo su concurso en defensa de la soberanía de la nación uruguaya, asumiendo las responsabilidades consiguientes.

El Poder Ejecutivo agradeció al presidente, señor Yrigoyen, tan amistoso concurso, pero entiendo que este hecho no puede ser ignorado por vuestra honorabilidad, y por el país, para que se pueda apreciar debidamente la solidaridad de sentimientos que cultivan ambos pueblos (1).

Como respuesta al mensaje del presidente uruguayo, la Cámara de Representantes del Uruguay, en su sesión del día 22, votó por unanimidad la moción formulada por el diputado Pablo Piedra Cueva, que expresó su agradecimiento a la actitud del gobierno argentino en los siguientes términos:

En el mensaje últimamente dirigido por el Poder Ejecutivo a la Asamblea General, con motivo de la apertura de las sesiones ordinarias, se hace mención de la conducta asumida por el señor presidente Yrigoyen, en ocasión de una consulta o pregunta que se le hizo por nuestra Cancillería.

El Poder Ejecutivo recalca bien en el mensaje, que su propósito o su deseo es que el pueblo uruguayo se entere de esta actitud altamente generosa. Me parece, entonces, que nosotros como diputados, representantes directos del pueblo, somos los que estamos ahora en la grata obligación de exteriorizar nuestro agradecimiento por la conducta asumida por el eminente estadista señor Yrigoyen.

Hago moción, entonces, para que la Cámara autorice al señor presidente a fin de que se haga intérprete de los sentimientos de este alto cuerpo, teniendo presente que hemos visto en las palabras del señor Yrigoyen, un mensaje de cordialidad espontáneamente enviado por un pueblo hermano a nuestro pueblo (2).

Esta sanción de la Cámara de Representantes del Uruguay fue comunicada al propio primer mandatario argentino por el presidente de la misma, Domingo Arena. En su nota de agradecimiento, dijo el presidente Yrigoyen:

La feliz comunidad fraternal de nuestras naciones tuvo en aquel momento solemne -revelado por el excelentísimo señor presidente de esa nación y que ha motivado el pronunciamiento de la honorable Cámara-, la más profunda e imperecedera acentuación que, partiendo del luminoso pasado, orienta esclarecido todo el porvenir.

Mi actitud de gobernante fue así la interpretación de la solidaridad que radica en el alma del pueblo argentino para el pueblo uruguayo y que yo experimento con la más efusiva complacencia.

Expresados estos sentimientos, séame permitido afirmar mi credo americano por la sustentación fundamental de la soberanía de las naciones, en su consagración inmanente e inmutable, tal como la Divina Providencia las discerniera y el espíritu de cada una de ellas culminara, constituyendo unidas una de las más generosas entidades del mundo en el concierto de los bienes universales (3).

  1. Declaración del presidente uruguayo Feliciano Viera, al inaugurar el 26º período legislativo de la República Oriental del Uruguay, referente a la actitud argentina ante el peligro de invasión a Uruguay desde el sur de Brasil por parte de colonos alemanes, citada en C.A. Silva, op. cit., p. 544.

  2. Moción del diputado oriental Pablo Piedra Cueva, aprobada por la Cámara de Representantes del Uruguay el día 22 de febrero de 1918, conteniendo el agradecimiento uruguayo a la actitud del presidente argentino Yrigoyen, cit. en ibid., pp. 544-545.

  3. Nota de agradecimiento del presidente Yrigoyen, cit. en ibid., p. 545.

Aclaración: Las obras citadas (op. cit.) que no se mencionan explícitamente en este listado de citas, se encuentran en las páginas inmediatamente anteriores. Para ello, haga un click en el botón "Anterior". También puede utilizar la opción "squeda" , ingresando el nombre del autor de las obras respecto de las cuales se requiere información.

Ir a página anterior Home Ir a página siguiente

© 2000. Todos los derechos reservados.
Este sitio está resguardado por las leyes internacionales de copyright y propiedad intelectual. El presente material podrá ser utilizado con fines estrictamente académicos citando en forma explícita la obra y sus autores. Cualquier otro uso deberá contar con la autorización por escrito de los autores.